Lo que puede una creencia…

pexels-photo-6509146Yo creo que soy el reflejo de mis creencias.

Debo reconocer que siento, pienso y actuó proporcional a lo que creo. Y por lo tanto me doy cuenta de que mis creencias me pueden limitar, pero de otro lado también pueden significar el motivo para que obtenga grandes resultados durante el proceso de vivir.

Desde hace buen rato, vengo dándole vueltas a la pregunta: - ¿Cómo creo que soy?.-

Entonces observo que la respuesta a dicho interrogante define la manera como creo que es el mundo y por supuesto la manera como percibo a los demás.

Así, frente a mi mapa de creencias, que se ha convertido en una cartografía representacional del mundo, me he llenado de argumentos, la mayoría de las veces falsos, para respaldar mis creencias. Y me he dado cuenta de esto, porque al confrontarlo con la realidad, descubro lo engañado que he estado durante todos estos años.

Reflexiono sobre todas aquellas creencias que han limitado e impedido mi movimiento hacia la acción; y de las ganancias secundarias que he obtenido falsamente.

Ahora sé que las creencias se pueden cambiar y que esto se logra cambiando el mapa representacional del mundo, a partir de la deconstrucción y el desmontaje de aquello que creía cierto, pero que al amplificar el marco de conciencia … no ha sido otra cosa que una ilusión creada por una educación llena de miedos y prevenciones.

Definitivamente el cerebro cree lo que le diga. Hace lo que le ordeno. Pero para ello debo estar absolutamente consciente de lo que digo, pienso, siento y hago.

Por lo tanto, la clave está en cambiar el lenguaje.

No es un secreto que, para lograr esto, se requiere tiempo y práctica. Luchar contra algo aumenta la resistencia. Para convertir un propósito en un hábito, los expertos en el tema recomiendan repetirlo durante al menos veinte días, con disciplina y plena conciencia, hasta que el cerebro lo convierta en una nueva costumbre.

La raíz de una creencia limitadora es el miedo.

De manera que, me he propuesto reconciliarme con lo pasado. Y lo estoy logrando al descubrir que: -No soy el pasado. Que en mi pasado está lo que he vivido y lo que he hecho hasta el momento…y que puedo sentirme en paz con aquellas experiencias, porque han servido para aprender y corregir la marcha y centrarme en el presente, aquí y ahora, para darle forma y sentido al futuro-.

Al fin y al cabo, es necesario estar en paz con el pasado para poder focalizarme en el presente.

La fuerza del temor se puede canalizar y convertirla en energía para la acción.

pexels-photo-2681319Ahora estoy consciente de que he postergado la acción por temor a la culpa, al fracaso, a la vergüenza y al rechazo y en muchos casos al mismo triunfo.

Está claro, que el temor al rechazo está vinculado al miedo a perder el amor, el poder o el conocimiento. Si soy rechazado puedo aprender mucho de dicho rechazo. Por ejemplo, de las redes sociales, he aprendido que las personas admiran a los que tienen el valor de decir lo que piensan, aunque no estén de acuerdo con ellos-.

Yo creo que, el mayor temor no es ser incapaz, sino todo lo contrario… le tengo miedo a ser capaz.

El poder de la pasión.

pexels-photo-1752806Yo creo que el Universo es generoso y me tiene reservados muchos regalos que irán llegando en la medida del merecimiento.

Esta mañana me levanté con la certeza de que algo muy bueno viene para mí. Amanecí con ese tipo de presentimiento agradable, que te da vueltas en la cabeza y que lo sientes palpitando todo el tiempo, como si el corazón quisiera salirse del cuerpo, de puro gozo.

El dramaturgo francés Jean-Baptiste Poquelin, más conocido como Molière, decía que el hombre sabio está preparado para cualquier cosa.

