¿Quién soy? o ¿qué soy?

Yo creo que en materia del yo y del ego, la confusión surge a partir de la manera cómo se plantea la pregunta. Es decir, la respuesta depende de sí pregunto: ¿Quién soy? o ¿Qué soy?

De todas maneras y para completar el cuadro, el conflicto se hace mayor si pretendo establecer la diferencia entre el ego y el yo. Y Si veo al Yo como una resonancia neuronal en la perspectiva del científico colombiano Rodolfo Llinás, entonces las ideas psicológicas del ego y las espirituales del yo, tendríamos que replantearlas.

En una entrevista concedida a la publicación Número, el Doctor Llinás, al ser interrogado con respecto al mito del yo, respondió: Los seres humanos no tenemos cerebro. Somos nuestro cerebro. Cuando le cortan la cabeza a alguien, no lo decapitan sino que lo decorporan. Porque es en este prodigioso órgano donde somos; donde se genera nuestra autoconciencia, el «yo» de cada uno. Por tanto, lo que llamamos «yo» no es separable del cerebro. Si dijéramos «el cerebro me engaña», la implicación sería que mi cerebro y yo somos dos cosas diferentes. Mi tesis central es que el «yo» es un estado funcional del cerebro y nada más, ni nada menos. El «yo» no es diferente del cerebro. Ni tampoco la mente.

Entonces, frente a la pregunta: ¿Cómo puede ser el «yo» un estado funcional del cerebro? el neurólogo Llinás, responde: Los pensamientos, las emociones, la conciencia de sí mismos o el «yo» son estados funcionales del cerebro. La simultaneidad de la actividad neuronal (es decir, la sincronía entre esta danza de grupos de neuronas) es la raíz neurobiológica de la cognición, o sea, de nuestra capacidad de conocer.

Lo que llamamos «yo» o autoconciencia, termina diciendo, es una de tantas danzas neuronales o estados funcionales del cerebro. Hay otros estados funcionales que no generan conciencia: estar anestesiado, drogado, borracho, «enlagunado», en crisis epiléptica o dormido sin soñar.

En fin, yo creo que al leer las respuestas del doctor Rodolfo Llinás, surgen nuevas inquietudes sobretodo con respecto al ser consciente y el estar consciente. Es decir, la naturaleza de lo humano se consolida en la palabra y en la capacidad de simbolizar a partir de ella. Pues lo que tiene sentido, existe como una creación de la palabra y por lo tanto “existimos” como consecuencia de la creación misma. Sugiero leer la obra maestra de Michael Ende, la Historia Interminable, para comprender este nexo.

Si digo: soy persona, soy un ciudadano, soy amoroso, soy creativo, esto es una construcción de la palabra nada más, si no está avalado por la acción misma que estoy nombrando. No se trata de decirlo, se trata de hacerlo. Entonces el grupo humano, al ver la acción o la conducta, nombra y por lo tanto aparece la expresión: el es o ella es.

Si me pregunto entonces ¿quién soy? o ¿qué soy?, también debo comprender que mi existencia depende del tiempo y del espacio que me corresponden vivir. Y que además el solo hecho de saber para qué vivo, le da sentido a mi existencia. Pues al tomar las palabras de Federico Nietzsche: “quien tiene algo porque vivir, es capaz de soportar cualquier como”; comprendemos que esto da los motivos para ser y estar.

Así lo importante es responderse la pregunta: ¿para qué soy? como una manera operativa de estar en el mundo.

Gimnasia mental

Yo creo que es bueno reencontrarse con viejos amigos. El recuerdo fluye con la velocidad del tiempo pasado. Se agolpan en nuestra mente, esos momentos mágicos que evocan huellas imborrables de los instantes más significativos. Y más aún cuando esa persona, influyó positivamente en nuestra vida. ¿Cómo no hacerle un homenaje a esa influencia positiva?  ¿Cómo no recordar con gratitud, las palabras terapéuticas en el preciso momento y la mirada comprensiva y cálida para inundarte de paz en la ocasión más tormentosa?

Todo eso es lo que siento hoy, pues, me abraza un profundo sentimiento de gratitud, por un terapeuta de quien aprendí la importancia de la tarea del enfoque gestáltico en Colombia, cuando hace muchos años atrás, siendo él decano de la facultad de psicología, confió en mí, la monitoría de esta materia.

Hoy lo vuelvo a ver y descubro que sigue haciendo cosas maravillosas, ahora en el mundo de los “neuróbicos”. Temática interesante cuando se trata de mejorar la calidad de vida de las personas mayores y la preparación de los jóvenes para esa etapa dorada de la existencia.

