Cuenta regresiva

Yo creo que, para nosotros, al momento de nacer, comienza a funcionar un cronómetro que nos marca la cuenta en forma regresiva. Al consumir años, celebramos el hecho de que hemos cumplido con la tarea de vivir, en dicho lapso. Así cuando decimos: “tengo cuarenta y tantos”, lo que estamos afirmando es que nos hemos gastado ese tiempo en el recorrido. Sin embargo, la cuenta regresiva no se detiene y sigue su inexorable paso, anunciando que nos falta otro tiempo por vivir.

Al fin y al cabo lo único que tenemos es tiempo…y en el fondo es de aquello de lo que carecemos. Y la certeza del final, nos obliga de algún modo a poner en orden la casa, para elaborar inventario de asuntos pendientes y otro de asuntos terminados.

Es aquí, cuando de manera existencial, tomamos conciencia de la falta de manual para vivir, y descubrimos que éste, es una construcción tan personal y única, que va mutando cada vez que las circunstancias y los eventos así lo indican.

Todo tiene un comienzo y un fin. Y tan importante es el inicio como el final…así como el proceso mismo del durante.

Lo verdadero humano está teñido de incertidumbres y es precisamente esto lo que hace excitante el sagrado arte de vivir. Nada tan molesto como alguien que te cuenta el final de la cinta y te prepara para cada movimiento de los protagonistas. Pues, precisamente el desconocer que va a pasar en la película, en el tiempo, es lo que le da sentido y valor a la boleta de entrada.

Este año…al estar lleno de proyectos, continúa con el reloj marcando y la invitación decidida a gastarse la vida en tareas que valgan la pena, teniendo presente la cuenta regresiva, sin adelantarse…en el tiempo.