Lo que hay más allá de una negativa

youtuber-2838945_960_720

Yo creo que más allá de una negativa, se esconde el tesoro del éxito. 

En el amor, en el trabajo, en un grupo de amigos, en los estudios, no hay nada tan frustrante como recibir un no, como respuesta.

Al repasar la historia de la humanidad, descubro los casos donde el logro de metas y posteriores triunfos se alcanzaron luego de sobrepasar obstáculos, evidente en las biografías de aquellos grandes personajes, que sobresalieron por su tenacidad y empeño para superar la acción de sus opositores, además de las circunstancias adversas que les correspondieron vivir.

Entonces me hago la pregunta obligada: ¿Qué hay más allá de una negativa?

Posiblemente encuentro el miedo que genero en los demás, cuando me atrevo a romper paradigmas.

Se que aparece la resistencia, cuando la tradición, la costumbre y la manera habitual de hacer las cosas, se ve amenazada por mi propuesta diferente, que va en contravía de lo conocido y aceptado.

La negativa surge cuando mi conducta, mi pensamiento y mis productos, no satisfacen el gusto caprichoso de una autoridad ya sea musical, artística, cultural o intelectual, debido a que las reglas y principios del “cómo debe hacerse algo” impiden la expresión de mi creatividad.

Dicho así, lo que los demás llaman fracaso, para mí es la mejor oportunidad para preguntarme: ¿por qué aquello que busco, no está saliendo como esperaba? Y al obtener respuestas me doy cuenta de aquello que puedo cambiar o corregir, para hacerme cargo y entonces alcanzar mi meta.

Recuerdo, algunos casos, donde se muestra una vez más, cómo frente al “fracaso” o a la negativa, lo importante es evaluar de manera juiciosa, el por qué rechazan nuestras propuestas, para más adelante, gracias a la persistencia y la capacidad de tolerar la frustración, poder alcanzar los objetivos propuestos.

Por ejemplo, a Walt Disney lo echaron del periódico donde trabajaba, con este argumento: “…a sus dibujos les falta imaginación y carecen de creatividad y buenas ideas”. Años después, sus críticos comentarían que Mickey Mouse sería un fracaso y que Disneyland no atraería público. Contra todo pronóstico en la actualidad, Disney es un negocio muy exitoso.

La autora Joanne Rowling, madre soltera, pasaba dificultades financieras. Como una forma de subsistencia decidió escribir. Las editoriales importantes le devolvieron doce veces el manuscrito de “Harry Potter”. Sólo una pequeña editorial londinense quiso publicar el trabajo de la escritora principiante y desconocida. Hoy sabemos lo multimillonario de su trabajo.

Oprah Winfrey es otro caso de tenacidad y tolerancia a la frustración. En un momento de su carrera, su programa televisivo tenía baja sintonía. Siete años después, lanzó su espectáculo de panelistas, que se ha visto en ciento cuarenta y seis países a lo largo de veinticinco años. Todo un éxito.

La escuela de cinematografía rechazó dos veces a Steven Spielberg, pues según ellos, el hoy director y productor de cine, carecía de talento.

En el caso de los Beatles, una casa discográfica no quiso firmar un contrato con ellos. Dijeron: “No nos gusta como suenan, además los grupos de guitarristas ya pasaron de moda, ustedes no tienen futuro en el mundo del espectáculo”. Lo que son los juicios de los “expertos”.

El famoso compositor Igor Stravinsky, cuenta que durante la primera presentación de “La consagración de la primavera” los asistentes abuchearon su ballet e interrumpieron la presentación. Tiempo después Stravinsky diría: “Durante mi vida de compositor he aprendido mucho de mis errores, No hay mayor fuente de sabiduría”.

No puedo dejar pasar la oportunidad para recordar cómo Winston Churchill, quien fue primer ministro a los 62 años, tuvo que repetir el segundo año de escuela. Además, falló dos veces en los exámenes de admisión para entrar a la academia militar.

Churchill repetía con frecuencia: “Nunca te rindas, nunca, nunca, nunca, nunca, en nada, sea grande o pequeño, valioso o insignificante; nunca te rindas excepto a las convicciones del honor y del sentido común”.

Yo creo que detrás de la adversidad, la negativa y el rechazo a mis ideas y propuestas, está el tesoro de la meta soñada, siempre y cuando confíe en mi potencial y en mi corazonada, porque sólo rompiendo paradigmas, incluso los propios, puedo llegar muy lejos.

1 comment

  1. Maria Teresa Corres   •  

    Hola Juan, yo agregaría la importancia de creer en el proyecto y en si mismo, y seguir en el empeño a pesar de la negativa de otros, trabajar e insistir sin descanso.
    ************************************************
    Tere, completamente de acuerdo. Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>