Lo que hago…mientras muero.

beach-2179624__340Yo creo que pensar en la propia muerte causa miedo, por la incertidumbre que produce responder a las preguntas: - ¿cómo voy a morir? -. ¿cuándo? ,- ¿adónde voy? -.

Cuando duermo…vivo una muerte parcial. Todo se apaga…bueno, la mente sigue funcionando, más allá de lo que yo quisiera y se manifiesta en forma de sueños o pesadillas.

Y cuando despierto, es común que, en medio del silencio de mis reflexiones más profundas, me transporte a un mundo imaginario, ideal, tranquilo y relajado, al que llamo mi santuario, para encontrarme con mis temores, entre ellos el de morir, como dice la canción…” sin haber hecho lo suficiente”.

Frente a mí, está el mar, representación magnífica de lo inconsciente. Me encuentro sentado mirando el horizonte, las olas vienen y van, la brisa juega con las caprichosas palmeras, que han crecido con una inclinación característica. Algunos cangrejos luchan contra la corriente y el sol se oculta majestuoso, en un ritual de despedida, como en este atardecer.

Yo también estoy atardeciendo. Me pregunto, como todos los días, - ¿qué voy a hacer hoy, mientras muero? -.

Desde que soy consciente de mi obligatoria muerte, pues al fin y al cabo, cada día que pasa, estoy más muerto que ayer, buscar la respuesta, me ha sostenido durante muchos años, dado que me hago la misma pregunta cada mañana.

Desde esta silla de playa, observo cuidadosamente la clase de vida que he llevado, mientras los alcatraces pescan para sobrevivir.

Entonces recuerdo los instantes más felices de mi vida, hasta ahora, así como también los momentos tristes de mi existencia.

Sin embargo, la evocación de aquellos sucesos que me causaron dolor y aflicción, ya no tienen sabor amargo, como en su momento.

También repaso algunas de las decisiones importantes que he tomado. Teniendo claro que vivir representa un permanente riesgo, que obliga a desarrollar la habilidad de tomar decisiones. Pues el sagrado arte de vivir no es otra cosa que el tiempo que me toma el aprendizaje de la consecuencia de la decisión.

Ahora, desfilan por mi mente, aquellas personas que han tenido especial importancia en mí existencia. Sus rostros, algunos ya borrosos por el paso de los años, tienen la magia y el poder de reconciliarme con la vida, y recordarme lo importante que es desarrollar relaciones profundas y significativas con otros seres humanos.

Respiro profundo, y me lleno de energía gracias a la talasoterapia. Me zambullo nuevamente en el mar, de la paz interior, y nado confiado y soñando con la esperanza de un nuevo día con vida, porque yo creo que, tengo muchas cosas por hacer…mientras muero.

Porque siempre hay un amanecer

sunrise-landscape-1209638_960_720Yo creo que cada amanecer trae una esperanza. Y la promesa de un nuevo día aparece ante mis ojos como la oportunidad que estaba esperando para volver a comenzar. Lo que fue…ya pasó. Al dejarlo en el pasado, aprendo todas sus lecciones para encaminarme en la motivación de lo que está por venir. Y es en ese porvenir donde se encuentra la ilusión de la recompensa, fruto del trabajo hecho ahora.
Con el presente hago mi futuro. Con el trabajo de hoy siembro la semilla del futuro. Cada amanecer es el regalo del Universo, por eso se llama presente, y está ahí para vivirlo, aquí y ahora, entonces mi actitud es la clave. De ella depende la manera como enfrento el día. Con el cambio de actitud me abro al campo de todas las posibilidades, y puedo visualizar lo que deseo, con la alegría del logro.
Así muy temprano en la mañana, agradezco a la vida esta nueva oportunidad. La frescura de la madrugada, me permite sentirme renacido. Entonces en la meditación, me lleno de la energía necesaria para iniciar nuevamente el milagro de la vida. Me perdono y perdono. Sano cualquier recuerdo que me ancla al pasado y me libero de la atadura de la culpa. Para luego proponerme la alegría como escudo, la esperanza como herramienta y la sabiduría como la manera de encaminar mis pasos hacia el desafío de un nuevo día; como un lienzo en blanco para escribir en él las páginas de mi historia, donde me rehago, me reinvento, me transformo, evoluciono.
Yo creo que mi actitud al levantarme, es fundamental para agradecer a la Existencia, mi existencia. Y para confirmar que la presencia del otro, es decisiva en mi camino de auto-conocimiento y que al terminar la jornada, al momento de la muerte parcial que es dormir…en mis sueños, descanso tranquilo, con la idea de que para mí y para todos, siempre hay un amanecer.