¿Quien guarda comida… guarda pesares?

Yo creo que la frase “Quien guarda comida, guarda pesares”, tiene un significado más profundo de lo que parece. Más allá del contenido directo de la expresión popular -que se la escuchaba a mis abuelos- el hecho de guardar comida, esconde un temor con respecto al futuro. Conservar en la nevera los alimentos que no se consumen inmediatamente, a simple vista, parece una buena previsión para el mañana; pero de alguna manera, también indica que, no se confía en la posibilidad de encontrar alimento nuevo para sobrevivir. Si nos apartamos por un momento de la sentencia gastronómica, guardar comida es lo mismo que conservarla (de ahí la palabra conserva), esto supone entonces, a nivel psíquico una invitación a guardar o congelar…pensamientos, dolores, angustias, traumas y sucesos del pasado. En otras palabras, quien guarda comida, también es capaz de guardar pesares, entendidos como eventos y circunstancias dolorosas del pasado.

El mismo fenómeno lo observamos en los cuartos útiles y hasta en el closet. Si miramos con detenimiento su contenido, algunos de los objetos allí depositados, han perdido su valor de utilidad y por lo tanto estorban, ocupan espacio y lo más curioso hacen todo lo posible por “mostrarse” y recodarnos que están allí, desde hace varios años, sin servir para nada. Además nos vendemos la idea de que en cualquier momento van a ser utilizados, pero pasa el tiempo y continúan nuevamente, en el mismo estado de inutilidad.

¿Para qué guardamos? ¿Qué nos invita a conservar? Tal vez con ello buscamos “congelar” el presente por el mismo miedo que produce la incertidumbre del mañana. Lo que no sabemos, es que la magia y el placer del sagrado arte de vivir, se descubren en la construcción activa del presente, disfrutando y sufriendo el riesgo de lo porvenir.

De otro lado, no podemos olvidar, que nos han enseñado las bondades del ahorro, como una previsión del futuro. Y considero que es un excelente hábito; sin embargo también he visto conductas extremas y exageradas, que limitan tanto el gasto, que lo único que consiguen es un presente limitado.

Abandonarse completamente a la suerte, sin ningún tipo de control, sabemos que apunta a una empresa de locos. Pero realmente lo que parece sensato en materia psicológica, consiste en no acumular elementos dolorosos del pasado, que como su nombre lo dice, deberían haber pasado y no estar rondando en forma permanente… como fantasmas.

Joven centenario

Yo creo que cuando se cumplen cien años de vida…el respeto y la reverencia son obligatorios. Y en este caso en particular me refiero a toda una vida dedicada a la información y a la comunicación social. Si embargo también percibo que cien años son muy pocos para la labor por desempeñar. Por ejemplo, en mi condición humana, lentamente me estoy acercando al medio siglo y me siento muy joven e inexperto en relación con la vida por vivir. Por ello me refiero a El Colombiano como un joven centenario, que está iniciando un largo recorrido.

También es cierto que en cien años, son muchos los acontecimientos locales y mundiales por reportar así como los hechos por venir. Entonces es necesario reinventarse cada día para poder responder a las nuevas generaciones y a sus nuevas tecnologías y de esta forma seguir a la vanguardia formativa e informativa.

En este primer centenario de trabajo, la maestría se impone y por lo tanto todos sus lectores encontramos en El Colombiano el referente informativo con la seriedad que caracteriza sus contenidos.

Que estos cien años sean el estímulo para evaluar lo cosechado y en esta condición lograr que cada día sea una preparación para los desafíos del futuro.

Felicitaciones para todo el equipo de El Colombiano y para el diario leer de los antioqueños.

El futuro no existe

Yo creo que el futuro no existe. Entonces creo que el futuro se construye a partir de los actos en el presente, gracias a los pensamientos intelectuales y los procesos creativos del cerebro. Lo que me permite concluir que el futuro se crea. Y esa construcción tiene mucho que ver con el pasado; pues la utilidad principal de éste, es aprender de él y lo más importante, el resultado de todo aquello que hagamos con ese aprendizaje, en el presente.

Pasado y futuro, se convierten en una ecuación interesante, pero por lo que hagamos ahora. Por ejemplo en el acto de ahorrar dinero, se está construyendo futuro… que al fin y al cabo es hipotético, pero permite diseñar un escenario más allá en el tiempo. El acto de ahorrar es ahora y tiene lugar aquí. Entonces aquí y ahora tienen poder por la decisión del lugar y momento para realizar el sagrado acto de vivir.

Quien vive en el pasado… no está conectado con el presente… o es que acaso ¿tiene miedo de vivir? Y lo mismo le sucede a quien vive en el futuro, sin darse cuenta de que la realidad se desarrolla en el presente.

Este juego de palabras nos debe invitar a centrarnos en el ahora. Y reconocer que la mayor sabiduría e iluminación se encuentran en el presente, en la decisión misma de vivir aquí y ahora.

