¿Te gusta tu nombre?

Yo creo que algunos de nosotros, tenemos la ventaja de sentir gusto por el nombre que llevamos. Pero conozco más de uno que se encuentra bastante molesto con la decisión que tomaron por él. Es un problema psicológico real cuando afecta incluso la identidad de la persona. Surge entonces la pregunta: ¿qué hacer, cuando nuestro nombre no nos gusta?

Aunque parezca curioso, no es raro encontrar este tipo de quejas, no solo frente a un psicólogo, sino frente al notario mismo y por supuesto a la Registraduría del Estado Civil. Más de un ciudadano no está contento con el nombre que porta.

El nombre tiene la importancia de la identidad y por ello, es fundamental para los padres y maestros, saber cómo enfrentar el descontento de sus hijos y alumnos al llevar un nombre que en algunos casos, no tiene tocayo o en otros, no coincide con la expectativa que tiene el niño. El nombre puede afectar su autoestima y hasta su autoeficacia.

De otro lado, en algunos niños encontramos la posibilidad de cambiar el nombre, como un juego, pues determinan, que a partir de la fecha, ya no se llamarán Federico, sino Andrés, como una manera de identificarse con un personaje en particular o porque, con ese nuevo nombre, puede ensayar nuevas conductas y darse cierto permisos, que por supuesto con su nombre original, no pueden. Muy parecido a lo que ocurre en el teatro, cuando encarnamos determinado personaje.

Pero más allá de la identidad y la personalidad que puede dar un nombre, observemos el juego del deseo de quien bautiza o nombra a un hijo. De alguna manera el nombre no le pertenece a ese niño, sino que más bien representa el deseo de quien lo bautiza. En este acto no interviene la voluntad del niño; diríamos entonces que es una victima y/o beneficiario de quien decidió por él.

¿Entonces cómo ayudar a un niño a aceptar y a querer su nombre?

En un primer lugar, tomar conciencia de lo que significa bautizar un hijo.  Pues va a llevar ese nombre durante toda la vida y esto repercutirá en su autoestima y en la aceptación en el grupo social. En segundo lugar, y aunque parece obvia la respuesta, el nombre tiene que ver con el llamado amoroso y el uso placentero del mismo, por parte de sus padres y de las personas claves de su entorno. Tercero: el tono tiene demasiada importancia y hasta los diminutivos se tornan parte del conflicto. No es lo mismo decir Ana, que Anita; Como no es lo mismo utilizar el nombre completo, sobre todo cuando se trata de castigar o regañar.

Lo mismo ocurre cuando el nombre compuesto se parte y la persona termina adoptando la identidad de uno de sus nombres; entonces responde con mayor facilidad a aquel al cual se acostumbró o lo acostumbraron. ¿Soy Juan o soy Carlos?

En definitiva, la mejor manera de ayudar a un hijo, cuando le disgusta la manera como se llama, es mostrarle el significado que su nombre tiene y la importancia de destacarse en un grupo social, por lo diferente del mismo. No al azar en el mundo público y político, el secreto está en llamarse diferente, o si no Virgilio, Belisario y Baltasar pasarían desapercibidos.