Me contó en qué consisten los neuróbicos y me tiene estudiando el tema, curioso por lo demás, por aquello de la gimnasia para las neuronas.

Mi sueño es llegar a viejo, tan lúcido y productivo como sea posible y eso se logra haciendo gimnasia cerebral. Sin embargo es importante estar alerta cuando se presenten signos y síntomas preocupantes como los muestra este artículo titulado Seven Signs of Decline tomado de la revista  “Scientific American Mind”, november-december 2009, pág 58. y que es citado por mi amigo Gustavo Pérez Gómez en su blog.

Neurologists now determine if a patient has Alzheimer’s disease by giving the patient a memory test and then taking an extensive medical history, talking to the family and performing tests to eliminate other possible causes for the cognitive lapses. In this way, doctors accurately diagnose Alzheimer’s 90 percent of the time, especially with older patients, according to Nechama Bernhardt, a neurologist in Baltimore specializing in Alzheimer’s. Here are some of signs of the memory loss and confusion that characterize the disorder:

■ Asking the same questions repeatedly.
■ Repeating the same story word for word multiple times.
■ Forgetting how to do basic tasks that the person once performed easily, such as cooking, making repairs and playing cards.
■ Problems paying bills or balancing a checkbook (assuming these tasks were not previously difficult).
■ Getting lost in familiar places.
■ Neglecting personal hygiene habits such as bathing or dressing in clean
clothes while insisting on having taken a bath or put on a new outfit.
■ Relying on someone else to make decisions—such as what to buy at a supermarket or where to go next—that were easily handled in the past.

None of the symptoms above—alone or even in combination—is a sure sign of the disease. But anyone who displays several of these abnormal behaviors should see a specialist for a more thorough examination. —J.N.S.

Abrazoterapia…

Creo que los milagros existen. Es decir, creo en milagros… principalmente en aquellos que se producen gracias al amor. Es por esto por lo que creo en el poder de la afectividad.

 

Para mí, la historia comienza con la lectura del libro Love, Medicine and Miracles HarperPerennial 1990 (Amor Medicina Milagrosa, en la edición española) escrita por el médico cirujano Bernie S. Siegel, donde narra la historia de pacientes excepcionales que padecen cáncer y muestra como el amor y la afectividad hacen milagros en sus procesos de salud.

 

Más allá de lo que dice el Doctor Siegel en el libro, que de por si, ya es muy impactante, lo que más me inquietó fue el poder sanador que tenemos, dentro de nosotros mismos, en la afectividad y la manifestación del amor.

 

Entonces, buscando en los orígenes de la afectividad, encontré cómo la familia, es el primer y más importante lugar donde se dan los milagros del amor.

 

Es necesario aclarar que no existen padres perfectos… sólo existen hombres y mujeres que desde el amor, buscan la realización de sus hijos. Y afortunadamente, en el cuidado y conducción de la familia, contamos con herramientas eficaces como el amor y la afectividad. 

 

El Doctor Bowlby, famoso por su teoría del apego dice que: “El niño tiene un concepto de la persona de apego según la experiencia de la relación con esa persona. Si consigue el atraer a la persona que reclama se sentirá competente”.

 

Esto nos permite concluir que a la base de toda la arquitectura de la personalidad además de los factores genéticos constitutivos del cerebro, las condiciones del ambiente que rodean al niño y las influencias sociales, el amor y las relaciones afectuosas si cumplen un papel definitivo.

 

Todos los estudios apuntan a demostrar cómo el amor y la afectividad, tienen un papel importante en la salud, el bienestar,  y la armonía, así como en los bajos niveles de estrés de las personas.

 

Frente a este panorama, surge la pregunta: ¿qué nos impide expresar la afectividad y el amor?

 

Varias son las razones: Nos da pena abrazar y mostrar afecto, por el temor a ser rechazados o mal interpretados.

 

Sentimos angustia si nos abrazan, porque en algunos casos desde pequeños, no nos acostumbraron a esas manifestaciones de cariño.

 

Y finalmente lo confundimos, con sexo, por el umbral tan delgado que existe al abrazar un cuerpo si nuestras intenciones son otras.

 

El abrazo es terapéutico.  Se podría comenzar a difundir la “abrazoterapia”, como una manera de disminuir los niveles de violencia. Como una forma especial de controlar el estrés. Y una manera privilegiada de alejar el miedo y la ansiedad, sobre todo en una sociedad como la nuestra, que ha perdido su horizonte y está buscando la felicidad en el “dinero fácil“, cargado de culpa y violencia. No será que ¿estamos perdiendo mucho tiempo y esfuerzo, ganando dinero?

Continuar leyendo