Misántropo vs Filántropo.

shoes-1879015_960_720Yo creo que si observamos la misantropía en oposición a la filantropía, podemos encontrar respuestas a estos fenómenos sociales. Si entendemos al misántropo como aquel que no piensa en los demás como un semejante, sino como la versión pobre de la naturaleza humana; pues según él, los demás no son lo suficientemente inteligentes o dotados, como para entenderlo y compartir con él.
Piensa que los otros se equivocan, pero nunca él. Pues una de las características del misántropo es que se cree único en su especie, es decir como alguien infalible, perfecto… y los demás son los exponentes de la mediocridad, el mal gusto, la falta de cultura, la poca clase social, el pobre intelecto y la ausencia de refinamiento al vestir o al comer. Pero yo creo que todo eso, no es más que un mecanismo de defensa, pues tiene miedo de los demás.
Cómo una muestra de su temor a la gente, observamos cómo su actuación es excluyente y exclusiva, claros indicadores de su falta de habilidad social para establecer contacto.
Pero ¿por qué tiene miedo? ¿Realmente a qué le teme? ¿Fue algo que aprendió desde niño?
En oposición, el filántropo es todo lo contrario. Encuentra en la gente su fuente de motivación y satisfacción. Siente y percibe a los demás como el método para el encuentro consigo mismo. Como un mecanismo que le permite crecer como persona, a partir del encuentro con el otro.
En la relación YO-TU, es donde se fortalece el crecimiento personal, pues el otro, al ser mi espejo, me permite ver mi reflejo. Es lo que le da sentido a mi existencia, pues soy…si tú eres. Y define los parámetros de mi humanidad, al reconocer la humanidad del otro, con todo lo que eso implica.
En palabra del poeta y canta-autor Alberto Cortez en su poema “Los demás”
“Nunca estamos conformes del quehacer de los demás
y vivimos a solas sin pensar en los demás,
como lobos hambrientos, acechando a los demás,
convencidos que son nuestro alimento, los demás.
Los errores son tiestos que tirar a los demás;
los aciertos son nuestros y jamás de los demás;
cada paso un intento de pisar a los demás,
cada vez más violento es el portazo a los demás.
Las verdades ofenden si las dicen los demás,
las mentiras se venden, cuando compran los demás;
somos jueces mezquinos del valor de los demás
pero no permitimos que nos juzguen los demás.
Apagamos la luz que, por amor a los demás,
encendió en una cruz, El, que murió por los demás;
porque son ataduras, comprender a los demás,
caminamos siempre a oscuras sin contar con los demás.
Nuestro tiempo es valioso, pero no el de los demás;
nuestro espacio, precioso, pero no el de lo demás,
nos pensamos pilotos del andar de los demás;
“”donde estemos nosotros… que se jodan los demás””.
Condenamos la envidia, cuando envidian los demás,
más lo nuestro es desidia, que no entienden los demás.
Nos creemos selectos entre todos los demás;
seres “”pluscuamperfectos””, con respecto a los demás.
Y olvidamos que somos, los demás de los demás;
que tenemos el lomo como todos los demás,
que llevamos cuestas, unos menos y otros más,
vanidad y modestia como todos los demás…
Y olvidando que somos los demás de los demás,
nos hacemos los sordos, cuando llaman los demás
porque son “”tonterías”” escuchar a los demás,
lo tildamos de “”manía”” al amor por los demás”.

Entonces…Yo creo que si estoy solo…como un ermitaño, me pierdo de muchas experiencias enriquecedoras que vivo cuando comparto con otros. Y que, si me doy permiso de aceptar y reconocer las diferencias en los otros, en relación conmigo, amplio mis horizontes y potenciales, pues me humanizo en compañía de los demás.

Ámame cuando menos lo merezca…

Yo creo que nada de lo que sucede, sucede porque si. En cada situación de la vida nos enfrentamos con elementos significativos, que toman importancia, sólo cuando nos detenemos a observarlos. Nada sucede al azar, cada evento, cada situación tiene una razón, aunque oculta para algunos, que tiene como objetivo ayudarnos a aprender, y por supuesto a re-descubrir nuestra misión en la tierra.

Yo creo que se resucita, cuando al tocar fondo, el impulso del golpe nos hace salir a flote. Al bajar a los infiernos de nuestros fantasmas y temores, y encontrarnos cara a cara con la realidad de nuestros miedos, surge de entre la bruma de las tinieblas, la luz esperanzadora de la nueva oportunidad, de la puerta que se abre, de la ventana generosa que muestra un nuevo amanecer. Sin embargo,  para ello se requiere un tipo de mirada especial.

Creo que la vida está llena de experiencias buenas y dolorosas y que a veces nos toma por sorpresa y sentimos que no estamos preparados para la confrontación. Pero precisamente de eso se trata: entender que cada alma tiene marcado su destino y que frente a la circunstancias adversas, la calma, la creatividad, la esperanza, la fe y la recursividad son nuestras aliadas certeras, para salir adelante.

Creo que cuando se trata de compartir con otros seres humanos, puedo afirmar que nada me asombra de su naturaleza, pues todo, en el campo de todas las posibilidades, puede suceder y es nuestra tarea, observar sin juzgar, pues soy parte de los demás y el otro de alguna forma es mi espejo.

Así, yo creo que por malas que sean las conductas de los demás y que, adicionalmente algunas de ellas nos hagan daño, es cuando más amor y perdón necesitamos prodigar a esos agresores y por supuesto a nosotros mismos.

El proverbio chino: “ámame ahora, cuando menos lo merezco, porque es cuando más lo necesito” muestra claramente la importancia de abrazar la fragilidad de la naturaleza humana, pues al sentirnos culpables, asustados o poco merecedores, es cuando más necesitamos del amor incondicional de nuestros seres queridos y de su abrazo sincero y reconfortante, para recobrar la fé perdida en nosotros mismos y de esta forma, vivir la resurrección.

¿Qué tan importante es el otro?

Yo creo que, ya como espejo o como ser de carne y hueso, el otro me confronta y le da sentido a mi mismidad.

En esta línea, la realidad de la presencia del otro, me invita a encontrar mi propio ser en función del nexo que tengo con mi semejante.

Y gracias a esta presencia, el yo busca su identidad, al diferenciarse de quien a su vez oficia como espejo: el otro.

En la relación de pareja, cada quien aporta su historia y recorrido personal. En palabras de Fritz Perls, uno de los padres de la Terapia Gestáltica, cuando sostiene que: “…Yo soy yo, tu eres tu. Yo hago mis cosas y tú las tuyas” se refiere a la importancia de la diferencia de cada quien… en cuanto al pensar, actuar, sentir o desear se refiere. El otro, al ser distinto, se convierte, a manera de contraste, en mi otra polaridad. Y para algunos esa sombra de mi “otro yo”, como diria Jung, genera miedo y evitación.

Continua Fritz Perls diciendo: “…si nos encontramos, qué hermoso, sino, que la vamos a hacer”; aquí subraya, la inevitable lucha, de algunas parejas, cuando pretendemos obligar al otro a pensar, actuar, sentir o desear semejante a nosotros. Pues la queja más frecuente es: no piensa como yo, no quiere como yo, no desea como yo”.

El otro es diferente y su presencia, actúa como espejo, ya que al final, la rueda de la vida o samsara, nos recuerda que la relación de pareja, es una excelente oportunidad para conocer y reconocer quienes somos; pues lo importante no es el otro, sino quien soy yo, cuando estoy en relación con otro.