Las apariencias engañan…

Yo creo que las apariencias engañan.

A primera vista, juzgamos a los demás de una manera rápida y sin profundidad. Decimos cosas terribles de los otros, gracias a nuestra desbordada imaginación o ensalzamos a nuestros semejantes, porque nos caen en gracia y cumplen con nuestras expectativas.

Subimos de nivel al bien vestido y bajamos a los estratos más profundos, a quien se sale de los cánones del vestuario esperado.

Soltamos comentarios dañinos y mal intencionados para afectar la honra y reputación del colega o para ganar puntos irreales frente a otros, quienes también juegan el deporte lingüístico de destruir el buen nombre de los demás. Todo esto para ser aplaudidos como héroes, sin derecho a que la víctima pueda defenderse.

Será que los ciudadanos del mundo podremos algún día, descubrir cómo la verdadera sabiduría está en el silencio respetuoso, que sabe guardar distancia.

Ahora puedo reconocer que no soy quién para juzgar. Y mucho menos cuando estoy en igualdad de condiciones, como ser humano falible.

A propósito: ¿Se dejaría guiar por este individuo, en la Plaza de Bolivar de Sante Fé de Bogotá, Colombia?

4 comments

  1. ana maria acosta   •  

    hola!!! estoy deacuerdo con todo lo que estas hablando en tu bloger, las aparencias engañan y lo que dices
    “…descubrir cómo la verdadera sabiduría está en el silencio respetuoso, que sabe guardar distancia.” me deja algo en mi mente no podemos etiquetar a las personas. Simplemente, el acto de permanecer callado es inteligencia.
    *************************************************************************

    Definitivamente Ana María es en el silencio respetuoso donde más se aprende, porque no juzgas.
    Un abrazo Juan

  2. Isabel Cristina   •  

    De acuerdo totalmente contigo en el caso de las apariencias…pero es que nos han “etiquetado” que la imágen…vende; y por eso pasamos muchas veces por alto a personas valiosas que tienen mucho para ofrecernos. Hoy aprendí una lección de sabiduria…gracias

    ***********************************************
    Es cierto, Isabel Cristina, la imagen vende…y como dice Saint Exupéry ” lo esencial es invisible a los ojos” Juan

  3. Antonio Ordoñez lapeira   •  

    Yo me casé con una negrita. Ella se casó con un monito. Ninguno quería esos tipos para pareja, pero nos fue bien. Concluimos que… las apariencias engañan.

    **********************************************************************

    Qué bueno cuando uno se permite ir más alla de las apariencias… porque quedarse en lo superficial, es negarse la oportunidad del encuentro
    Juan

  4. Noemy   •  

    Hermoso mensaje, para tener en cuenta en un mundo donde hablamos tanto y escuchamos poco. No entiendo si deberia ser al contrario, pues poseemos una sola boca y dos oidos

    *********************************************************************El silencio que no juzga es el que nos permite crecer como personas y permitir que otros hagan su propio proceso. ¿Quién soy yo para juzgar? Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>