Guiar o sanar…o todo lo contrario

Yo creo que cuando nos metemos a jugar de terapeutas, sin tener una preparación profesional adecuada, hacemos más daño que bien. Y es que algunas personas pretendiento hacer “bonito”, ayudando a su mejor amigo, por supuesto desde la buena fe, terminan haciendo “feo” y más daño por no conocer las técnicas de la psicoterapia.

Dice Gary Yontef, terapeuta gestáltico, autor del libro Proceso y diálogo en psicoterapia gestáltica, que cuando un terapeuta “guía” o “sana” a un paciente, está de hecho empujándolo o presionándolo a ser diferente de lo qué es. Y mientras más se presione al paciente hacia un determinado objetivo terapéutico, más permanecerá igual. Pues agrega Yontef, empujar o dirigir lleva a resistir tal empuje, pues no está aceptando la naturaleza de su propia persona.

De este modo, el paciente ya no tiene sólo la resistencia original a su propio funcionamiento, sino que adquiere también una resistencia a la intrusión del terapeuta. Esta última resistencia generalmente es sana, aunque también impide trabajar la dificultad original que necesitaba terapia, concluye el doctor Yontef.

Existe otra razón por la cual la presión del terapeuta no conduce a un cambio o movimiento real ya que una de las formas de no tomar contacto con la intrusión del terapeuta es utilizando el mecansimo de la introyección. Externamente, el pacienre puede adecuarse o rebelarse, pero en ambos casos es probable que se trague todo lo que el terapeuta propone, además porque piensa: “Si yo fuera una persona competente, haría lo que el terapeuta está sugiriendo”.

Entonces si la persona cambia de acuerdo con las presiones del terapeuta, no será con base en la autonomía y el auto-apoyo. Y esa persona no habrá adquirido las herramientas de auto-apoyo y autonomía necesarias para el sano equilibrio y desarrollo de su personalidad.

Pero más que nada, esta presión, guía o dirección del terapeuta tambien entrega un mensaje al paciente: “no basta con lo que eres”. Este mensaje provoca verguenza y/o culpa. En resumen, el terapeuta que presiona, no ayuda al paciente a lograr su auto-apoyo.

Yo creo que presionar a los pacientes generalmente satisface las necesidades narcisitas del terapeuta, no las del paciente. Y además creo que como dice la sabiduría popular “quien se mete de redentor termina crucificado”.

En cierta ocasión escuche esta frase en torno a los consejos: “No es bueno dar consejos, pues los necios no los siguen y los sabios no los necesitan”. Y esta otra: nunca enseñes a cantar a los cerdos, por dos razones: primero: pierdes tu tiempo y segundo irritas a los cerdos.

También está el reverso de la paradoja: “mientras más queremos permanecer igual, más cambiamos”. Entonces dejemos que cada quien, por sí mismo, con sus propios elementos y herramientas, encuentre respuestas… pues si la ayuda que das, incapacita… entonces no es ayuda, pues nos hace más dependientes de los buenos oficios de los demás para con nosotros.

4 comments

  1. Rey Estrada   •  

    Mi comentario: No es el terapeuta quién presiona; es la vida, las situaciones y grandes luchas interiores del ser humano quien empujan o hacen la presión de individuo. La misión del terapeuta en cualquier campo donde actue no es presionar es facilitar, no es solucionar por el individuo es educar su entendimiento a fin de que el individuo pueda evaluar y determinar teniendo en su mano la mejor opción o herramienta que es el conocimiento; pues el conocimiento es la luz de la ignorancia. Los mejores consejos te los dará la vida y las circunstancias, la sabiduría consiste en preguntarse ¿Qué haré con el buen consejo que motiva un cambio de vida o de actitud en mi vida? Saludos que es igual a Salud.
    ****************************************************************************************************************
    Completamente de acuerdo. Lo importante es despertar el terapeuta que habita en cada uno de nosotros. La misión es servir de “despertador” Juan

  2. Lina   •  

    Creo Juan que si bien es importante escuchar a las personas, tratar de guiarlas y entregarles consejos, y si bien dentro de cada uno puede haber un terapeuta, veces la ayuda más efectiva que podemos brindar consiste en remitirlas a donde personas que puedan ayudarlas de forma más certera..

    **************************************************
    La sabiduría entonces consiste, en saber a quien se la vas a remitir y a quien vas a remitir. Juan

  3. Andoni   •  

    ¿Que derecho tiene el terapeuta Gestalt ha provocar un cambio traumático en la vida del paciente? ¿Sabe el terapeuta gestalt que tras una decisión provocada por ir a su consulta hay más personas detrás, incluso niños, en caso de ruptura? Los terapeutas Gestalt no tienen en cuenta el entorno del paciente y por lo tanto es un gran error. Considero la Gestalt agresiva con todo el entorno del paciente y con la persona tratada. El terapeuta incita a un cambio irreal y no tiene responsabilidad en las futuras consecuencias. Te cobra lo haga bien o mal y no tenemos todavía la estadística pero por lo que yo conozco, la cosa va muy mal. Eso sin contar las consultas Gestalt que existen que el terapeuta no es psicólogo.

    Saludos.

    *********************************************************************************
    Gracias por tus saludos y creo que el problema no es de la terapia gestalt en particular, sino de la terapéutica en general cuando se practica fuera de contexto y sin preparación profesional. Sabemos que el ejercicio de la terapia psicológica exige cualificación permanente y revisión constante. De otro lado la terapia gestalt, al ser una terapia holística tiene en cuenta todo el ambiente y el entorno del paciente, incluyendo por supuesto su núcleo familiar; entonces una cosa es que algunos se autodenominen gestálticos y otra que su proceder no coincida con el enfoque gestalt. Sobre todo porque el modelo gestáltico al estilo de Fritz Perls (agresivo y directivo) ya esta superado y en la actualidad existen escuelas gestálticas con un enfoque diferente como la propuesta por Gary Yontef. Un abrazo Juan

  4. Alvaro   •  

    Cordial saludo
    Debemos mirar la vida como la oportunidad constante de crecer. Quien para de crecer deja de vivir. Debemos amarnos a nosotros mismos tal cual somos, pero también ser consientes de que no somos “producto terminado”. La humildad es una de las grandes cualidades que deben tener los seres humanos, y ella nos debe permitir mirar hacia adentro de nosotros mismos para reconocer nuestros defectos y trabajar para superarlos. El amor hacia nosotros mismos no debe de ser para creernos los mejores, sino para pensar en que puedo mejorar día a día. Hay gozo y realización cuando logro superar un defecto que descubrí en mis relaciones con los demás. Si soy humilde, sabré ver en las dificultades con las circunstancias y las personas, la oportunidad de mejorar algo de mi carácter. Eso es crecimiento
    **************************************************************************************************************************
    Y precisamente es la humildad la condición básica para el progreso. Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>