El tiempo de la esperanza.

pexels-photo-277477Yo creo que la esperanza existe, si me doy permiso de que exista.

Y creo que el desaliento me invade, si con los pensamientos pesimistas, le doy entrada en mi vida.

Se que la esperanza se muere si no la alimento a diario.

Desde muy pequeño aprendí que la esperanza es lo último que se pierde y que es una aliada de la fe.

Compañera inseparable de todo aquel que está proyectado hacia el futuro, soñando escenarios posibles, pues la esperanza es la amiga íntima del mal estudiante que ruega que lo acompañe en el momento de presentar el examen, que no preparó a conciencia.

La esperanza está presente en los familiares del paciente que ha ingresado a la unidad de cuidados intensivos.

La esperanza es fundamental para el secuestrado y el prisionero, quienes frente a los hechos que les rodean, albergan la posibilidad de ser liberados.

La esperanza aparece en la oración sincera de aquel que sale a la calle a ganarse la vida.

Está presente en el enamorado de una causa perdida quien, desde su amor no confesado, sueña con que ese otro se dé cuenta de la pretensión de su corazón anhelante.

Creo que la esperanza nace cada vez que me levanto, después de un fracaso y deseo con toda mi fe que las cosas mejoren.

Tengo la esperanza de que cuando pase la pandemia, voy a recuperar el tiempo perdido, en el que dejé de abrazar a mis amigos y seres queridos.

Tengo la certeza de que la economía se va a reactivar.

Tengo la seguridad de que seré más consciente de la fragilidad de la vida y de la necesidad de proteger y aprovechar cada momento que me regale la existencia para vivir intensamente, porque si no es aquí y ahora… entonces ¿cuándo?

La oportunidad para la esperanza nunca llega, porque dicha oportunidad es una decisión que tomo aquí y ahora, por lo tanto, la oportunidad ya está aquí.

Yo creo que es tiempo de sentir esperanza, porque tengo la corazonada, ahora más que nunca, de que siempre hay un amanecer… para renacer.

El día del silencio.

pexels-photo-775417Yo creo que hay momentos en el diario vivir, donde es importante hacer silencio.

El silencio permite establecer contacto con aquello que pasa desapercibido.

Al hacerlo intencionalmente, descubro mundos inexplorados. Como cuando me dedico, en medio de un concierto, a escuchar el ritmo que van marcando los contrabajos y en otro momento, a percibir el sonido del clarinete, respondiéndole a las flautas porque el compositor ha decidido darles protagonismo.

El proceso de focalizar mi atención hace que perciba el mundo diferente, en medio del caos generado por tanta información dispersa.

Gracias al silencio, puedo sentir mi cuerpo; puedo percibir el ambiente y puedo escuchar a las personas cuando hablan, para darme cuenta de lo que filtro, desde el miedo, el amor, la prevención o el enojo.

Cuentan que una vez, el día destinado para el silencio, un discípulo se acercó a su sensei, dispuesto a interrumpirlo para presentarle una profunda inquietud.

Ese día en particular, era sagrado para el Maestro, pues permanecía callado durante veinticuatro horas para evitar el parloteo y lograr el aquietamiento de su mente.

Sin embargo, el joven se atrevió a hacerle una consulta, anticipando la posible negativa, en virtud del sagrado momento.

– Maestro, ¿podría explicarme como puedo alcanzar la sabiduría? –

El sensei imperturbable, continuó en silencio.

El discípulo nuevamente planteó la pregunta. – ¿Cómo alcanzo la sabiduría? –

Entonces para no romper el voto de silencio verbal, el Maestro tomó un pequeño palo y en la tierra escribió la palabra: “conciencia”.

El alumno sorprendido, exclamó: – Y ya…así de fácil, ¿eso es todo? – Escriba algo más, le rogó-.

Ante la insistencia del aprendiz, borró la palabra anterior y agregó estas dos:
“Conciencia…Conciencia”.

El discípulo, muy confundido y molesto lo confrontó:

– En verdad Maestro, que no veo inteligencia, ni profundidad o sabiduría en lo que ha escrito-.

Y desde su silencio paciente, el sensei tomó nuevamente el pequeño palo, borró las palabras anteriores y ahora escribió: “conciencia, conciencia, conciencia”

El alumno derrotado, entonces preguntó:

– ¿Podría por favor explicarme, el significado de la palabra conciencia?

El maestro, sin perder su postura serena, finalmente escribió: “Es la conciencia de la conciencia”.

Yo creo que, a partir de la fecha, para empezar, voy a elegir un día del silencio al mes, para facilitar el encuentro conmigo mismo y así, darme cuenta de lo que digo, de lo que pienso, de lo que siento, de lo que hago y de lo que dejo de realizar, y hacerme cargo desde la conciencia de la conciencia, para tal vez algún día, alcanzar la iluminación.

Engaño perceptual.

pexels-photo-3781544Yo creo que vivo engañado. Al fin y al cabo, la realidad no es la realidad, sino una construcción subjetiva que elaboro a partir de mis percepciones. Por lo tanto, dependiendo de mi punto de vista, no puedo asegurar que lo que veo, escucho o siento, sea una verdad absoluta, sino más bien una interpretación particular de los hechos.

Cuando tomo el teléfono móvil, quisiera que su inteligencia artificial, sirviera para filtrar las noticias y mensajes falsos, y me pudiera ofrecer una información mas apegada a la realidad.

Porque cada día corro el riesgo de juzgar a primera vista, de una manera rápida y sin profundidad.

