Creo en la esperanza

Yo creo que la esperanza es una fuerza motivacional muy importante. Y que cuando se pierde, nuestra vida al mismo tiempo siente la ausencia de horizonte y de sentido.

La esperanza es un motor sutil, y va de la mano de la fe. Cuando escuchamos el veredicto médico que nos confirma la muerte debido al avanzado estado del cáncer, que mina la propia existencia o la de un ser querido, entonces aparece la ilusión poderosa de la esperanza de que un milagro nos vaya a salvar.

Lo mismo le sucede al estudiante incauto que cree que al final del periodo académico, después de haber mal gastado su tiempo, un evento providencial desde la fe, producirá un cambio mágico en sus notas finales.

También conozco las historias de personas que hasta el último momento esperan que cambie el desenlace fatal de una situación que contra todo pronóstico, puede que no se de.

Yo creo que hay esperanzas de esperanzas. Que es más fácil creer que algo se va a dar, cuando las condiciones y las circunstancias y las lógicas aumentan las probabilidades de que suceda. Entonces cuando todo está en nuestra contra y en contra de la lógica, cuando ya no hay nada que hacer… aparece el milagro como la contradicción de la lógica misma. Y esa contradicción es la que esperan algunos, con esperanza.

Yo creo en la esperanza como una forma de alimentarme la ilusión. Y creo que vivo de ilusiones, porque sino, el ahorro, la previsión, la compra de una casa o la inversión en la educación de los hijos, no tendría sentido.

Al fin y al cabo sólo es posible vivir, cuando me levanto todos los días con la ilusión, la fe y la esperanza de que algo bueno está por ocurrir. Yo creo que esa es la diferencia entre los optimistas y los pesimistas.

Y creo que la muerte, con todos los sentidos que ella tiene, en vez de matarme la ilusión, me alimenta la esperanza de que hay algo más allá. Es decir que no muere la esperanza, ni la fe, sino que cambia la realidad.

¿Qué sentido tiene vivir?

Yo creo que la intensidad del deseo es proporcional a la claridad de la meta. Es decir, cuando desde el fondo del corazón deseamos algo y tenemos claro lo que queremos, vamos creando oportunidades para lograr nuestros objetivos.

Sin embargo la cosa no es tan sencilla. No basta con desear; se necesita trabajar, intensa, amorosa y creativamente por lo que queremos.  Las cosas no “caen” del cielo si no se ha construido el respetivo merecimiento. Si no se ha sembrado la semilla adecuada para el crecimiento de nuestros sueños.

Yo creo en los sueños. Creo en el poder de los sueños. Creo que la vida tiene sentido cuando nos proponemos metas e ilusiones. Cuando hemos visualizado nuestro objetivo y lo creemos real. Cuando desde la fe nos anticipamos y declaramos que ya existe, que ya es.

Creo en el campo de todas las posibilidades.  Creo que la palabra decreta y creo que el pensamiento es poderoso cuando se proyecta no solo desde la creatividad, sino en la materialización de consecuencias concretas; pues creo que la palabra tiene poder cuando se convierte en acción.

Este es el motivo, el para qué, el sentido que mueve mi vida. Si no, de lo contrario, levantarme cada mañana sería una experiencia vacía, pues ¿para qué un nuevo día?

Creo que siempre hay un nuevo amanecer; creo en la esperanza de una puerta que se abre; en la posibilidad de una mano que se tiende cuando la necesitamos. Y principalmente creo que teniendo metas, cada día se llena de motivos para vivir.