Los regalos del universo

hand-3319720_960_720
Yo creo que el universo me regala sus dones, pero a veces no estoy preparado para verlos.

Recuerdo que mi vida ha estado llena de regalos de felicidad, como la vez que me encontraba en la casa de mi mamá, un domingo, en una reunión familiar. En esa época, ella vivía en un segundo piso, pues siempre adoró la idea de tener un balcón para sentarse allí, y sentir la frescura del aire y de esta forma tener la sensación de libertad y de poder, al mirar a las personas, sin ser observada. Continuar leyendo

¿ Va el Niño-Dios de compras?

christmas-2979751__340Yo creo que el Niño Jesús no va de compras a los centros comerciales.  Estoy seguro que son los papás y las mamás quienes sí lo hacen.

Desde hace muchos años, conozco la controversia surgida en torno a la pregunta de si es conveniente o no, ilusionar a los pequeños con el regalo del Niño Jesús. Más allá de la pérdida de fe, que genera la desilusión posterior al descubrir la verdad; lo más grave creo, es asociar el nacimiento de El Hijo de Dios, con regalos materiales.

Para quienes creemos en los regalos de la espiritualidad, es suficiente con sentir la presencia del amor encarnado, naciendo en el corazón de cada uno de nosotros.

El Dios Niño, no sabe de marcas de bicicletas, ni distingue cual es la muñeca que lo puede hacer todo… y curiosamente sí conoce muy bien, la talla de los uniformes del año entrante y tiene una letra muy parecida a la de mi papá o a la de mi mamá.

El Niño Jesús que yo conocí era muy injusto…pues, frente a la promesa que vendría con un regalo si me portaba bien, éste nunca llegaba con lo “pedido”, a pesar de mis buenas notas en el colegio. Y sí dotaba de excelentes obsequios, a mis familiares quienes habían perdido el año.  Era un Niño Jesús “clasista”, que permitía divertirse, a mis amigos de la “estratosfera”, con juguetes importados.

No me imagino al Niño Dios apurado el 24 de Diciembre, con una lista de regalos sin comprar.

Yo creo que a los niños en Navidad, les podemos enseñar a dar regalos y viandas deliciosas como un acto humano de generosidad propio de la época…

Yo creo en los aguinaldos que se dan sin compromiso, como una forma de compartir en este mes y creo en las compras navideñas para festejar y vivir en familia y con amigos.

Pero, no creo en un Niño Jesús que, en forma selectiva, obsequia a unos y despoja a otros.

Creo que la navidad es un tiempo de fiesta y reflexión, de amor y compartir, sin excesos y gastos innecesarios, para evitar que esta maravillosa época se asocie con depresión como en el síndrome del villancico.