Creo en la amistad

Yo creo que en esta navidad, es bueno hacerle un homenaje a la amistad. Y qué mejor exponente que Henry David Thoreau, uno de los grandes filósofos de Norte América, quien nació en Massachusetts en 1817 y murió tempranamente a la edad de 45 años.

En una de sus conferencias, Thoreau se refería a Confucio quien a su vez decía: “Nunca entables amistad con un hombre que no sea mejor que tú”.

Entonces el conferencista comenta: …Es el mérito y preservación de la Amistad, que toma lugar a un nivel más alto que el que los caracteres de las partes parecieran garantizar. Los rayos de luz vienen a nosotros en una forma tal que cualquier hombre que encontremos parece ser más alto de lo que en verdad es. Tal base tiene la civilidad. Mi Amigo es aquel a quien puedo asociar con mi más alta escogencia. Siempre le imagino, en mi ausencia, una ocupación más noble que aquella en la que nunca le hubiera visto comprometido. Y pienso que las horas que me dedica han sido arrebatadas a una sociedad más alta. El más doloroso insulto que he recibido nunca de un Amigo fue cuando él se comportó con la licencia que sólo un largo y asequible conocimiento le permite a las faltas de uno, en mi presencia, sin vergüenza, y todavía dirigiéndose a mí con amistosos acentos. Hay que precaverse, no sea que tu amigo aprenda de último a tolerar una de tus debilidades, y que tal obstáculo se interponga al avance de tu afecto.

La Amistad es un milagro que requiere pruebas constantes. Es un ejercicio de la más pura
imaginación y de la más rara fe. Y dice, con un silencioso pero elocuente comportamiento: “Estaré en relación contigo tanto como puedas imaginado, incluso más de lo que puedas creedo. Gastaré mi verdad, toda mi riqueza, contigo”. Y el Amigo responde silenciosamente a través de su ser y de su vida, y trata a su Amigo con la misma cortesía divina. Él nos conoce literalmente en las gordas y en las flacas. Nunca exige una señal de amor, pero puede distinguirla por sus rasgos. Nunca necesitamos levantarnos ceremoniosamente ante él para saludar sus visitas. “No esperes a que yo te invite, pero observa cuánto gusto me da el que vengas”.

Confucio decía: “contraer lazos de amistad con alguien, es contraer Amistad con su virtud. No debe haber ningún otro motivo para la Amistad”. Pero los hombres desean que contraigamos también Amistad con sus vicios. Tengo un Amigo que desea que yo vea como correcto lo que yo sé que está equivocado. Pero si la Amistad es privarme de mis ojos, si es oscurecerme el día, no quiero nada de ella. Debe ser expansiva e inconcebiblemente liberadora en sus efectos. La verdadera Amistad puede proporcionar verdadero conocimiento. No depende de la oscuridad ni de la ignorancia. El que ama aprende al fin que no hay personas suficientemente ‘transparentes y dignas de fe, sino que todas tienen en sí un demonio capaz de cualquier crimen, a la larga. Sin embargo, un filósofo oriental ha dicho: ”Aunque la Amistad entre los hombres buenos se interrumpa, sus principios permanecen inalterables. El tallo del loto puede ser quebrado, y las fibras permanecen conectadas” .

Mi Amigo no es de ninguna otra raza o familia humana, sino carne de mi carne, hueso de
mi hueso. Es mi hermano verdadero. Veo su naturaleza buscando más allá, como la mía. No vivimos alejados. ¿No nos ha asociado el destino de muchas maneras? ¿No tiene significado que hayamos, hace mucho tiempo, compartido el mismo pan, bebido de la misma fuente, respirado el mismo aire, verano e invierno, sentido el mismo calor y el mismo frío; que los mismos frutos hayan servido para refrescamos, y que nunca hayamos tenido un pensamiento de diferente fibra el uno del otro?

Yo creo que es bueno reflexionar estas palabras de Henry David Thoreau, para que retomemos nuestra amistad con viejos amigos perdidos y fortalezcamos los lazos con nuevas amistades.

