La insólita liberación de animales que ordenó la Corte

  • Oso Chucho, el animal que inició la controversia jurídica. FOTO COLPRENSA
    Oso Chucho, el animal que inició la controversia jurídica. FOTO COLPRENSA
Por maría victoria correa | Publicado el 29 de julio de 2017
Infografía
La insólita liberación de animales que ordenó la Corte

En alerta quedaron no solo los parques zoológicos del país, sino también la Agencia Jurídica del Estado al conocer la decisión de la Corte Suprema de Justicia que determinó que los animales son seres “sintientes y sujetos de derechos”. Entre otras cosas, señaló que no pueden estar en cautiverio.

Este fallo surgió debido a la determinación que tomó la Sala Civil del alto tribunal, al conceder un recurso de hábeas corpus en favor de un animal y ordenó la libertad de un oso de anteojos llamado “Chucho”, que está hace 18 años en el zoológico de Barranquilla, a donde fue trasladado de la reserva Río Blanco de Manizales.

Más allá del caso de “Chucho”, la preocupación del Gobierno y de los zoológicos apunta a que, aunque reconocen que es fundamental garantizarle a los animales el agua y la comida, técnicamente no es viable atender solicitudes de libertad ya que hay especies en vía de extinción. Su principal inquietud radica en que a partir de ahora, cualquier ciudadano puede ir a los zoológicos y solicitar el hábeas corpus (no cautiverio) de cualquier animal.

Esto debido a que según el fallo todos los animales que estén en cautiverio deben ser readaptados, en forma escalonada, a las condiciones naturales, “con ayudas profesionales de veterinaria, zootecnista, biológica, alimentaria y biotecnológica que sea necesaria”.

EN DEFINITIVA
Expertos en el tema señalan que la decisión es técnicamente inviable y temen que los zoológicos se llenen de solicitudes de libertad. El Gobierno espera que la Corte revise la decisión.

Contexto de la Noticia

Paréntesis el sentimiento de los animales

Eduardo Peña, representante en Colombia de la Organización Animal Defenders International, dijo que este es un paso importante para la protección de los animales. “No es la primera vez que las altas cortes manifiestan este tipo de interés. Que el alto tribunal reconozca a los animales como sujetos de derechos es un paso muy importante para mejorar su vida, pero queremos que esto también vaya al Congreso. Buscamos que los proyectos de ley que se debatan no se vean como un asunto cultural sino desde el sentimiento animal. Esperamos que con este fallo se ponga fin a temas como el de los animales del científico Patarroyo, las corridas de toros o las peleas de gallos. Estamos dando un paso muy importante a la abolición de todos este tipo de espectáculos y usos indebidos de los animales”.

“Se rechaza el cautiverio”

La Corte Suprema de Justicia señaló que, “los animales son sujetos de derechos sintientes no humanos que como tales tienen prerrogativas en su condición de fauna protegida. Deben ser objeto de conservación y protección frente al padecimiento, maltrato y crueldad injustificada”, señala el fallo de la Corte. Agrega también que se trata de reconocer y asignar derechos y personería jurídica “para determinar epistemológica, ética, política, cultural y jurídicamente la irracional destrucción de nuestro planeta, y de toda la naturaleza que aqueja en forma vergonzante y trágica la generación de nuestro tiempo”, dice la Corte.

El fallo, de 36 páginas, señala que se debe cumplir con la ley 1774 de 2016, que cita como estándares mínimos que los animales no sufran de hambre ni sed, que no sufran injustificadamente malestar físico ni dolor, que no les sean provocadas enfermedades por negligencia o descuido, que no sean sometidos a condiciones de miedo ni estrés y que puedan manifestar su comportamiento natural. “Es constitucional y convencionalmente válido, como fuente normativa, abogar por la protección de todos los seres sintientes, incluyendo a los animales, para preservar el medio ambiente como parte de la fauna mundial, al estar integrados en un orden público ecológico nacional y mundial, debiendo rechazarse todo acto de maltrato y cautiverio”, dice el fallo.

“Esta decisión es un oso jurídico”

Luis Guillermo Vélez, director de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado, explicó que esta decisión es única en el mundo y que esperaría que la Corte la revise. “La Agencia le viene haciendo seguimiento a estas tutelas, desde hace varios meses, porque nos angustia mucho el impacto fiscal de este tipo de decisiones. Cuando se le otorgan derechos fundamentales a seres no humanos o a cosas se generan un impacto fiscal, que en este caso, no tenemos aún calculado. Estas acciones se están dando porque hay una confusión conceptual muy grande en las Cortes frente a este tema. Reconozco que hay una preocupación en el país muy legítima sobre el bienestar de los animales y efectivamente las leyes que tenemos no se han aplicado como se debería. Pero es muy diferente a que mediante una tutela se exija el cumplimiento de un derecho fundamental a un ser no humano o a una cosa. Esto pone en riesgo el sistema jurídico colombiano. En ninguna parte del mundo ha ocurrido algo así. Creo que es muy posible que esto sea revisado por la Corte Constitucional. Se debe considerar hasta dónde va el tema del bienestar animal, qué son los derechos fundamentales y a quiénes se les aplican. Es importante aclarar este punto. En el mundo solamente se ha debatido el tema, excepcionalmente, del hábeas corpus en casos muy particulares de primates. Por eso señalo que esta decisión es un oso jurídico”.

¿liberar a los hipopótamos?

Iván Gil, director del Parque Zoológico Santa Fe en Medellín, explicó que la preocupación que tienen radica en que la libertad de “Chucho” se generalice

“No se puede interpretar que el hábeas corpus sea para todos los animales. La Corte está utilizando una humanización que no es sana. En mi concepto técnico, se está solicitando cosas que no pueden pasar, por ejemplo, trasladar el oso no es fácil. Además, las colecciones biológicas vivas cumplen una función muy importante y es lo que no se está viendo, somos bancos genéticos. Considero que es tenebroso que el país haga un análisis sobre la humanización de los animales frente a unos derechos que sí están regulados. Debe quedar claro que sí hay otros compromisos que hemos asumido, como el del bienestar. Esta jurisprudencia no se puede generalizar, tengo temor que después recibamos una cantidad de recursos. ¿Usted se imagina que yo tenga que liberar a los hipopótamos?”. Entretanto Farah Ajami Peralta, directora de la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla, dijo que la protección no implica que los animales sean sujetos de derechos, sino que más bien les impone a los humanos obligaciones para garantizar esos derechos. “El hábeas corpus es un mecanismo de protección de la libertad de las personas, exclusivamente. Se está utilizando de manera equivocada el concepto de cautiverio como sanción, cuando éste es un mecanismo de protección”.

María Victoria Correa Escobar

Soy periodista y candidata a máster en Humanidades. Me gusta el periodismo que se hace caminando. El Chocó, la infraestructura y el vallenato son mi ruta.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección