Vaya momento especial

Yo creo que no existen momentos especiales. Más bien creo que cada momento puede ser especial si yo decido que lo sea.  Pues como cada quien habla de la feria según cómo le va en ella, también creo que puedo diseñar momentos especiales desde mi deseo y ver las cosas como quiero verlas, incluso negando la realidad.

En este orden de ideas, me doy cuenta de cómo postergamos asuntos importantes en nuestra vida; creo que dejamos pasar el tiempo, con la frase: “más tarde te llamo”, “luego hablamos”, o dejemos eso para un momento especial.

El poder está en el aquí y ahora como decimos en la Terapia Gestáltica.  No puedo dejar para mañana lo que puedo asumir, enfrentar, conversar, sentir, decir, expresar, ahora. Mañana puede ser demasiado tarde.

Cada cosa tiene su momento y hay tiempo para amar y tiempo para odiar, tiempo para construir y tiempo para destruir, tiempo para la paz y tiempo para la guerra…nuestro contador personal va marcando cada segundo de vida y nos interroga en torno a ese asunto vital: ¿cómo empleaste tu día hoy?… ¿hiciste lo que esperabas hacer en este día?… ¿qué cosas estás postergando?  Porque de alguna manera… al dilatar en el tiempo… estamos evitando el encuentro con nosotros mismos.

Cuando estaba iniciando mi carrera como psicólogo, disfrutaba una serie de televisión donde los protagonistas, un grupo de estudiantes de derecho, recibían clase magistral con un profesor muy particular; pues además de su sabiduría y conocimiento de la vida, enseñaba en forma bastante autoritaria, tal vez simulando un estrado judicial.

 Lo cierto del caso, es que en un capítulo de Paper Chase, el profesor Kingsfield está muy enfermo y su alumno preferido, el señor Hart va a visitarlo con una botella de licor que sabe, el profesor disfruta por referencias de conocidos suyos. Como lo ve postrado en la cama del hospital, lo único que se le ocurre decir es –Profesor le traje esta botella para que se la tome en un momento especial. El profesor lo mira con cara de ironía y le responde…Señor Hart, acaso no sabe que no existen momentos especiales. Y luego transformando su posición de paciente, se incorpora de la cama para narrar una historia personal, ahora hablando como el maestro que es: -Mi padre hace muchos años, recibió una botella de vino como esta y me dijo: muchacho…esta bebida tan exquisita nos la vamos a tomar en un momento especial. Me pidió que la guardara en el mejor sitio de la casa y allí permaneció por tiempo indefinido. Con frecuencia le preguntaba a mi padre cuando llegaría ese momento especial y él respondía…no sé. Curiosamente en este mismo hospital muy gravemente enfermo, mi padre recordó la famosa botella y me ordenó que la trajera, pues iba a morir y no había sacado tiempo, durante su vida, para disfrutar de esa bebida, en compañía de sus seres queridos. Vaya momento especial…esperar hasta la muerte para terminar asuntos pendientes. Así es pues, mi querido señor Hart, vaya por un par de copas que ahora es el momento de tomarnos este vino.

 
Es aquí y ahora, cuando podemos crear momentos especiales, pues la vida se construye, como dice Jorge Luis Borges…de instantes. Entonces no posterguemos más.

Poema atribuido a Borges, pero cuyo real autor sería Don Herold o Nadine Stair.

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo.

5 comments

  1. Luz Marina   •  

    Hola, excelente, ya que siempre pensamos disfrutar la vida, mañana, no hoy, siempre esperamos… y cuando menos pensamos el tiempo a pasado y con esto las oportunidades del disfrute, el problema es cambiar la actitud y disfrutar todo.

    Gracias por tus articulos.
    **********************************************************************
    Gracias a tí por tus agradecimientos. Y gracias por darlos ahora…cuando todavía vivo. Juan

  2. Luz Adiela   •  

    Es muy cierto, es increible como se nos pasa la vida dejando escapar bellos momentos, algo tan simple como deleitarnos contemplando un bello amancer o un atardecer…trataré de detenerme a diseñar y contemplar más los bellos momentos cada día.
    Muy buen mensaje y muy bello e intersante el poema.
    Gracias Juan.
    ************+++******************************************************
    Es muy bello descubrir como cada día nos obsequia el poder de la incertidumbre. Y cada amanecer o atardecer nos recuerda la magia de aún estar vivos para disfrutar aquí y ahora. Gracias Adi Juan

  3. deisy sanchez   •  

    gracias juan carlos por estas palabras en verdad me pone areflexionar sobre la vida que llevo …
    *********************************************************************
    Lo importante de las reflexiones, es la acción posterior… Juan

  4. Duvan   •  

    profe juan exclente y muy cierto lo que aca se dice, tenfriamos una vida mas gratificante si no dejaramos para despues las cosas, hay que aprovechar el aqui y el ahora…… bienn suerte
    **********************************************************************
    El momento para vivir es ahora…aquí y ahora. Juan

  5. Martha Elena Gomez   •  

    Exelente articulo, es muy importante aprovechar los momentos especiales que nos brinda la vida, son como chocolatinas,uno no quiere que se acaben.Pero tambien los malos momentos hay que aprovecharlos para sacarles enseñanzas para el futuro. Hasta pronto,tu paciente Martha Elena.
    **********************************************************************
    Cada momento puede ser especial, si yo decido que sea especial Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>