¿Por qué es tan difícil dejar ser?

pexels-photo-3585812Yo creo que amar es un arte que nace del desapego y de la libertad personal que deja ser.

Viene a mi memoria la historia del amado que llega a la casa de la amada y toca su puerta. La voz de su amada se escucha desde adentro preguntando: - ¿Quién es? El amado desde afuera responde: - ¡Soy Yo! Pero la amada, luego de un prolongado silencio le dice: – ¡No estoy!

Entonces el amado insiste con su demanda de amor…exclamando: – ¡Pero si te dije que soy yo! A lo que ella replica: – ¡No estoy!

Así que el amado, tomando conciencia del amor de ágape, cambia su discurso, ahora iluminado, sin miedo y sin angustia por el abandono. Toca nuevamente la puerta de su amada y ella insiste en su pregunta: – ¿Quién es? -. A lo que el amado muy sereno y tranquilo, manifiesta: ¡Soy tu! Entonces la amada abriendo la puerta, con una hermosa sonrisa por el encuentro, le dice: -Ven sigue, ¡te estaba esperando!

Para comprender qué es lo que hace tan difícil el arte de amar, tendría que remontarme a los diferentes tipos de amor. Porque hay un amor erótico que se ocupa de satisfacer los placeres que reclama el cuerpo. Otro más filial y comprometido que protege el vínculo familiar, el nexo entre los amigos y la permanencia de la pareja y finalmente el de ágape que desde su desinterés deja ser y permite la libertad personal, para el crecimiento que cada uno necesita, y así sentirse realizado en metas y procesos donde se requiere estar desapegado.

pexels-photo-1024984Como el amor erótico tiene que ver con la sexualidad y el placer derivado de su práctica, es completamente egoísta y posesivo.

Mientras que el amor filial en su búsqueda por cuidar el vínculo facilita estrategias protectoras para conservar la unidad y el apego de los amigos y la familia.

Entonces me queda el amor de ágape que, desde la solidaridad, el apoyo, y la ayuda desinteresada, permite el espacio y el tiempo necesarios para crecer espiritual, y existencialmente.

De otro lado, Fritz Perls, el terapeuta gestáltico, con frecuencia repetía estas expresiones: “Yo soy yo y tú eres tú. Yo hago mis cosas y tú haces las tuyas. Yo no vine a este mundo para vivir de acuerdo con tus expectativas y tú tampoco viniste a este mundo para vivir de acuerdo con las mías. Si nos encontramos y nos permitimos hacer contacto, será hermoso… sino que le vamos a hacer”.

Todo esto significa que el otro necesita una independencia y una vivencia de sí mismo, para poder desde su individualidad, reconocer la individualidad de su pareja.

Porque si puedo comprender y aceptar la diferencia del otro, es porque previamente he reconocido y comprendido mi mismidad, y sólo así puedo contactar con su otredad.

Amar implica proponer, antes que imponer, para que el otro tenga la libertad para elegir y decidir si acepta o no la propuesta.

Es muy frecuente que camine por el mundo sintiendo, como decía Jacques Lacan que: “l’autre n’existe pas”, el otro no existe.

pexels-photo-1024975Porque desde mi egoísmo, desde mí “mismidad” estoy tratando de buscar lo que no veo en mí mismo, para verlo proyectado en el otro, como mirando un espejo. Tanto así, que en cada frase que digo en la relación de pareja, aparece el pronombre de complemento indirecto de la primera persona del singular: me. Porque no me dijiste, porque no me llamaste o en expresiones como abrázame, cuéntame, invítame, dime, acompáñame.

Yo creo que, en el difícil arte de amar, el secreto está en permitir al otro… ser, desde su originalidad y darme permiso de ser yo mismo, desde mi individualidad, con el compromiso de leer las mutuas necesidades desde la responsabilidad para ofrecer apoyo, acompañamiento y ternura cómplice, en el campo de todas las posibilidades de la pareja.

Acompañ…arte

trail-2889465_960_720

Yo creo que la pareja tiene sentido como esa persona que he elegido para acompañarla y que me acompañe en el camino de la vida, el resto de mi existencia. Sin embargo, no es fácil acompañar. 

Continuar leyendo

Escapar…me aleja de mí.

directory-1495843_960_720Yo creo que vivimos escapando de la realidad. Entonces inventamos una gran cantidad de estrategias para la defensa. Con frecuencia nos decimos mentiras para evitar dicha confrontación en nuestro interior y así, nos escondemos en la superficialidad que ofrece el mundo de hoy, con el licor, las sustancias psico-activas y tranquilizantes, la comida, los lujos, el sexo, el placer por el placer, como si fueran anestésicos, para pretender que nada pasa, ni dentro ni fuera de nosotros mismos.
Salir huyendo es relativamente fácil, lo difícil es reconocer que a donde quiera que vayamos, la sombra nos persigue, porque ella existe, precisamente, debido a que no hemos resuelto asuntos pendientes que requieren cierre.
Los asuntos sin cerrar, a nivel emocional, se agolpan, debido a que somos procrastinadores de los temas psicológicos, y dejamos para más tarde lo que debe resolverse en el ahora. Y ese auto-engaño nos impide percibir la realidad tal como es, pues preferimos verla desde una óptica amañada y tendenciosa.
Elaborar un duelo, terminar una relación inadecuada, iniciar un proceso de cambio, aceptar el envejecimiento, propiciar un diálogo liberador con aquel miembro de la familia a quien no le dirigimos la palabra desde hace tiempo, para abrirnos al perdón, comenzar una terapia médica o psicológica, cambiar hábitos alimenticios, dejar un vicio, son algunos de los ejemplos más clásicos de asuntos pendientes de los cuales escapamos, sin éxito, pues el Universo se encarga de recordarnos permanentemente, nuestra obligación con nosotros mismos.
¿Si no es ahora…cuándo? Es la pregunta fundamental a la hora de iniciar la marcha hacia nosotros mismos, en vez de seguir en dirección contraria, en una huida imposible.
Yo creo que escapar me aleja de mí, y evita ese contacto obligatorio con mi mismidad, que es en definitiva el único camino para exorcizar el temor de establecer contacto íntimo conmigo.
Creo que cuando me confronto, me libero, pues confirmo que el camino no es para afuera, sino para adentro de mí mismo.

¿Qué tan importante es el otro?

Yo creo que, ya como espejo o como ser de carne y hueso, el otro me confronta y le da sentido a mi mismidad.

En esta línea, la realidad de la presencia del otro, me invita a encontrar mi propio ser en función del nexo que tengo con mi semejante.

Y gracias a esta presencia, el yo busca su identidad, al diferenciarse de quien a su vez oficia como espejo: el otro.

En la relación de pareja, cada quien aporta su historia y recorrido personal. En palabras de Fritz Perls, uno de los padres de la Terapia Gestáltica, cuando sostiene que: “…Yo soy yo, tu eres tu. Yo hago mis cosas y tú las tuyas” se refiere a la importancia de la diferencia de cada quien… en cuanto al pensar, actuar, sentir o desear se refiere. El otro, al ser distinto, se convierte, a manera de contraste, en mi otra polaridad. Y para algunos esa sombra de mi “otro yo”, como diria Jung, genera miedo y evitación.

Continua Fritz Perls diciendo: “…si nos encontramos, qué hermoso, sino, que la vamos a hacer”; aquí subraya, la inevitable lucha, de algunas parejas, cuando pretendemos obligar al otro a pensar, actuar, sentir o desear semejante a nosotros. Pues la queja más frecuente es: no piensa como yo, no quiere como yo, no desea como yo”.

El otro es diferente y su presencia, actúa como espejo, ya que al final, la rueda de la vida o samsara, nos recuerda que la relación de pareja, es una excelente oportunidad para conocer y reconocer quienes somos; pues lo importante no es el otro, sino quien soy yo, cuando estoy en relación con otro.