¿Qué huella estoy dejando a mi paso por la vida?

beach-690125_960_720Yo creo que, a la hora de elaborar mi proyecto de vida, debo partir del tipo de huella que quiero dejar, cuando termine mi existencia.

Es decir, preguntarme con frecuencia ¿cuál es mi marca?, ¿qué me diferencia?, ¿cuál es el valor agregado que reciben quienes conviven conmigo en el planeta, en el hogar, en el grupo de amigos, en el sitio donde laboro?

Mi vida tiene sentido cuando puedo darle sentido a la vida de otros.

Yo creo que, además, la vida de pareja requiere de un magnífico servicio al cliente. Se parece mucho a la manera como marchan las buenas empresas, si no presto un buen servicio, pronto se buscan otro proveedor.

Así, al diseñar mi proyecto de vida laboral, mi objetivo personal está enfocado hacia el logro de un ambiente agradable, gratificante, y propicio para la productividad de todos; algo que se aplica perfectamente a la vida familiar.

Cuando laboro, es mi propósito cotidiano, destacarme por ser la persona que optimiza el tiempo, a partir del enfoque en la tarea, siendo responsable, con los materiales, los recursos y los indicadores propuestos.

Me caracterizo por entregar trabajos de calidad, que tienen mi marca, por lo tanto, genero confianza en mis jefes y en mi equipo de trabajo.

Logro altos niveles de eficiencia, porque no hago reprocesos, pues realizo las cosas bien desde el principio.

Como está en juego mi reputación, asumo las tareas como si fuera mi propia empresa, de esta forma evito que otros tengan que corregir lo que por un posible descuido he dejado de hacer.

El secreto está en que mi trabajo tenga valor para mí y para otros.

En materia de comunicación, también me pregunto: ¿Qué tan asertivo soy? Porque frente a las dudas, para salir de ellas, es importante preguntar y procurar entre todos mis compañeros de trabajo, las soluciones a las problemáticas que se presentan en los diferentes procesos empresariales; nunca creer que estoy solo en el proceso. Soy un convencido de que el mejoramiento continuo nace de la evaluación permanente y de la participación de todos.

Si comparo nuevamente con la familia, es importante hacer análisis grupales, entre todos los miembros, para intercambiar opiniones con miras a encontrar la mejor manera de hacer las cosas. Pues al fin y al cabo en la empresa tengo una familia extensa, con mis hermanos-compañeros y unos papás-jefes que van marcando el camino y el horizonte de la compañía.

En mi proyecto de vida, me hago otras preguntas trascendentales:

En la empresa donde presto mis servicios… ¿soy el primero en dar ejemplo, para crear la cultura de “cero errores”?

¿Qué tan ecológico y económico soy a la hora de evitar el desperdicio, en mi casa y en mi otra casa grande que se llama empresa?

Por lo tanto, mi meta es que mi trabajo aporte significativamente al cumplimiento de los objetivos e indicadores que traza la compañía y/o la familia.

Porque al final, el gran objetivo es ofrecer un producto y un servicio que logre la satisfacción de nuestros clientes internos y externos.

Yo creo que estoy tomando conciencia de que, así como soy en casa, soy en la empresa, porque al momento de seleccionarme, además de mis conocimientos y experiencias, contratan a la persona total que viene con aprendizajes de la casa, adecuados o inadecuados y que los aporta desde la convivencia. Por ejemplo, el servicio al cliente no se aprende en las capacitaciones, sino que viene de cuna, como otros valores fundamentales de la persona.

Nuevamente me pregunto: ¿Qué tipo de huella quiero dejar, mientras paso por la vida?

Amar lo que se hace

Yo creo que se nota la diferencia cuando se ama lo que se hace. Y digo esto porque es evidente en cada uno de los ciudadanos a quienes nos encontramos en la calle o en las oficinas públicas o privadas, en los restaurantes y en cada lugar donde se realice una profesión y oficio que implique servicio al cliente. Se percibe claramente quien ama lo que hace y quien ejecuta esa labor porque le toca o es su obligación.

Benditos aquellos que tienen la fortuna de realizar labores remuneradas o no, que les produce placer o bienestar. Algo así como que reciben paga por hacer lo que más les gusta.

Así mismo encontramos personas desarrollando actividades  por deber o bajo la presión de las circunstancias económicas u ocupacionales. Esas personas sufren y hacen sufrir a los demás por la manera como laboran.

El secreto está en disfrutar lo que se hace y sacarle el mejor provecho personal y profesional, aprendiendo cada día de la labor que se realiza y dando ejemplo y testimonio de vida realizada.

Pero aquellos que se quejan todo el día de su trabajo, critican a sus compañeros y la emprenden contra el jefe o el patrón, contagian y contaminan de pesimismo y derrota, cada espacio y grupo de personas con quienes tienen contacto.

Sentido de pertenencia con lo que se hace y con la empresa, que nos da la oportunidad de ganar un salario; ver en cada persona, el cliente que va a pagar el estudio y la alimentación de los hijos y permite el ahorro para el mañana, configura el estilo de vida de quien agradece la labor y la terapia ocupacional que hoy tiene.

Por humilde o sencilla que sea nuestra labor o por importante y destacada que sea, es importante agradecer…y sobre todo ver en el otro un cliente potencial para incrementar nuestros ingresos, nuestra experiencia y nuestro crecimiento personal.

Amar lo que se hace y hacer sólo lo que se ama, he ahí la propuesta… ¡sin excusas!