Cuando lo importante es encontrar el propósito.

man-2734073_960_720
Yo creo que a veces nos sentimos perdidos cuando no encontramos el propósito que le de sentido a nuestras vidas. Entonces nos preguntamos: ¿para qué nacimos? ¿Qué sentido tiene mi vida?

Momentos de oscuridad intensa acechan la esperanza de vida. Nubarrones oscuros se ciernen sobre nuestra existencia, cortando cualquier espacio para la luz. Sin embargo, una palabra amiga, una lectura juiciosa o la mirada atenta de la realidad que nos circunda, se convierten en procesos terapéuticos que nos permiten darnos cuenta y hacernos cargo y la iluminación, inunda todo con un nuevo aliento, y entonces se ve clara la razón de ser y esto le da sentido al para qué estamos en la tierra.

He descubierto que vivir la vida es todo lo contrario a gastarla ganando dinero. He confirmado que la fama, el reconocimiento o la reputación son creaciones perceptuales amañadas según el interés de quién observa. Es decir, me he dado cuenta de que aparentar frente a los demás, no es realmente la tarea.

Al principio de mi vida, estudiar, trabajar, casarme y tener hijos era el programa fijado por la cultura, que me obligaba, con esos propósitos a ser un triunfador. Por supuesto era un conflicto y por lo tanto generador de culpa… salirse del libreto, porque sonaba revolucionario romper el paradigma.

Observo que la verdadera pregunta gira en torno a la felicidad. Es decir, yo creo que el propósito de la vida es ser feliz. Algunos de nosotros en medio de la depresión, no podemos percibir lo que es la felicidad, porque precisamente, una de las características del estado depresivo es la anhedonia. Así que preguntarle a alguien deprimido ¿qué le hace feliz?… además de sonar irónico, puede ser contraproducente, pues, está de por medio, el cuadro depresivo, que debido al bajón químico y a la forma pesimista de pensar, hacen difícil evaluar de manera optimista la vida.

Para ser feliz debo tener la disposición para disfrutar. Gozar con lo mínimo, porque simplemente me place y le saco gusto a esto o aquello.

Encontrar el propósito está asociado con la respuesta a esa pregunta: ¿qué me hace feliz? Según las investigaciones en torno a la felicidad, se identifican varios factores que influyen en el proceso de ser feliz…y analizo con curiosidad, como los valores intrínsecos son los que más felicidad brindan.

Se consideran valores intrínsecos, todos los que me llevan a ayudar a los demás, hacer actividades para el crecimiento personal y compartir con familiares y amigos. En oposición a los valores extrínsecos que dan felicidad temporal como ganar dinero, tener fama, reconocimiento o estatus para ser aprobado por los demás.

Yo creo que lo importante es encontrarle a la vida, muchos propósitos. Y sé que el propósito, en mi caso, se torna poderoso cuando me conduce a ser el agente transformador de las vidas de los demás, para que ellos también encuentren su propósito.

Se que mi propósito es ayudar a encontrar propósito y eso me hace feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>