De otro lado, Para Eckhart Tolle en su libro El poder del Ahora…”La iluminación significa levantarse por encima del pensamiento, no caer a un nivel inferior del pensamiento, el nivel de un animal o una planta. En el estado iluminado, usted todavía usa su mente pensante cuando la necesita, pero en una forma mucho más enfocada y efectiva que antes. La usa sobre todo con fines prácticos, pero está libre del diálogo interno involuntario y hay una “quietud” interior. Cuando usted usa la mente y particularmente cuando se necesita una solución creativa, usted oscila unos cuantos minutos entre el pensamiento y la quietud, entre la mente y la no-mente. La no-mente es conciencia sin pensamiento. Sólo de esta forma es posible pensar creativamente, porque sólo de esta forma el pensamiento tiene poder real. El pensamiento solo, cuando no está conectado con el reino mucho más vasto de la conciencia, se vuelve estéril rápidamente, insensato, destructivo”.

Continúa diciendo Tolle que: “La mente es esencialmente una máquina de supervivencia. Ataque y defensa contra otras mentes, recoger, almacenar y analizar información, eso es en lo que es buena, pero no es creativa en absoluto. Todos los artistas verdaderos, lo sepan o no, crean desde un lugar de no-mente, de quietud interior. La mente entonces da forma a la visión o impulso creativo. Incluso los grandes científicos han dicho que sus grandes logros creativos llegaron en un momento de quietud mental. El sorprendente resultado de una encuesta nacional entre los matemáticos más eminentes de Norteamérica, incluido Einstein, para conocer sus métodos de trabajo, fue que el pensamiento “juega sólo un papel subordinado en la breve y decisiva fase del acto creativo en sí mismo” (A. Koestler, The Ghost in the Machine. Arkana, Londres, 1989 pag. 180.

Dicho todo esto, es importante rescatar  el papel del “aquietamiento” de la mente para poder activar la creatividad en el presente y de esta forma construir el futuro.

Insisto: el futuro no existe, es una construcción y esta se realiza en el presente. Y para poder lograr este cometido, necesitamos hacer silencio en medio del parloteo mental, para alcanzar la iluminación.

Definitivamente, nuestro futuro depende de las acciones presentes, más que de los pensamientos.

Padres: ¿culpables o inocentes?

Yo  creo que no existen padres perfectos…y mucho menos culpables o inocentes; sólo existen hombres y mujeres que desde el amor buscan la felicidad de sus hijos; sin embargo en el cuidado y conducción de muchachos adolescentes cometemos errores que pueden evitarse, si contamos con herramientas eficaces.

A continuación  ofreceré un pequeño listado de algunos de los “pecados” que cometemos los padres. Y que no tiene por objeto desarrollar sentimientos de culpa, sino por el contrario, iniciar una reflexión seria y profunda en relación con nuestro papel como educadores de hijos adolescentes. Esto quiere decir, tomar conciencia de lo qué hacemos, cómo lo hacemos y para qué lo hacemos en materia educativa juvenil.

Pecado No. 1  Evitar que se rebelen.

La adolescencia es la época propicia para la rebeldía y el desacato. Lo normal es que los hijos se rebelen y estén opuestos a muchas de nuestras decisiones en materia de autoridad. Lo importante saber conciliar y vencer con el poder de los argumentos.

Pecado No. 2 Desconocer los nuevos paradigmas del aprendizaje.

Hoy la forma de estudiar y aprender no es la misma del pasado. El libro como lo conocimos hace parte de los museos; ahora el computador es el nuevo paradigma y por supuesto todo lo que se puede hacer con él.

Pecado No. 3 Restarle importancia al ambiente familiar

Para un adolescente, la familia es lo más importante, porque a pesar de discutir y pelear, es su punto de referencia y lugar de acogida y amparo. Lo peor que le puede pasar a un adolescente es tener una familia destruida.

Pecado No. 4 Negar la nueva cultura.

Pelear contra el reguetón  y todas aquellas formas culturales de expresión juvenil, va en contravía de lo que el adolescente gusta y busca. Los padres de familia podemos sacar provecho de esa cultura, para educar.

Pecado No. 5 Compararlos

Nada tan dañino y poco educativo que el acto de comparar a lo hijos adolescentes y mucho más cuando el padre se ofrece como ejemplo a imitar. La frase: “es que yo a su edad ya”… no tiene validez, ni es útil con el joven de hoy. Continuar leyendo

No todo tiempo pasado fue mejor

Yo creo que todos en algún momento de nuestra vida, hemos descubierto que la navidad de ahora no es la misma que la navidad de antes. Y que cuando pretendemos explicar la causa de este fenómeno, nos encontramos con la posible explicación de que todo tiempo pasado fue mejor.

Sin embargo no es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Yo creo que nuestra capacidad de goce y disfrute cambia cuando envejecemos. Porque si le preguntas a un joven o a un niño cómo percibe la navidad, te dirá lleno de emoción: que es la época más bonita de su vida. Y si haces la misma pregunta a una persona mayor, la respuesta puede carecer de esperanza.

Ahora, no creo que sea un problema de viejos, o ancianos, de niños o jóvenes, sino de la manera cómo recordamos y la forma cómo todavía tenemos capacidad de asombro. O mejor aún, de la manera como seguimos disfrutando, a pesar de las adversidades o de los momentos difíciles y dolorosos por lo que normalmente vamos pasado en el proceso de vivir.

