Donde menos se espera…

Yo creo que nuestra percepción falla cuando nos dejamos llevar por una primera impresión. “Donde menos se espera salta la liebre”… decían con frecuencia nuestros ancestros y esta expresión popular, cada día tiene más vigencia, cuando se trata de emitir un juicio o una opinión sobre alguien.

Lo maravilloso de un ser humano es su humanidad. Y esta merece todo nuestro respeto en relación con su persona y más aún cuando a primera vista o por comentarios, formamos un concepto a priori de las personas.

Este es el caso de Susan Boyle y el famoso concurso cazatalentos ingles: ¡Cero y van dos!