Abrí la ventana de la alcoba y dejé que los primeros rayos de la luz de la mañana llenaran mi alma de niño feliz, como cuando le han hecho la promesa del paseo a la playa. Para el infante que vive en mi interior, si se puede lograr lo que se desea, porque piensa que se puede y porque cree que se puede.

Y mientras tomaba un delicioso café matutino, también recordé las palabras del poeta Antonio Machado cuando afirmaba que: -Hoy, es siempre todavía-.

Entonces un espíritu de motivación y coraje me sacó de mi estado de sopor. Y en medio de mis pensamientos llenos de ánimo proactivo, me convencí aún más de que todavía es tiempo de soñar y de creer en que lo que está por venir, será mejor y para bien.

Tengo muy claro que cada dificultad pone a prueba la creatividad y ésta se crece según el tamaño del obstáculo.

pexels-photo-1906795Así que decidí hablar con mi amigo Andrés que es un hombre de restaurantes, y que ahora vive en Barcelona, disfrutando y estudiando temas de nuevos negocios y quien por enésima vez hace el Camino de Santiago y que, en medio de video-tertulias agradables, me ha compartido varias ideas para la reinvención, luego de este paro en la producción económica, debido al aislamiento preventivo por la pandemia.

Soy consciente de que una idea sólo es buena, si se hace algo con ella. Por esto es por lo que, estoy trabajando apasionadamente en el campo de todas las posibilidades futuras.

En cada momento me recuerdo a mí mismo, que el Universo no premia al que piensa… sino al que hace. Y que todos los problemas, realmente no son problemas, sino invitaciones directas a la creatividad.

Como el temor a equivocarme… paraliza el proceso y detiene la marcha, me vendo la idea de que definitivamente, se construye futuro desde el presente.

De la misma manera como sucede en los juegos de vídeo, son precisamente los obstáculos, los que hacen más interesante y atractivo el sagrado arte de vivir.

Creo en el poder del cambio cuando se da como consecuencia de un proceso de crisis.

Creo en las empresas y proyectos que se emprenden desde la pasión del corazón y la lógica de la razón.

Y creo que son las vivencias negativas, las que me hacen avanzar hacia experiencias positivas.

Entonces yo creo que es tiempo de emprender la marcha hacia el futuro, teniendo como motor, el poder de la pasión.

¿Confiar o no confiar?…ese es el dilema.

robin-2103461_960_720Yo creo que observar en silencio es una experiencia maravillosa.

Me gusta detenerme a mirar el comportamiento de la naturaleza, pues para mí, es casi un acto meditativo.

Hace poco, descansando en una finca hotel, en el sector del eje cafetero colombiano, ese día en particular, disfruté mucho el estar acostado en la hamaca y observar el movimiento de un pájaro que, gracias a mi silencio y quietud, se acercaba sin temor.

Iba y venía repetidamente, portando en su pico pedazos de paja para construir un nido. El lugar era estratégico, había elegido la parte alta del techo de la finca, donde se forma un ángulo de noventa grados y entonces sobre la viga, construía como el mejor arquitecto.

Lo seguí con la mirada durante un buen rato, sobre todo para identificar de dónde sacaba la materia prima para su obra. Por un momento, se detuvo en una rama muy débil, la cual se partió por el peso de su propio cuerpo. Sin embargo, el pájaro extendió sus alas y sorteó fácilmente el impase, al salir volando. En ese instante, tuve una iluminación poderosa. Pensé -el problema no está en dónde se para, sino en la confianza que tiene en sus alas-.

Es un tema de confianza. El secreto no está en lo que hago, sino en lo que me permito hacer; porque sé que puedo hacerlo, desde mis propias capacidades. Y para creer en mis capacidades, debo hacerlo obra, es decir, darme cuenta de que sí puedo hacerlo. La ecuación no puede ser: primero creo en mí para hacer algo; más bien, la fórmula es, hago algo y cuando veo el resultado…creo en mí.

