Cuando el cuerpo expresa lo que la boca calla.

smile-122705_960_720
Yo creo que las enfermedades representadas en el cuerpo tienen componentes emocionales, definitivamente psicológicos, que deben ser develados. Continuar leyendo

¿Cleptómano o ladrón?

Yo creo que algunos padres y profesores se encuentran preocupados por las conductas de robo o hurto en casa y en los salores de clase y creo además que confundimos al ladrón con el cleptómano y es bueno aproximarse a las diferencias entre ambos.

La cleptomanía, aún es un misterio para los especialistas de la salud mental y la conducta. Los estudios más recientes como el que a continuación publica Reuters Health, indican que puede haber un parecido o similitud con algunos de los elementos asociados con las conductas de corte obsesivo-compulsivo. Esto quiere decir que más allá de “querer llamar la atención” o simbólicamente retener un objeto de amor representado en un objeto pequeño, podemos sospechar una conducta mentalmente conducida por otros factores.

A diferencia del ladrón, quien obtiene beneficio económico de lo hurtado, el cleptómano obtiene placer simbólico al poseer ciertas piezas que parecen más de colección personal.  

El artículo en mención es una tradución del inglés con fecha miércoles 15 de abril de 2009 y tiene origen en Nueva York, (Reuters Health) y dice:

La naltrexona, una medicación que se usa generalmente para tratar el alcoholismo y la drogadicción, reduce también el deseo de robar y las conductas asociadas en los cleptómanos, indicaron los resultados de un estudio publicado en Biological Psychiatry. “La cleptomanía compartiría muchas (…) similitudes con trastornos por abuso de drogas: deseo intenso de consumo, tolerancias, abstinencia, intentos reiterados y sin éxito de reducir o dejar de consumir y alteraciones del funcionamiento general”, destacó el equipo del doctor Jon E. Grant, de la Escuela de Medicina de la University of Minnesota.

La naltrexona pertenece a una clase de fármacos llamada antagonistas opioides, que entre otras funciones, reduce “la excitación y el deseo intenso asociado con el robo”. Durante ocho semanas, el equipo examinó la efectividad y la tolerabilidad de la naltrexona en 25 adultos con cleptomanía, que al azar recibieron naltrexona o placebo. Completaron el estudio 23 personas.

El equipo observó una reducción significativamente mayor de las características obsesivo-compulsivas asociadas con la cleptomanía en los pacientes tratados con naltrexona que en el grupo de control. La dosis promedio efectiva fue de 116,7 miligramos diarios.

A diferencia de los pacientes tratados con placebo, los que tomaron naltrexona lograron una reducción significativamente mayor de los síntomas y la gravedad de la cleptomanía. El grupo de tratamiento activo también logró una mayor respuesta en la evaluación del funcionamiento psicológico y una mayor reducción de la depresión y la ansiedad.

La mayoría de los efectos adversos fueron leves a moderados y ocurrieron en la primera semana de tratamiento.

Para el equipo, la efectividad de la naltrexona en este estudio respalda la hipótesis de que la manipulación farmacológica del sistema opiáceo en el cerebro podría reducir los síntomas primarios de la cleptomanía.

FUENTE: Biological Psychiatry, 1 de abril del 2009 Reuters Health

Queda sobre el tapete la discusiòn en torno a cómo diferenciar en el salón de clase y en casa, a un ladrón de un cleptómano y si se trata de un problema neurobiológico o además tiene componentes sociales, económicos, culturales y emocionales tratando de compensar vacíos psicológicos o estamos frente a una problemática generada por las competencias por tener y aparentar.