¿Qué tan bueno es tolerar?

little-girl-1894125_640

 

Yo creo que la tolerancia tiene límite sobre todo cuando ya están en juego otros factores como la dignidad y el amor propio.
Si la tolerancia es un valor, que nos lleva a la actitud que nos permite respetar opiniones, ideas, creencias, comportamientos y actitudes de los demás, aunque no coincidan con las nuestras, también es cierto que en determinados momentos no podemos permitir que afecten nuestra integridad física, mental o espiritual.
¿Qué tan bueno es tolerar?… la respuesta a esta pregunta puede tener múltiples lecturas y va en dirección al desarrollo de la capacidad de resistir o aguantar los impactos que causan los comportamientos, pensamientos y acciones de otros que, de alguna manera, van en contravía de nuestro propio parecer. Sin embargo, esto significa que es bueno para la convivencia, respetar las diferencias naturales y obligatorias que presentan los demás y que, de otro lado, nos lleva a revisar nuestro egoísmo, terquedad o punto de vista cerrado, cuando nos falta empatía y no nos ponemos en el lugar y en el derecho del otro.
Así mismo, cabe preguntarse, ¿qué sucede cuando lo que hace, dice o actúa el otro, atenta contra nuestro derecho? La sabiduría personal juega un papel importante en la manera cómo asumimos lo que hace el otro…es decir si lo vemos como un ataque o una excelente oportunidad para probar nuestra paciencia, al tiempo que relativizamos lo que consideramos nuestro derecho.
Además, porque también debemos reconocer que existen personas intolerantes que se quejan por todo, o creen que nadie puede pensar diferente a ellos y que corremos el riesgo de caer en el juego de las mutuas intolerancias.
Yo creo que tolerar hace parte de la inteligencia emocional y que con un buen discernimiento como el que nos brinda la sabiduría, nos damos cuenta cuándo es bueno o no hacerlo.

Todo es posible, más no todo me conviene

Yo creo que al momento de comprender la conducta humana, nos encontramos con su increíble capacidad de actuar incluso desde el campo de todas las posibilidades. Es decir todo es posible en un ser humano. Mas allá de la frontera de lo conveniente, que es un asunto más ético y moral, la conducta humana bordea los terrenos de todas las posibilidades; de ahí la importancia de limitar ciertas conductas y comportamientos.

Desde que nacemos contamos con la tendencia a actuar de manera des-coordinada y descontrolada. Y la educación se encarga de hacernos humanos, para vivir entre los humanos. En un juego interminable de derechos y deberes, el niño aprende que hay ciertas conductas indebidas, inapropiadas o no adecuadas para sí mismo y los demás. Pero ¿qué ocurre cuando los padres y tutores no están al pié de la jugada y permiten que otros modelos de conducta eduquen a los niños y estos debiliten los límites?

La queja principal de los centros educativos infantiles y colegios es la misma: “su hijo no conoce los límites” y tiene baja tolerancia a la frustración. Esto significa que las nuevas generaciones, guiadas por el principio del placer y del menor esfuerzo, encuentran odioso e intolerable el que la autoridad competente pida el cumplimiento y acatamiento de normas de tránsito, por ejemplo. Con total irreverencia, pasan por encima de la regla y pretenden que la vida siga “normal”, como ellos dicen contradictoriamente…-si se entiende el significado de esta palabra- y que por lo tanto no ha pasado nada grave.

Hay ciertos principios fundamentales que hacen que la vida en comunidad sea llevadera. Y se necesitan valores como el respeto, la responsabilidad y el compromiso para hacer de la convivencia algo posible.  Pero no nos importa el otro. Y mucho menos nos duele su sufrimiento o su preocupación.

En estos días vimos en los noticieros de televisión un accidente automovilístico. Y sin dejar de sorprendernos el accidente como tal, nos llamó más la atención la actitud y comportamiento de quien conducía el vehículo y de quienes pasaban por allí. Sin hacerse responsables del hecho, algunos continuaron su marcha como si nada hubiere sucedido.

Yo creo que a los hombres y mujeres de bien se les enseña a responder por sus actos. Por esto es por lo que a los niños de hoy, enseñémosles el valor de la vida, no importa la edad de quien deambule por las calles ya sea conduciendo o caminando. A los jóvenes de hoy mostrémosles la responsabilidad cuando se conduce un automotor. Y a las personas de a pié, a ser responsables cuando se cruza una calle. Para que los ciudadanos de mañana encuentren el sentido fundamental de la vida y de la muerte. Y para que se hagan responsables de sus conductas. Pues incluso algunos deciden sobre la propia vida y la de los demás, como si fuera algo intrascendente.

Definitivamente todo es posible pero no todo nos conviene.

El derecho de ser papás

Yo creo que en el arte de educar los hijos, hemos perdido el rumbo desde la paternidad y que es necesario reclamar nuestro derecho a ser papás.

Ser padre es un derecho que se gana. No es un accidente biológico como algunos lo toman. Ni es un simple deseo el querer tener un hijo. Es más bien un compromiso con la posteridad, que no puede delegarse, ni entregarse a cualquiera. Es un derecho para defender y una oportunidad maravillosa para ejercer.

Entonces la pregunta que surge es la siguiente ¿qué hace un papá? ¿A qué se dedica mientras su hijo crece?

…Más allá del ejercicio de proveedor económico, y satisfactor de necesidades básicas,  los padres podemos hacer tres cosas muy importantes con nuestros hijos: Saber preguntar, saber escuchar y saber responder.

Una buena pregunta es la base de una excelente investigación. En el arte de preguntar encontramos la sabiduría de quién hace la pregunta, pues tiene una intencionalidad manifiesta. De ahí la importancia de un padre que sepa cuándo, cómo y de qué manera preguntar y de esta forma movilizar en su hijo otras preguntas que le ayuden a pensar y reflexionar sobre su propio desarrollo y evolución, en concordancia con su proyecto de vida.

En la escucha tenemos otro valor poderoso del ser padre. Si lo comparamos con un maestro de la vida, encontramos que en el arte de escuchar se fundamenta la acogida amorosa de quien comprende la naturaleza del otro y guarda silencio para no juzgar a priori. De ahí que un padre que escucha, sea buscado por la necesidad del hijo, como quien va a un oráculo esperando asesoría.

Y finalmente el arte de responder. Como la manera experta en que un padre dona todo su conocimiento de la vida desde el pensar, el sentir y el hacer. Generando de este modo un diálogo permanente entre el novato y el guía; entre el impulso y la conciencia; entre los sueños y la realidad.

Sea este mi homenaje a los papás del mundo que saben cuál es su papel en la historia y reclaman su derecho a ser padres.