Lo asemejo a ese cuento del dragón que cojea, quien se encuentra con un ciempiés y al verle tantas patas le pregunta: -Cómo haces para manejar esa cantidad de pies? pues al menos yo, tengo muchos problemas para controlar esta sola pata que me queda-.

La verdad, responde el ciempiés, -yo no las manejo, ni las controlo…eso sí, confío en que se van a mover, cuando lo deseo-.

Si lo analizo desde otra perspectiva, la confianza se fortalece cuando no tengo a nadie en quien confiar, salvo en mí mismo. La presencia permanente del maestro dificulta la maestría del alumno. El maestro se debe ir, para que el discípulo pueda ver.

Narran que hace mucho tiempo, los alumnos en un áshram estaban muy angustiados por la futura muerte de su maestro. Le preguntaron en su lecho de muerte: -Dices que, si no te vas, no veremos-.

¿Qué es aquello que no somos capaces de ver, mientras tú estás entre nosotros? Y ¿Qué es lo que vamos a ver cuándo te hayas ido? -.

El maestro respondió: -Todo lo que he hecho ha sido sentarme en la orilla del río y darles agua. Cuando me vaya, espero que puedan ver el río-.

No es un asunto de controlar desde el miedo, es un tema de desear y creer.

Yo creo que, cuando confío en mi potencial, puedo lograr grandes cosas.

 

La hermosa ingenuidad frente a la verdad.

fantasy-3237644_960_720

Yo creo que nuestra ingenuidad evita que veamos la realidad. Y creo que a veces preferimos vivir en un mundo de fantasía, antes que enfrentar los horrores del mundo real.

En un principio nos educaron para creer en todo lo que decían los libros de texto, como una verdad incuestionable. Principalmente los de historia, en donde aparecían héroes maravillosos, que habían conquistado territorios y aumentado sus imperios, pero que nunca declaraban los costos de estas gestas y las consecuencias en vidas humanas y ecosistemas afectados. Continuar leyendo

Si no tuviera miedo

Yo creo que si no tuviera miedo, haría muchas cosas de las que me he privado, precisamente porque me enseñaron a temer. Es decir, como parte de mi proceso educativo me hicieron creer que había pensamientos, hechos y consecuencias asociados con el miedo, como por ejemplo: al qué dirán.

Entonces creo que he pasado gran parte de mi vida agradando a los demás, y sobretodo evitando equivocarme, en materia del comentario social, esperando el aplauso y la aprobación por parte de los otros.

Si bien es cierto el miedo puede servir como elemento protector, pues la idea no es convertirse en temerario, sino en alguien sensato capaz de distinguir lo que es conveniente de lo que no; por otro lado el sólo hecho de tener miedo paraliza y evita que corramos ciertos riesgos necesarios.

En el sagrado arte de vivir, la certeza va en oposición al riesgo. Y vivir de suyo, ya es un gran riesgo. Y en medio del riesgo, equivocarse, hace parte del inventario.

Si no tuviera miedo, ¡me equivocaría más! Pues gracias a la equivocación… aprendo, y descubro y amplío mi percepción del mundo y de la vida.

Entonces concluyo que nuestro narcisismo no nos permite perder. Y en torno a la idea de la equivocación, se tejen toda clase de hipótesis y conjeturas de la perfección, que para un ser humano no son posibles, pues la condición del humano es precisamente su falibilidad. Y lo que nos hace humanos es nuestra posibilidad de reconstruirnos, con cada evento de aprendizaje.

Si soy un ser inacabado, en plena construcción, tengo derecho e incluso obligación de equivocarme para de esta forma, a partir de la toma de conciencia, darme cuenta de aquello que puedo corregir para continuar la marcha.

También se que las equivocaciones a veces, tienen costos muy altos y que pueden incluso cambiar el rumbo de la historia. Pero definitivamente de eso se trata la vida, de aprender de los errores.

