Gracias a la vida…por la vida.

celebrando la vida unoYo creo que compartir momentos importantes y significativos en familia, es fundamental a la hora de establecer nexos afectivos.

En muchas culturas, sentarse a comer alrededor de una mesa llena de alimentos, es el acto más poderoso y sobre todo representativo de la unidad familiar y social. Así, bautizos, funerales, aniversarios, negocios y propuestas matrimoniales se convierten en la excusa perfecta para compartir viandas y recetas maravillosas.

Es por esto por lo que el calor del hogar se siente más intensamente en la cocina y en la mesa del comedor.

En el seno de mi familia, desde hace varias semanas, los preparativos para la cena de cumpleaños, eran un secreto a voces . Mi suegro cumplía noventa y había que celebrarlos con bombos y platillos, pero el homenajeado no debía enterarse.

celebrando la vida tresLa planeación del evento se compartía en medio de palabras claves y gestos sobreactuados. La red social familiar evitaba a toda costa, mandar mensajes que delataran los preparativos. El uso del teléfono celular se limitaba a lo básico, para esconder la sorpresa al cumpleañero. Y cada vez que nuestro querido viejo se acercaba al grupo que conversaba animadamente, ya en la sala o en la cocina, el silencio se hacía sospechoso y evidenciaba que algo “oscuro” se tramaba a sus espaldas. Sin embargo, él seguía inocente a juzgar por su aparente serenidad, aunque todos sabemos de su lucidez e inteligencia intacta, a pesar de los años.

De manera providencial, el nueve de noviembre mi suegro y yo cumplimos años. En esta ocasión él noventa y yo cincuenta y ocho.

Es importante anotar que ambos aniversarios tienen un significado profundo, porque celebramos el milagro de la vida. Él por llegar a los noventa y yo por haber renacido en este año, luego de recuperar mi salud.

Recuerdo cuando me lo presentaron y lo conocí. Buen conversador, amable y cariñoso, su generosidad y enorme corazón me enamoraron de él y su familia.

Ese día, orgulloso de su hija se interesó mucho en sondear mi procedencia e interés por su niña, para determinar si yo era merecedor o no de su princesa.

celebrando la vida dosLuego de tantos años espero haber pasado la prueba. Pues cada vez que me encuentro con él y su mirada cálida, amorosa y paternal, me recuerda el profundo amor que siento por él, con la certeza de que el sentimiento es mutuo.

Puedo decir que es mi segundo papá, porque si bien es cierto tengo al propio en el cielo, éste que todavía sigue vivo, es mi ángel protector terreno, porque todos los días me cubre con sus oraciones y bendiciones paternas.

Yo creo que hoy debo dar gracias a la vida por tener la maravillosa oportunidad de celebrar en familia y al calor de una deliciosa cena, con mi segundo padre, estos ciento cuarenta y ocho años de vida.

Mi suegro con sus noventa años, en medio de risas, chascarrillos y recuerdos de sus viajes y correrías por Colombia, gracias a su humor negro y elemental, me permite ser y estar consciente de que la vida vale la pena vivirse… desde la sencillez y la alegría.

Las intermitencias de la vida.

pexels-photo-631986Yo creo que, a partir de hoy, cada nueve de noviembre, tendrá un significado mayor para mí; al menos porque este próximo mes celebraré las intermitencias de mi vida.

A propósito de regalos de cumpleaños, recuerdo que hace tiempo, me autorregalé un libro porque un amigo me había recomendado la lectura de Las Intermitencias de la Muerte de José Saramago.

Decidí buscarlo y sin esperar el ritual de llegar a casa, para sentarme en mi silla favorita acompañado de un buen café, ahí mismo parado frente a la estantería, ya estaba absorto en su lectura.

Ese día experimenté una mezcla de certeza y sufrimiento simultáneos al darme cuenta de que la muerte, además de necesaria es obligatoria.

Pasado el tiempo, hoy en día la misma pregunta planteada por Saramago en torno a la muerte, me la formulo en virtud de las particularidades del arte de vivir.

¿Qué pasaría si mi vida fuera eterna? Es decir, ¿si la muerte cesara su trabajo y todo a mi alrededor fuera permanente?

Entonces tomo conciencia de que todo proceso necesita de un fin. De hecho, lo importante de los procesos es el cierre o el final.

Cada vez que se acerca la fecha de mi aniversario lo celebro como el final de un ciclo y el comienzo de otro. Es decir, celebro mi año nuevo, y más aún este en particular donde la vida me brinda otra oportunidad.

pexels-photo-7642065No hace mucho ,en la unidad de oncología,  una persona me preguntó : – ¿Don Juan cuantos años tiene? Reconozco que a propósito me demoré en responderle y le pareció sospechoso. Me miró intrigada, por lo tanto, continué diciendo: – ninguno-, con una sonrisa de satisfacción. Y terminé mi frase: -porque me los he gastado todos, entonces no tengo años-.

He recorrido hasta la fecha cincuenta y ocho, y como Pablo Neruda confieso que he vivido.

Celebro mi cumpleaños con la serenidad de quien ha transitado por caminos difíciles y oscuros, claros y rectos, intrincados y peligrosos. Consciente plenamente de lo bien hecho, así como arrepentido por tantas equivocaciones, para lograr mi propio perdón, por varios episodios de mi vida, eso si, con la certeza firme de que ha valido la pena el riesgo existencial.

Yo creo que lo atractivo del sagrado arte de vivir, lo plantea el desafío de la incertidumbre de lo que está por venir gracias a las intermitencias de la vida y de la muerte.