La espiral

stained-glass-1181864_960_720Yo creo que la vida gira en espiral ascendente, pues aquellos temas que creíamos superados vuelven al presente, como lecciones que debe repetirse, para completar el aprendizaje.

Por estos días, me ha partido el corazón, sentir nuevamente el dolor y el sufrimiento que causan las actitudes, comportamientos y palabras de seres que amamos, porque los consideramos nuestros amigos.

En medio de tanto silencio reflexivo, busco al sabio interior para obtener respuestas.

Y como la magia de los sueños opera, envuelto en una actividad onírica, aparece mi viejo maestro, sentado frente a mí, y puedo consultarle, para escuchar su consejo.

Maestro, le pregunto, ¿qué debo aprender de este dolor que causan algunos amigos?:

-Sabemos, dice el sabio interior, que el Universo repite las lecciones, hasta que se aprenden. Y aquellas “materias” que dejamos pendientes, hacen su aparición como fantasmas, del lado oscuro de nuestra sombra, para que, al darles luz, resolvamos la incógnita del porqué y para qué… existen-.

Nada ocurre por azar, cada evento tiene su propósito. Cada persona que conocemos tiene un papel por cumplir en nuestra vida. Cada instante de nuestra existencia, tiene una razón de ser y de existir. Y debe enfrentarse como lo que es… un proceso de crecimiento y madurez personal.

En palabras del logoterapeuta Viktor Frankl, la desesperanza es el resultado del sufrimiento sin propósito. O como repetía Siddhartha Gautama el Buda, el dolor existe, pero el sufrimiento nace de la resistencia al dolor. Por lo tanto, cada situación dolorosa, tiene un para qué…que le da sentido.

Así que, aquello que nos acontece, se convierte en nuestro maestro. Lo importante es mirarlo con la suficiente humildad para aprender del error y entonces corregirlo.

Es cierto, hay errores fatales. Y otros, que nos permiten la esperanza y la alegría de la reparación.

En este orden de ideas, cada pensamiento, cada conducta, cada palabra debe tener un propósito de sanación frente al dolor que sentimos, o que hemos causado.

El perdón hacia uno mismo es el primer paso hacia la reparación. Para luego merecer el perdón de aquellos a quienes hemos faltado y concedérselo a quienes nos han ofendido.

Es tan fácil lastimar a otros, y que ellos nos lastimen, pero también es cierto que no podemos hacernos cargo de su experiencia, pues a lo mejor, deben aprender algo de su dolor.

Comprendo que no puedo interferir en los planes que la vida tiene, con cada persona en particular y mucho menos detener el propósito, que tiene para conmigo.

En este momento al despertar, agradezco al sabio interior su iluminación y me doy permiso de serenarme, para poder elaborar mi duelo, con un entendimiento más claro, de por qué y para qué suceden las cosas.

Me doy cuenta de que, mientras más recorro la vida, más comprendo la razón de ser de mis tareas que, en primer lugar, están asociadas con mi propio conocimiento y madurez personal y de otro lado, cumplir misiones con otras personas. Pues con cada individuo que encuentro en el camino, tengo encargos que muchas veces, al principio, no son claros para mí, pero luego percibo claramente su significado profundo .

Yo creo que la vida gira en espiral ascendente y voy entendiendo su significado, gracias al aprendizaje que permiten los momentos de alegría y dolor.

1 comment

  1. Ismaelina   •  

    Me parece muy interesante,se aclaran muchas dudas que antes no entendiste gracias
    ******************************************
    Cada entendimiento llega, cuando es el momento Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>