De tal manera que…si no tuviera miedo, me daría más permiso de “ser yo mismo”, para evitar caer en la trampa de agradar a los demás, a partir de sus expectativas y con esto sentirme más contento de “quien soy”.

Creo en la esperanza

Yo creo que la esperanza es una fuerza motivacional muy importante. Y que cuando se pierde, nuestra vida al mismo tiempo siente la ausencia de horizonte y de sentido.

La esperanza es un motor sutil, y va de la mano de la fe. Cuando escuchamos el veredicto médico que nos confirma la muerte debido al avanzado estado del cáncer, que mina la propia existencia o la de un ser querido, entonces aparece la ilusión poderosa de la esperanza de que un milagro nos vaya a salvar.

Lo mismo le sucede al estudiante incauto que cree que al final del periodo académico, después de haber mal gastado su tiempo, un evento providencial desde la fe, producirá un cambio mágico en sus notas finales.

También conozco las historias de personas que hasta el último momento esperan que cambie el desenlace fatal de una situación que contra todo pronóstico, puede que no se de.

Yo creo que hay esperanzas de esperanzas. Que es más fácil creer que algo se va a dar, cuando las condiciones y las circunstancias y las lógicas aumentan las probabilidades de que suceda. Entonces cuando todo está en nuestra contra y en contra de la lógica, cuando ya no hay nada que hacer… aparece el milagro como la contradicción de la lógica misma. Y esa contradicción es la que esperan algunos, con esperanza.

Yo creo en la esperanza como una forma de alimentarme la ilusión. Y creo que vivo de ilusiones, porque sino, el ahorro, la previsión, la compra de una casa o la inversión en la educación de los hijos, no tendría sentido.

Al fin y al cabo sólo es posible vivir, cuando me levanto todos los días con la ilusión, la fe y la esperanza de que algo bueno está por ocurrir. Yo creo que esa es la diferencia entre los optimistas y los pesimistas.

Y creo que la muerte, con todos los sentidos que ella tiene, en vez de matarme la ilusión, me alimenta la esperanza de que hay algo más allá. Es decir que no muere la esperanza, ni la fe, sino que cambia la realidad.

El poder de una ilusión

Yo creo que hemos perdido la capacidad del asombro, gracias a hechos y acontecimientos humanos, que por lo reales y contundentes, acaban con nuestra posibilidad de creer o soñar o mejor dicho, tener una ilusión.

Según el Diccionario de la Lengua Española, ilusión es un concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos. Y más adelante agrega…ilusión es la esperanza en algo cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo.

Creo que las ilusiones le permiten al ser humano tener esperanza. Y que precisamente, cuando todo está perdido, la esperanza nos devuelve las ganas de vivir.

Creer en la pareja, creer en el matrimonio, creer en la gente, creer en se puede cambiar, creer en que podemos construir un mundo mejor, no son simples ilusiones.

Las ilusiones tienen mucho poder en los niños. Cuando les prometemos un paseo, un regalo o una visita a un sitio especial, sabemos que sueñan con ese suceso y lo esperan con la certeza de que va a ocurrir. Sin embargo, los mismos adultos, nos encargamos de romper el encanto, cuando incumplimos la promesa. Entonces esto hace que el niño pierda su capacidad de creer que algo es posible. La psicología lo llama la “desesperanza aprendida”, y consiste, según Renny Yagosesky en un estado de pérdida de la motivación, de la esperanza de alcanzar los sueños, una renuncia a toda posibilidad de que las cosas salgan bien, se resuelvan o mejoren.

En este orden de ideas, frente a un terremoto, un robo, una pérdida significativa etc, es importante aferrarse a la esperanza o la ilusión de que se va a salir de ese estado y que se va a superar adecuadamente, en el futuro más cercano.

¿Qué haríamos sin esperanza?…dejar que el miedo, la angustia y la desesperación, se apoderen de nosotros. Y sabemos que mucha gente ha salido adelante, gracias al poder de una ilusión. 
 

12