Fantasmas del pasado

ghost-1236444_960_720


Yo creo que es importante enfrentar los fantasmas del pasado y darles adecuado trámite, cerrando asuntos pendientes.

Los fantasmas del pasado aparecen en las redes sociales, cuando luego de muchos años, saludan con doble intención, esperando producir la misma emoción del pasado, y por supuesto la logran en aquel o aquella que fue un amor prohibido, imposible o que, por las circunstancias de la vida, ese romance se interrumpió, por presiones de todo tipo, sin despedida, explicación o adecuado cierre.

La curiosidad obliga a mirar la galería de fotos; el recuerdo viaja a la velocidad de la luz y el saludo que se escribe tentando al destino, pero ahora casados, más viejos y con muchos compromisos, logra revivir un pasado que reactiva la pseudo-esperanza que está cargada de miedo, dolor y ansiedad frente a la pregunta: ¿qué nos pasó?

La llamada telefónica, escuchar su voz y la misma sensación como si el tiempo no hubiese pasado, son el segundo peldaño para una conversación mezcla de susto, alegría y tristeza.

Y por supuesto la confesión temeraria, que se guardó hasta este momento: “No te había dicho que, aquel día, sabía que todo iba a terminar. Recuerdo que la nostalgia se respiraba por todas partes; aquella noche nos miramos largo rato, en silencio, como en un ritual de despedida. No esperaba que fuese nuestro último abrazo, pero al pasar el tiempo me di cuenta de que aquel beso, y aquella última caricia, eran señales que indicaban nuestro final”.

De otro lado me pregunto: ¿de qué tamaño es el fantasma de una pareja de amigos, que después de treinta años, uno de ellos, ya casado y con hijos, le confiesa su amor erótico a la otra persona?, ¿De dónde surge la necesidad de confesarle su secreto?, pues la ha amado en silencio; algo que incluso esa otra persona nunca sospechó, aunque ella también confiesa, que todo este tiempo sintió atractivo por él. Más allá de sonar como un viejo truco de casanova que quiere pescar en río revuelto, también tiene ese sabor a argumento de telenovela, que quiere demostrar la importancia de darle cierre a esos asuntos que, de no hacerlo, se convierten en fantasmas del pasado y por lo tanto en un buen libreto para melodrama televisivo.

El asunto es serio; en temas de amores y desamores, cerrar ciclos es fundamental, para evitar jugar con fantasías de regreso, que entrampan con la ilusión vengadora del desquite; pues, al fin y al cabo, esperamos que el Universo nos regale otra oportunidad.

Sabiendo que quien regresa, ya no es el mismo, y las expectativas cambian, así como la manera de ver la relación, porque el conjunto de necesidades actuales toma protagonismo, frente a lo que fuimos en el pasado, sin contar con los mecanismos de defensa, que van a estar activados, para evitar cualquier nueva agresión al ego.

Yo creo que, la tentación de alborotar los fantasmas del pasado existe, y también creo que cuando veo la realidad desde la sensatez, puedo cerrar estos asuntos pendientes, elaborando el duelo, y haciendo todos los rituales de despedida que sean necesarios, para que la paz, la armonía y el equilibrio retornen…porque tengo claro que el pasado…pasó.

2 comments

  1. Genívera   •  

    Muchas gracias por los blogs, la tarea es practicar, son actuales y reales que es lo importante para mí
    ***********************************
    Gracias por tu comentario. Juan

  2. Valentina Rincón   •  

    ¡ME ENCANTA!
    **********************
    Me encanta, que te encante…Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>