Pues “quien encuentra un amigo, encuentra un tesoro”.

Buscando el tesoro interior…

 

Yo creo que en el camino de la vida, con frecuencia nos preguntamos quiénes somos y a qué vinimos a la tierra. Algunos hemos encontrado la misión y reconocemos los diferentes talentos con que la naturaleza nos ha obsequiado, precisamente para cumplir la tarea. Otros, afortunadamente se encuentran en la búsqueda de sus tesoros personales y otros más todavía, ni siquiera han despertado de la anestesia cómoda del vivir por vivir.

 

Para encontrar nuestros tesoros interiores y ponerlos al servicio de nuestra misión en la tierra, es necesario superar el lastre de las riquezas materiales y darnos cuenta de la existencia de otra vida más profunda y verdadera.

 

En cierta ocasión, un joven discípulo le pregunta a su maestro:

 

¿Qué se necesita para ser sabio? A lo que el maestro le responde: Solo tres cosas se necesitan: Humildad, Misericordia y Frugalidad.

 

El discípulo aún más confundido por la respuesta, se interesa por esas tres palabras y le pide al maestro que profundice:

 

Humildad es la virtud de caminar con la cabeza agachada. Porque el altivo y prepotente al mirar por encima de los hombros no se da cuenta del camino que recorre. El Humilde mantiene la cabeza agachada para poder mirar el “terreno” que pisa.

 

La Misericordia, es la virtud especial de reconocer todo el poder que se tiene para dañar o destruir a otros, con la crítica, la palabra y los juicios temerarios, en muchos casos sin fundamento. Entonces el misericordioso mide sus fuerzas y sabe, cuándo utilizarlas y con quién.

 

Y la Frugalidad es la habilidad de sobrevivir con lo suficiente. Es el arte de consumir lo necesario, dormir lo necesario, sufrir lo necesario, trabajar lo necesario, hacer lo necesario para cumplir la misión.

 

El dinero es un medio, no el fin. La posesión material, no es el verdadero tesoro. La verdadera riqueza está en la manera como se utilizan y emplean los recursos para construir la armonía y el equilibrio para todos mis semejantes.

La belleza y el atractivo sexual de la mujer a lo largo de la historia del cine

Yo creo que la belleza y el atractivo sexual de la mujer no sólo están en su espíritu, que se refleja en su propio cuerpo, sino en la mente de cada perceptor.

Por muchos siglos y dependiendo de la época, la belleza va cambiando según las condiciones de la cultura y las necesidades psicológicas y eróticas del momento.  Sin embargo, la preocupación por la belleza al convertirse en un negocio, hace que perdamos las dimensiones de la dignidad y el respeto por el mismo cuerpo de la mujer, al “cosificarlo”.   Ahora es una cosa que se vende, comercia, negocia. 

Es el momento de hacer un alto en el camino para volver a la normalidad de los cuerpos normales; con desfiles de moda normales, propagandas y avisos publicitarios normales, para gente comun y corriente.

Invito a que hagamos una campaña entre todos los hombres del mundo, para que descubramos el tesoro al interior de la mujer… para darle su papel protagónico, en vez de quedarnos en exteriores pasajeros y de fachada.

Definitivamente me gusta la mujer inteligente, que cuando hace el amor, lo vive desde el corazón, sintiendo con su alma, a pesar de tener sus senos mutilados por un cáncer por ejemplo.  En estos casos una cirugía reconstructiva tiene mis aplausos.

O en el evento de sufrir lesiones en la cara o en el cuerpo que desfiguran, nuevamente la plástica hace arte en sus cuerpos.

Me cuestiona, cuando obsesionados por la perfección, exageramos la nota buscando la respuesta en el bisturí.

Por más diestro que sea un cirujano, debo reconocer que la verdadera belleza de la mujer está en su alma.

Las ayudas cosméticas son muy importantes y sostienen la autoestima, pero vacías si no hay corazón.