El señor de los aguacates…o la felicidad al atardecer de la vida

el-mariachi-loco-1389118_960_720Yo creo que, el fin de semana pasado tuve una visión de mi futuro.
Eran las dos de la tarde del domingo, cuando a la distancia, alcancé a oír al vendedor de aguacates. Su voz sonaba poderosa y juvenil. Llamé a la portería para invitarlo a subir y pasó un tiempo bastante largo, entre la llamada y el arribo a mi apartamento; lo que me hizo sospechar, que aquel buen hombre se había perdido. Sin embargo, para mi sorpresa, al sonar el timbre que anunciaba su llegada, me encontré, no con un joven, sino con un caballero, muy mayor, sudoroso y jadeante que a duras penas articulaba palabra, debido por supuesto, al esfuerzo físico. De todas maneras, a punto del infarto, negociamos una buena cantidad de fruta, más por mi compasión, que por la calidad de esta. Continuar leyendo

Ética de la libertad empresarial

Yo creo que en un mundo lleno de peligros morales, los enemigos de la ética abundan. Y creo que ser ético paga.

Recordemos que el máximo poder que tiene el ser humano es la soberanía sobre su ser.  En otras palabras es su capacidad de decidir lo que le conviene a su proyecto de vida, y precisamente lo que lo hace más persona es la posibilidad de aplicar su libertad relativa.

Como dice Eric Fromm, “Le tenemos miedo a la libertad”. Y esto es evidente desde el proceso educativo mismo; pues los maestros no estamos educando para la libertad… Pienso que cuando estos jóvenes entran al mundo laboral o empresarial… los empresarios se ven obligados a un trabajo adicional: ser educadores de las nuevas generaciones de administrativos.

Mi propuesta es que los empresarios se conviertan en educadores para la ética. Educar como empresa para la ética de la libertad, supone la oportunidad única y feliz, de colaborar con estos nuevos ejecutivos, para que aprendan a dialogar éticamente con clientes y proveedores, gracias al compromiso ineludible de trabajar por el fortalecimiento de la libertad y el respeto de la libertad de los otros.

Tenemos miedo de educar como empresa, desde y para la libertad y mucho más cuando se  trata de la libertad de nuestros conciudadanos, es decir de nuestros propios hijos.

En el tiempo que nos corresponde vivir, nos asalta la pregunta obligada: ¿Cómo hago para educar desde y para la libertad?

Continuar leyendo