Renacer, celebrar y agradecer.

Juan Carlos Posada Mejía Isla Saona  Mano JuanYo creo que esta semana fui plenamente consciente del hecho de estar vivo.

Exactamente por esta época hace un año, comenzaron a preocuparme los síntomas de lo que aún no sabía, era un linfoma.

Diciembre se convirtió en un mes plagado de angustia e incertidumbre, pues todos los que me conocían y observaban la lesión en mi cuello, decían con tono de preocupación que era importante hacerme valorar por un médico especialista.

Recuerdo que había programado con mi esposa unas vacaciones en la playa, las que luego del diagnóstico certificado, tuve que “postergar” frente a la duda que ofrecía el futuro.

Entonces la nostalgia por la vida se hizo más poderosa, aunque la esperanza de sobrevivir siempre estuvo presente soñando con celebrar, en algún momento, frente al mar.

Casi un año después, pasada la quimioterapia y la radioterapia, los médicos especialistas, me dieron de alta, sumando a mi felicidad el permiso de recibir sol, por supuesto, siguiendo los protocolos y los cuidados pertinentes.

Sin pensarlo dos veces compré un paquete turístico para estar en contacto con el mar y durante cinco días disfrutar de la magnificencia de la vida inconsciente, representada en el océano.

Juan Carlos Posada Mejía Republica Dominicana (2)El mar caribe tiene la magia y el encanto de los siete tonos aguamarina. Así como la inmensidad de lo profundo, como es el misterio de la vida y de la muerte.

Pasé varias horas frente a él y fui consciente de que estaba vivo, aunque debo reconocerlo parecía un sueño, porque no sabía si me encontraba en el paraíso terrenal o celestial y porque llegué a confundirme por tanta dicha acumulada.

En compañía de mi esposa, dimos gracias a la vida. Al mismo tiempo que disfrutamos de cada instante como si fuera la última vez.

Tanto en el amanecer o como en su atardecer el mar representa el enigma de la resurrección. 

Al mismo tiempo, el mar permite cargar energías y sobre todo limpiar el alma de las impurezas de la mente.

Estoy feliz y agradecido porque fue un año de múltiples aprendizajes y sobre todo de valoración. En virtud de que sólo comencé a dimensionar lo que “tenía”, cuando lo vi amenazado por su posible desaparición.

Lo más significativo de este viaje de vacaciones, fue el reencuentro conmigo mismo y con el sagrado arte de vivir. Y con la certeza de la muerte, con la que he pactado una tregua, mientras termino todos los encargos pendientes.

En este paso temporal, en tanto tramito las tareas y asuntos por resolver, y siga vivo en esta vibración, yo creo que será buen momento para renacer, celebrar y agradecer… los regalos de la vida.

 

¿Qué sigue?

pexels-photo-7125530Yo creo que el horizonte se despeja cuando tengo la esperanza de un nuevo amanecer.

Sin embargo, confieso que por estos días me he sentido extraño, porque al terminar la radioterapia, experimento una sensación de vacío.

Me pregunto: ¿Qué sigue?

Entiendo que no soy el típico paciente al que le dan de alta y se va tranquilo para la casa. Mi situación requiere visitas médicas periódicas y permanentes para hacerle seguimiento al linfoma. Entonces me cubre la sombra del asunto sin cerrar.

De todas maneras, la vida en sí misma es un gran asunto pendiente.

Por ejemplo, al planear las vacaciones, como ocurrió el año pasado, en ese momento la alegría y la motivación por el viaje ocupaban la mayor parte de mi pensamiento optimista. Con la extraña certeza de que se iban a cumplir. Ahora el sólo hecho de pensar en los preparativos me hace tomar conciencia de que es un proceso condicional, porque es probable que los planes cambien, por multiplicidad de factores.

Descubro que estar consciente no es del todo agradable. Como tampoco lo es ahora la ingenuidad.

Todo en este universo para mi tiene el toque poderoso del destino y me resisto a la idea de que no lo pueda anticipar.

Sin embargo, tener conciencia de la finitud también trae sus ventajas. Hace que apure el paso en ciertos procesos y disminuya el afán en otros.

Cada amanecer doy gracias a la vida por la vida. Y me dispongo juiciosamente a degustar un nuevo instante de existencia. Todo ahora tiene un sabor distinto. Y se me presenta como una oportunidad única e irrepetible.

pexels-photo-4350288El café de la mañana, lo disfruto con un placer diferente, más profundo, más iluminado, porque me permite dibujar una sonrisa epistemológica en mi rostro de niño grande, frente a la incertidumbre que trae este nuevo día.

Me sorprende el proceso mismo de estar vivo, para luego preguntarme: ¿Qué sigue?

Por ahora sólo tengo la magia del momento presente, adobada con la presencia maravillosa de mis seres queridos y la oportunidad exquisita de hacer lo que me place.

Cuando pienso en mañana… aparece el pensamiento sensato de que podría no suceder. Por lo tanto, me aferro a la vivencia cotidiana del día a día. Y entonces me canto y me celebro como diría Walt Whitman.

Y frente a la pregunta: ¿Qué sigue? Me asalta la angustia del alumno cuestionado que espera salir ileso de la prueba.

Yo creo que pensar en mañana, es posible cuando se trabaja en el presente con la esperanza de un futuro para otros, como el abuelo que siembra muchos árboles, para que los disfruten sus nietos, porque sabe que es la manera de vivir…para siempre.

Saber esperar.

pexels-photo-7252582Yo creo que saber esperar lo he venido aprendiendo desde que estaba niño.

Debo reconocer que mi padre fue mi primer maestro de la paciencia, hasta el último día de su vida. Recuerdo una vez, cuando me pidió que lo acompañara a visitar un cliente que le tenía un regalo.

En esa época era común que se recibieran anchetas de navidad como parte de un ritual de fortalecimiento de la relación comercial. Llegamos a las nueve de la mañana a una oficina elegante y espaciosa. Nos acomodaron en la sala de espera. Enfrente estaba “nuestra” ancheta marcada con todos los detalles. Le dije a mi padre: – listo, esta es, vámonos-. A lo que él me respondió. -debemos esperar a que el dueño de la oficina salga, nos salude, luego nos invite adentro, nos ofrezca algo para tomar, para más tarde conversar y finalmente agradecerle la gentileza de su regalo-.

La visita social se tomó un tiempo eterno para mí, pues se alargó hasta la invitación a almorzar y como era un niño antojado no veía la hora de llegar a mi casa para poder disfrutar los productos del regalo. Sin embargo, ese día comprendí la importancia de esperar.

Aquí en el presente, este año en curso, particularmente, por mi tratamiento de quimio y radioterapia, ha representado muchos más aprendizajes, si lo comparo con los adquiridos en los años anteriores.

Por ejemplo, aprendí a ser paciente, en el sentido literal. Ahora comprendo el significado profundo de esta palabra. Antes no entendía por qué los médicos veían “pacientes”, tal vez porque en su momento los asociaba con “personas enfermas”. hoy sé que se refiere a quien espera con paciencia que su condición cambie.

pexels-photo-3943882Esto me permite conectarlo con otro aprendizaje: el de aceptar la incertidumbre.

Nada más poderoso para activar la ansiedad que el desconocimiento de lo que está por venir y la imaginación catastrófica que acompaña el pensamiento fatal. Pues no tener certeza, es una prueba poderosa para quienes como yo deseamos el control del destino.

Lo sucedido hasta ahora me ha permitido el cultivo de la paciencia, dado que el mismo proceso por el que he venido atravesando me ha obligado a dedicarme tiempo. Sería una torpeza no aprovecharlo para meditar y descansar mientras espero.

Reconozco que tengo afán de seguir vivo, aunque sé que en el sagrado arte de vivir todo tiene su momento.

La vida me enseña que algunos procesos no deben apresurarse. Aceptar la realidad me dice que cada evento toma su tiempo. Por lo tanto, debo concederle el espacio necesario para que se produzca.

Yo creo que saber esperar es obligatorio mientras aquieto mi mente, para ganar armonía.

Despierto, luego estoy vivo.

pexels-photo-3025562Yo creo que cada vez que despierto, agradezco estar vivo y al mismo tiempo le dejo todo al misterio de la incertidumbre, pues desconozco qué me trae cada amanecer.

Hoy cumplo una semana de haber comenzado la radioterapia.

El primer día estuvo rodeado de mucho temor en virtud de las preguntas del novato.

Todo es nuevo y desconocido. La ubicación de la clínica, el parqueadero, los pasillos para llegar al instituto de cancerología, la unidad de radiología, los enfermeros y asistentes, la sala de espera y principalmente los pacientes.

Antes de sentarme, doy un vistazo curioso a mi alrededor. El horizonte es variopinto. Pacientes de todo tipo y sus acompañantes… todos ellos con una historia impresionante y sobre todo con el motivo de consulta y tratamiento visibles.

Honestamente lo confieso, el panorama es dantesco. Digno de una película de zombis o por qué no, el mejor lugar de inspiración para los expertos en efectos especiales y maquillaje.

Los vestigios de lo que fue un tumor, o la presencia innegable del mismo, campean mostrando el poder del cáncer.

El sitio no es agradable y el silencio hace que la espera sea infinita. Afortunadamente me acompaña mi esposa y aprovechamos para continuar una conversación doméstica, mientras espero que la voz amplificada de la auxiliar de enfermería diga mi nombre.

Finalmente lo escucho y me lleno de valor para enfrentar lo desconocido. Al mismo tiempo llaman a otro paciente. Vamos caminando rápido por un corredor eterno similar al de los laberintos de los aeropuertos rumbo a la taquilla de inmigración.

Uno de los técnicos en radiología me dice que espere en un pequeño cubículo y me alcanza unas prendas quirúrgicas desechables.

El miedo, me vuelve solidario y busco conversación. El otro paciente responde a mi llamado de auxilio y comenzamos un diálogo frente a la misma pregunta. – ¿y a usted porque le van a hacer radioterapia? -Tengo un tumor en el cuello que no han querido operar y esperan que disminuya de tamaño para poderlo intervenir, me responde-.

pexels-photo-556666Al escucharlo, me sentí despierto por lo tanto vivo. Pues con el otro paciente descubrí que en mi caso estoy mejor, luego del combate que he sostenido. Mis heridas de guerra son menores en comparación con el cuadro que dejé en la sala de espera.

Estoy agradecido con la vida y sus circunstancias. Todo a conspirado a mi favor, pero sé que tiene un precio. Nada es gratuito o al azar porque en el fondo tiene un propósito y es lo que debo descubrir para ser consecuente con el Universo.

Confío en que esto que está pasando, pasará, porque es bueno que pase…pues al fin y al cabo pasará. “…Porque todo pasa y nada queda, porque lo nuestro es pasar…”, como decía el poeta Antonio Machado.

Mientras vivo la experiencia de la radioterapia, en estos primeros días, sin dolor y sin molestia, espero con paciencia lo que está por venir, con la única certeza de que lo que estoy viviendo tiene mucho de enseñanza para mí.

Gracias por la esperanza.

pexels-photo-5207015Yo creo que la enfermedad debe transitarse para aprender de ella.

Luego de reconocerme enfermo, he sido testigo de la evolución a todo nivel que ha ocurrido en mi existencia. El choque emocional, la transformación física, y sobre todo los fantasmas que rondan el pensamiento, relacionados con los cambios familiares, económicos y profesionales, me han hecho asumir la vida de otra manera.

Realmente el miedo y el dolor no han sido mis compañeros en este trance, pero si la sensación de finitud.

Desde el diagnóstico del linfoma, muchas cosas que creía importantes ahora han perdido su valor, para darle paso a lo verdaderamente fundamental como disfrutar y vivir intensamente aquí y ahora soltando los lastres del pasado sin jugar a hipotetizar el futuro.

Esta semana por primera vez, visité al médico encargado de coordinar el proceso de radioterapia. Me sentí como el niño que deja su casa para entrar en contacto con un mundo novedoso. Si bien es cierto ya había pasado lo más grave de mi tratamiento, ahora me enfrentaba a un ambiente completamente nuevo y retador. Salir del lugar donde ya era reconocido por mi valentía, para llegar a un instituto de cancerología mucho más grande, donde soy uno más, de los muchos pacientes oncológicos que diariamente son atendidos allí.

De todas maneras, mi capacidad de adaptación nuevamente se pone a prueba.

Sentado en la sala de espera que semeja la de un aeropuerto local, se acerca un paciente, que me reconoce, aunque yo no a él y con una enorme sonrisa me dice: -gracias por la esperanza. Gracias por sus escritos y videos que me han dado la posibilidad de vivir, y me han devuelto la fe en el tratamiento y sobre todo las ganas de vivir-.

Me llené de alegría al escuchar sus palabras de agradecimiento y se me ocurrió decirle que llevar un cáncer o un linfoma, no significaba una sentencia de muerte inmediata, ni mucho menos una incapacidad perpetua para seguir la vida, aunque, al menos a mí, me ha permitido la clarividencia necesaria para tomar conciencia de cómo quiero vivir de hoy en adelante y, sobre todo, el entendimiento de la fragilidad del cuerpo si no lo cuido adecuadamente.

A todo el que me lo pregunta y está atravesando por circunstancias similares, le recomiendo que se haga el tratamiento oncológico, aunque en mi caso ambas posibilidades tenían pronóstico mortal.

Ahora con más fuerza me pregunto qué es vivir, pues al fin y al cabo ya tengo más resuelto el proceso de morir.

Y sigo consultando al Universo, cuál es mi destino. Porque si mis días estaban llenos de certidumbre por la posibilidad de morir, ahora la incertidumbre se incrementa, porque la amenaza sigue viva, aunque ahora, ya no necesariamente por el linfoma.

Para morir necesito estar vivo. Y he decidido vivir intensamente, porque si la vida se da en un tiempo limitado, es el momento de aprovecharlo todo y cumplir con los sagrados encargos del arte de vivir.

Tengo claro que este episodio de mi vida debe servir para mi aprendizaje, y el de aquellos que deseen aprender de él, como ese paciente agradecido por la esperanza.

¿En verdad se acabó este año?

pexels-photo-103123Yo creo que, a pesar del significado del fin del año, este no es indicador del final de mis conflictos, problemas e incertidumbres. Todo lo contrario, representa la continuación indefinida de los mismos, eso sí, en una nueva vigencia.

Cuentan que una vez La Peste se dirigía a Damasco. Cuando pasaba a toda marcha junto a la tienda del jefe de una caravana en el desierto, este le preguntó: ¿Señora Peste, adónde vas con tanto afán? -A Damasco respondió, pienso cobrarme un millar de vidas-.

De regreso de Damasco, pasó nuevamente junto a la caravana. El jefe inquieto por el resultado de la gestión que había hecho entonces aprovechó para preguntarle: Oye Peste … ¿Cómo te fue? – ¡Me enteré de que te has cobrado cincuenta mil vidas, no el millar que habías dicho! -No, respondió la Peste. -yo sola he cobrado mil vidas. El resto se las ha llevado el Miedo-.

Para nadie es un secreto, ni algo nuevo, que el 2020 se caracterizó por ser un año atípico en todos los sentidos; sin embargo, en mi caso, representó muchos aprendizajes, enseñanzas y cambios importantes dentro del proyecto de vida.

Realmente el más significativo de ellos, fue en relación con la magia del desapego, al entender cómo puedo llevar a un último plano todo lo relacionado con la tenencia de riquezas materiales y ubicar en lugar protagónico a la salud, como beneficio supremo.

Al fin y al cabo, de que vale tener capacidad adquisitiva si no hay salud para poder disfrutarla. Para qué sirve todo el poder del mundo, si el covid-19 cobra vidas sin distingo de clase, sexo o edad.

Tomé conciencia de la parca, de una manera distinta. Pues, sé que voy a morir y además la entiendo como algo inexorable, entonces confirmé que no estaba preparado para esta realidad, ahora vestida de pandemia.

De otro lado el miedo se hizo omnipresente. En todos los rincones del universo, su fantasma alimentado por los mensajes fatalistas y apocalípticos rondaba perturbando la calma y la tranquilidad de aquellos que deseaban la compañía de sus seres queridos, para dar y recibir amor y la de los clientes, para sostener la economía.

El miedo fue en definitiva el principal actor del 2020. Miedo a perder la vida, los ingresos económicos, la libertad y sobre todo miedo a soltar lo anterior, para adaptarse a la nueva realidad.

Este año que comienza, no traerá en definitiva nada nuevo. Continuará la incertidumbre y la expectativa frente a la vida y la muerte, para quienes de manera fatalista lean los signos de los tiempos y de otro lado, hará crecer la fe y la esperanza de quienes se aferren a su creencia de que esto pronto cambiará y todo volverá a la normalidad.

Por mi lado me queda la esperanza de que cada día traerá su afán y que tendré las herramientas necesarias para enfrentar lo que está por venir de manera efectiva y asertiva, si soy capaz de ver la oportunidad en medio de la crisis.

Yo creo que, esta primera etapa de la pandemia si terminó. Ahora lo que viene es un segundo tiempo marcado por la vacunación.

Como nada es al azar y todo lo que sucede tiene que suceder… lo importante es confiar en que lo que pasa, tiene que pasar, porque es bueno que pase, pues al fin y al cabo pasará… y si pasa, ha sido para que saque algo bueno para mi aprendizaje, y mi crecimiento como persona, para ir construyendo, día a día, el sagrado arte de vivir, desde la manera proactiva como vaya resolviendo cada crisis.

123