Es cierto que, a algunos de nosotros, la vida nos ha golpeado con más fuerza que a otros; pero también es cierto que lo importante, no es lo que nos pasa sino qué hacemos con lo que nos pasa. Pues el mismo acontecimiento puede convertirse en una forma de auto-castigo o en una maravillosa oportunidad para el cambio y la reconstrucción.

La navidad para algunos, puede estar asociada con alegría, diversión, fiesta y regalos; mientras que para otros puede significar recuerdos tristes por la pérdida de un ser querido, la pobreza o la soledad. De todos modos, siempre está en nuestro poder cambiar nuestras respuestas y comportamientos, y mirar con alegría y esperanza el presente para proyectar el futuro.

Es cierto, nuestro país y el mundo entero están pasando en la actualidad, por momentos difíciles, pero nada ganamos con quejarnos y lamentarnos, con añorar tiempos pasados y mejores. Ahora es el momento de enfrentar la realidad con esperanza, con amor y optimismo, porque siempre detrás de cada situación difícil, hay un tesoro escondido, un aprendizaje para crecer y mejorar.

Porque ahora es una navidad diferente que también tiene su magia y encanto, pues no todo tiempo pasado fue mejor y porque cada momento es único e irrepetible.

El retrovisor…

Yo creo que algunos de nosotros, usamos demasiado el retrovisor. Este artefacto, bastante útil y obligatorio en los vehículos automotores, en forma simbólica, en el caso de los seres humanos, en vez de ayudar, entorpece la marcha. Me refiero al hecho indiscutible de pasar mucho tiempo mirando hacia atrás.  El pasado tiene demasiada carga afectiva y emocional como para seguir anclado en el. Sin embargo, el pasado también tiene la virtud de ser útil, cuando se trata de corregir el futuro

Quedase en el pasado, también representa nuestro temor a lo por venir. “Algunos aseguran que es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”.  Y otros, más lanzados y temerarios sostienen que en el riesgo de la incertidumbre, está el secreto del éxito.

De todas maneras, no es bueno quedarse en el pasado, pues, como su nombre lo dice, “ya pasó”, “ya aconteció” y no tiene porque seguir alimentando o atormentando nuestro presente, a menos que hayan quedado algunos asuntos inconclusos.

Resolver esos lastres del pasado, es la tarea obligada, para vivir un presente pleno. Entonces procesos de perdón y olvido se vuelven prioritarios a la hora de hacer balance y sanar recuerdos. 

Quien se queda pegado en las sombras del ayer, paga el precio de un presente tormentoso, al mejor estilo de las telenovelas rosa. Una mujer atrapada por su pasado y un hombre que arrastra un secreto, pues cometió un error y no ha sido capaz de perdonarse.

La vida nos presenta el reto del futuro…una carretera amplia y recta en algunos tramos y estrecha, curva y peligrosa en otros…con abismos y cuestas.  Pero al final queda la satisfacción del recorrido hecho; con miradas esporádicas y oportunas al retrovisor, para recordar quiénes somos, qué hemos hecho y a que vinimos a la tierra, para construir desde el presente, una nueva oportunidad.

Valiosos imperdibles…

Yo creo que hay valores que no pueden perderse. Y dentro de esos valiosos imperdibles, se encuentra el valor del compromiso, que comprende a muchos otros valores.

Si se trata de la fidelidad, ahí tenemos el mejor ejemplo para el compromiso. En otras palabras, se trata de ser fiel al compromiso. Aunque en algunos círculos se entiende la fidelidad desde el punto de vista sexual, en el fondo lo que significa básicamente, es respetar el compromiso.  Si con la pareja se llegó a un acuerdo tácito o explícito en relación con la exclusividad, estaríamos faltando a ese compromiso en particular. Y no estamos hablando solo de los cuerpos o de lo que se hace con ellos, sino del respeto por la intimidad, la comunicación y la vida en particular que se va construyendo con el otro. Pues el compromiso no puede perderse en la enfermedad, la pobreza, o la tristeza como se promete en el rito matrimonial, pues el otro tiene la esperanza y el compromiso de acompañar en todo momento.

Por eso ser fiel a la palabra, implica honrar los compromisos. Si se quedó con alguien en cumplir una cita a determinada hora, lo correcto es ser puntual y cumplirle. Porque esa persona creyó en tu palabra y en tu actuación.

Así la fidelidad y el compromiso se complementan de manera especial cuando se trata de prometer un acto futuro.

Quien se compromete, adquiere un compromiso y no solo para con otro, sino para consigo mismo. Pues se trata de controlar la conducta para no fallar.

Cuando el otro es un niño, con más razón hay que cumplirle para que no pierda la fe en la palabra de sus mayores y pueda, cuando sea grande, llevar el mismo ejemplo y testimonio de vida, pues cumple su palabra.

Esto quiere decir que el respeto, la fidelidad y la responsabilidad hacen parte del valor de los valores, en mi concepto, el compromiso.

Para educar un niño en los valores, el ejemplo de sus mayores es fundamental… ¿qué estamos haciendo para auto-monitorear nuestra conducta?