Y porque me atrevo a expresar, incluso cosas terribles de los demás, gracias a mi desbordada imaginación o porque también puedo ensalzar a aquellos que me caen en gracia y cumplen con mi expectativa ideológica, sexual, política, económica o cultural.

Definitivamente las apariencias engañan. A partir de lo que creo ver, subo de nivel al bien vestido y condeno a la profundidad de los estratos más inferiores, a aquellos que se salen de los cánones del vestuario idealizado y la belleza imposible. Y lo más grave, soy capaz de censurar a quienes tatúan en su piel símbolos personales o se rapan la cabeza o dejan sus cabellos largos y de diferentes colores, porque causan miedo, debido a sus diferencias en el uso de la norma.

Sin tener claro el contexto, suelto comentarios dañinos y mal intencionados para afectar la honra y reputación de los demás; esto con el fin de ganar puntos irreales frente a otros, quienes también juegan el deporte lingüístico de destruir el prestigio y el buen nombre. Todo esto para ser aplaudido como héroe, sin derecho a que la víctima pueda defenderse, porque me creo dueño de la verdad y conocedor único del arte de saber vivir.

Yo creo en la sabiduría del silencio respetuoso, que sabe guardar distancia, para permitir que cada uno viva como le place y desde su filosofía personal.

Creo en la construcción de un proyecto de vida sano sin hacerle daño a nadie, y por supuesto tampoco a sí mismo.

Creo que es posible una convivencia pacífica, desde la tolerancia a la diferencia.

Creo en la responsabilidad personal para evaluar, canalizar y redirigir comportamientos propios dañinos que puedan afectar, perjudicar o destruir a otros.

Creo que mi derecho llega hasta donde comienza el derecho del otro.

Y creo que las apariencias engañan porque desde muy joven aprendí que no puedo juzgar un libro por su portada.

Ahora, con mayor conciencia, me doy cuenta de que no soy quién para juzgar. Y mucho menos cuando estoy en igualdad de condiciones, como ser humano falible y sujeto de la percepción engañosa.

Y más ahora con tanta noticia falsa, donde es mejor observar los acontecimientos que están sucediendo particularmente este año, dibujando en mi rostro, una sutil sonrisa epistemológica, debido al engaño perceptual.

El tío Óscar.

pexels-photo-3933479Yo creo que todos en la familia tenemos un tío Óscar.

Ese tío que se caracteriza por su forma de ser diferente, único, exótico en su personalidad y cargado de sorpresas interesantes, sobre todo por las preguntas que dejaba a su paso, cada vez que hablaba.

Mi tío Óscar Darío, se caracterizaba por su pensamiento rico y diverso; desbordaba todo pronóstico. Su agudeza mental era tanta, que se salía de este mundo, para transportarme a universos desconocidos, llenos de esoterismo, misterios ocultos y secretos para la longevidad, pues parecía que el paso de los años no hacía mella en él, gracias a una pirámide gigantesca que tenia en su cuarto y que le servía de techo, pues dormía debajo de ella.

Mi primer recuerdo vívido con él, lo tengo grabado en mi memoria cuando me llevó a jugar a la Unidad Deportiva de Belén, llevando consigo un libro en inglés que trataba sobre ingeniería de minas, tema motivo de su formación universitaria.

Mientras pateaba el balón para entretenerme, con su mano derecha sostenía el texto científico, y en medio de su risa particular, entre los labios y los dientes, me decía que estaba preparando un examen para graduarse.

Amante de la buena música, también era el encargado de amenizar las fiestas de fin de año, donde con exactitud cada veinte de diciembre programaba la música que íbamos a disfrutar en familia. Lo curioso en él, era que apenas a las cinco de la tarde del mismo día, me invitaba para que lo acompañara a comprar los discos de acetato en el centro de la ciudad, porque todo lo dejaba para última hora, hasta las compras de la cena para esa noche de fiesta con los tíos y primos.

Todos en la familia sabíamos que era muy distraído de los temas cotidianos; su mente volaba en otros planos preguntándole al universo lo que nosotros, los demás mortales éramos incapaces de preguntar.

Era tan particular que, en cierta ocasión, cuando estábamos adolescentes resultó un paseo a la Pintada, más o menos a dos horas de la ciudad. Él se ofreció a llevarnos en su transporte. Sucedió que, cuando ya estábamos bajando maletas en nuestro destino, se acordó de que había olvidado recoger a una de mis primas. En medio de su habitual sonrisa y tranquilidad, emprendió camino de regreso para traer a su pasajera olvidada. Ese día condujo seis horas, debido a su estilo personal de tener la cabeza en otro lugar, más allá de esta dimensión.

El tío Óscar en su forma de ser, era amoroso e interesado en nosotros. Como lo demostró el último día, que nos tuvo reunidos y aprovechó para preguntar a cada uno de los asistentes, sobre nuestras vidas y logros alcanzados hasta el momento, reconociendo los méritos de cada uno de sus sobrinos.

Tenía una relación especial con mi padre. Fueron muchas las horas de tertulias que ellos sostuvieron. Y cuando mi papá falleció hace cuatro años, el dolor de su partida fue muy grande para mi tío.

Este año el tío enfermó gravemente. Sus defensas se debilitaron y ya al final de varios tratamientos específicos, el temido Covid-19 se apoderó de él, y lo encontró completamente indefenso.

Sagrada coincidencia el hecho de que el par de hermanos, continuaran su tertulia en el cielo, en el mes de agosto, al morir en fechas cercanas.

Yo creo que los tíos cumplen un papel muy importante en la vida de los sobrinos; y a este tío en particular, le debo la curiosidad que hoy tengo, por conocer que hay más allá de la existencia y sobre todo la pregunta por el sentido de la vida.