<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Fuerza Pública, con más “dientes” para combatir a los Caparrapos

  • Tras una incursión armada hecha en enero, los Caparros marcaron varias casas en San José de Uré, Córdoba con las siglas BVPA (Bloque Virgilio Peralta Arenas). FOTO Julio César Herrera
    Tras una incursión armada hecha en enero, los Caparros marcaron varias casas en San José de Uré, Córdoba con las siglas BVPA (Bloque Virgilio Peralta Arenas). FOTO Julio César Herrera
Por Ricardo Monsalve Gaviria | Publicado el 14 de mayo de 2019
250

integrantes aproximadamente tienen los Caparros según la Fuerza Pública.

Para el Estado, la organización criminal conocida como los Caparrapos será identificada ahora como los Caparros y, además, ingresa a la lista de los Grupos Armados Organizados, GAO, la misma en la que están estructuras armadas ilegales como el Eln, Epl (Pelusos), Clan del Golfo y los Puntilleros.

La decisión fue tomada por el Consejo Nacional de Seguridad debido al crecimiento y expansión de los Caparros, que desde hace dos años inició una guerra con el Clan del Golfo para tomar control del Bajo Cauca antioqueño y, en ese espacio de tiempo, no solo se logró consolidar en esa zona, también cuenta con presencia delictiva en otras regiones como el norte de Antioquia (Ituango) y el sur de Córdoba (Puerto Libertador y San José de Uré).

“Esto quiere decir que ya nosotros tenemos los siguientes grupos armados organizados en nuestra jurisdicción: el Eln, las disidencias del frente 18 y 36, Clan del Golfo y ahora los Caparros”, aseguró el general Juan Carlos Ramírez, comandante de la Séptima División del Ejército.

¿Qué implicaciones tiene?

Según la Directiva Permanente 015 del Ministerio de Defensa que conoció EL COLOMBIANO, el Gobierno reconoce como un GAO a la estructura armada que bajo la dirección de un mando responsable, ejerza sobre una parte del territorio un control tal que les permita realizar operaciones militares sostenidas y concertadas, y usar la violencia contra la población civil o la Fuerza Pública.

Además, agrega la directiva, se reconocerá un GAO si “usa la violencia armada contra la Fuerza Pública u otras instituciones del Estado, población civil, bienes civiles o contra grupos armados”, también que tenga “la capacidad de generar un nivel de violencia armada que supere la de los disturbios y tensiones internas”.

Desde la Fiscalía de Crimen Organizado le explicaron a este diario que contra los Caparros, ahora considerados como un GAO, se tendrán muchas más herramientas para su combate y esto va desde la ejecución de bombardeos a los campamentos hasta un posible acercamiento colectivo con la justicia.

“Ahora se les confiere la calidad de combatientes, esto los excluye de la protección que le brindaba el Derecho Internacional Humanitario como civiles. También se les aplica la Ley 1908 (fortalecimiento a la investigación y judicialización) y se refuerza la actividad militar en su contra como los bombardeos, entre otros”, explican desde la Fiscalía.

¿Por qué cambia el nombre?

No estigmatizar a la gente de alguna región o un apellido ha sido el argumento del Gobierno para cambiarle el nombre a una estructura armada ilegal y lo que ocurrió con los Caparros no es la excepción.

La situación también se presentó con el Clan del Golfo, que en un principio fue identificado como “Urabeños” o “Clan Úsuga”, sin embargo, el Ejecutivo decidió cambiar su nombre para no afectar a los pobladores de esa región que comparten Antioquia y Chocó, así como a quienes lleven ese apellido.

“Ahora ocurre algo similar, la idea es que no se estigmatice a los pobladores del municipio de Caparrapí, Cundinamarca, por eso el cambio”, explicó el coronel Giovanny Buitrago, comandante de la Policía Antioquia.

Contexto de la Noticia

ORIGEN Una disidencia del clan del golfo

Según las autoridades, los Caparros son una disidencia del Bloque Virgilio Peralta Arenas del Clan del Golfo, el cual delinque en el municipio de Tarazá. Desde hace dos años, ese grupo le declaró la guerra al resto de esa organización criminal y comenzó a ganar territorio en el Bajo Cauca y norte de Antioquia, así como en Córdoba. Para las autoridades, el principal cabecilla de esta organización ilegal es Emiliano Alcides Osorio, alias Caín.

Ricardo Monsalve Gaviria

Periodista. Magíster en Comunicación de la Defensa y los Conflictos Armados de la Universidad Complutense de Madrid

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección