Ser y estar feliz son una construcción cotidiana.

pexels-photo-3975266Yo creo que, si tuviera un nieto, le enseñaría los secretos del sagrado arte de vivir.

Lo vería crecer, avanzar y disfrutar, así como sufrir con cada situación cotidiana de la vida.

Y si algún día me preguntara, en medio de su juego infantil, acerca de mí mismo y mi proyecto de vida, seguro le respondería desde el corazón, amoroso y sensitivo, cuál ha sido mi método para caminar por la existencia.

Le diría: -el secreto para llevar una vida plena y mejor, está en reconocer que soy el arquitecto de mi propio destino-.

Y si me preguntara: -Abuelo ¿eres feliz?… mirándole profundamente a los ojos, mi respuesta sería: -ser y estar feliz es una construcción cotidiana que depende sólo de ti-. Aunque en esa construcción, los demás son importantes, si les doy el lugar adecuado en mi proyecto, logrando su participación en su justa medida.

Hijo, no es la vida la que me gratifica, sino que soy yo quien, desde el agradecimiento, le doy sentido y oportunidad a la vida. Por ello, soy feliz porque no he necesitado ni riquezas ni reconocimientos para el ego. Entonces tengo la certeza de que el agradecimiento es el primer paso.

En vez de criticar, he decidido edificar. -Tengo mucho que agradecer, pequeño, le diría-; sobre todo a aquellas personas que, con sus comportamientos y comentarios, han pretendido hacerme daño. Pues gracias a sus acciones y movimientos intencionados, he logrado encontrar los aspectos de mi propia vida que debo reforzar y trabajar para hacerle frente a la adversidad.

Si quieres saberlo, aún cada mañana me levanto, repitiendo varias afirmaciones que se convierten en mi escudo y mi motivo, pues tengo la convicción, de que soy yo mismo mi propio obstáculo, si no venzo a mi demonio interior, que está cargado con altas dosis de pesimismo y poca fe.

pexels-photo-5591247Acto seguido, decido poner en práctica todo lo que digo que soy; en vez de llenarme de argumentos y palabras que se las lleva el viento, más bien actúo de manera inteligente, es decir, cumplo lo que prometo desde la acción, donde materializo con hechos, mis propósitos.

Mi querido nieto, -lo importante no es ser cariñoso, sino actuar de manera cariñosa-.

-Lo fundamental no es decir que soy valiente, sino actuar con valentía cuando las circunstancias lo exijan-.

-Sospecho que el otro secreto ha sido, no compararme con nadie, ni medir mi éxito a partir del éxito de los demás, porque yo tengo mi propio éxito-.

-Recuerda que de nada sirve sentir, ni tener rencor por los demás. Perdonar debe ser la constante-

Además -ten presente la importancia de respetar y cuidar la posesión de otros, porque no es tuya, sino que más bien, es tu obligación, buscar tus propios tesoros-.

Y, sobre todo -procura no maltratar a nadie y mucho menos a ti mismo-.

Yo creo que, si tuviera un nieto, en medio de conversaciones profundas, le enseñaría el sagrado arte de vivir, para ser y estar feliz, como una construcción personal, inaplazable e intransferible.

El tiempo de todo…en su momento.

michoacan-2207313_960_720Yo creo que es importante descansar. Todo tiene su tiempo y cada cosa llega en su momento.
Detener la actividad es básico para darse cuenta y hacerse cargo. Tomar una pausa, permite la conciencia necesaria para reorientar y/o confirmar si la ruta que llevamos nos permite estar alineados con el universo. Continuar leyendo

Amar lo que se hace

Yo creo que se nota la diferencia cuando se ama lo que se hace. Y digo esto porque es evidente en cada uno de los ciudadanos a quienes nos encontramos en la calle o en las oficinas públicas o privadas, en los restaurantes y en cada lugar donde se realice una profesión y oficio que implique servicio al cliente. Se percibe claramente quien ama lo que hace y quien ejecuta esa labor porque le toca o es su obligación.

Benditos aquellos que tienen la fortuna de realizar labores remuneradas o no, que les produce placer o bienestar. Algo así como que reciben paga por hacer lo que más les gusta.

Así mismo encontramos personas desarrollando actividades  por deber o bajo la presión de las circunstancias económicas u ocupacionales. Esas personas sufren y hacen sufrir a los demás por la manera como laboran.

El secreto está en disfrutar lo que se hace y sacarle el mejor provecho personal y profesional, aprendiendo cada día de la labor que se realiza y dando ejemplo y testimonio de vida realizada.

Pero aquellos que se quejan todo el día de su trabajo, critican a sus compañeros y la emprenden contra el jefe o el patrón, contagian y contaminan de pesimismo y derrota, cada espacio y grupo de personas con quienes tienen contacto.

Sentido de pertenencia con lo que se hace y con la empresa, que nos da la oportunidad de ganar un salario; ver en cada persona, el cliente que va a pagar el estudio y la alimentación de los hijos y permite el ahorro para el mañana, configura el estilo de vida de quien agradece la labor y la terapia ocupacional que hoy tiene.

Por humilde o sencilla que sea nuestra labor o por importante y destacada que sea, es importante agradecer…y sobre todo ver en el otro un cliente potencial para incrementar nuestros ingresos, nuestra experiencia y nuestro crecimiento personal.

Amar lo que se hace y hacer sólo lo que se ama, he ahí la propuesta… ¡sin excusas!