<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los secretos de la negociación: así se movió el ELN en Caracas

Las partes se reunían sin celulares y hasta medianoche en el hotel más lujoso de esa capital.

  • Los negociadores del Gobierno y del ELN se hospedaron durante 21 días en el Hotel Humboldt de Caracas, Venezuela. FOTO GETTY
    Los negociadores del Gobierno y del ELN se hospedaron durante 21 días en el Hotel Humboldt de Caracas, Venezuela. FOTO GETTY
Publicado el 18 de diciembre de 2022

Desde la cima de la montaña que rodea a toda Caracas, Venezuela, y hospedados en el hotel más lujoso de esa ciudad, los 34 miembros de la mesa de negociación con el ELN debatieron durante 21 días los puntos claves del protocolo y la agenda con la pretenden llegar a la paz. Tras bambalinas y guardados bajo el mayor hermetismo político, se realizaron reuniones oficiales y extraoficiales de las que el país poco conoció. ¿Qué pasó entonces durante esas tres semanas?

Desde un principio, conocer lo que estaba ocurriendo al interior del Hotel Humboldt era un misterio para la prensa y la opinión pública. A la cima de esa montaña solo subían tres grupos exclusivos: los negociadores y países garantes, los trabajadores del hotel y la Guardia Nacional Bolivariana. Cualquier invitado adicional debía contar con el permiso de la cancillería venezolana, el Gobierno de Colombia y el ELN.

Así las cosas, los únicos que sabían que estaba ocurriendo dentro del hotel era un grupo reducido de menos de 50 personas que, además, tenían un pacto de no usar cámaras ni grabadoras de audio o de video dentro de las instalaciones.

Tan es así, que este diario conoció que las juntas de trabajo se realizaban sin dispositivos electrónicos personales. Antes de entrar a las salas, los negociadores debían dejar sus celulares en la parte de afuera. “Para llamar a las esposas o a la familia o hasta para responder WhatsApp había que salirse. Se trataba del respeto por los temas que trataba la mesa y con la intención de que no se filtrara nada que pudiera ser nocivo para el proceso”, cuenta uno de ellos.

Las tres subcomisiones

Para negociar, la mesa determinó una metodología que hasta ahora también permanecía bajo reserva. Las negociaciones funcionan parecido al Congreso de la República: hay unas subcomisiones que se encargan de debatir temas puntuales y generar los documentos y, con eso listo, los acuerdos se debaten en una mesa principal.

Las subcomisiones son tres. “La comisión encargada de los temas generales como la institucionalización de la Mesa y la Agenda de Diálogos, las Acciones y dinámicas humanitarias, y las tareas de Comunicación y pedagogía para la paz”, como contó uno de los integrantes de la mesa.

Dichos subgrupos funcionan de manera paritaria, lo que significa que hay igualdad de miembros e igualdad de poder para los negociadores que la integran: “Si hay dos elenos, hay dos del Gobierno, y así sucesivamente. Son subcomisiones con entre 2 y 7 miembros de parte y parte”.

En ellas, los negociadores se ubicaron de acuerdo a sus especialidades. Pese a que los nombres de cada comisión son aún un misterio, se sabe que el almirante Orlando Romero Reyes está en la subcomisión de Acciones Humanitarias, por su experiencia con el cese al fuego y el desescalamiento del conflicto; y que hombres como el senador Iván Cepeda, Otty Patiño y el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, ocupan la de la Agenda, el punto clave donde se toman las decisiones.

Cuando esas subcomisiones tienen listo un borrador del tema que están tratando se presenta ante el “pleno” de la mesa, un punto que incluye a los negociadores y a los países garantes y acompañantes. Las reuniones eran tan extensas, que un par de veces se quedaron hasta las 11 de la noche debatiendo líneas rojas de ambas delegaciones.

Ya en el “pleno”, los documentos eran proyectados en una pantalla gigante y leídos renglón a renglón. “En negro se señalaban los puntos ya acordados y en amarillo los que aún faltaba por debatir. Así se desmenuzaba cada documento hasta que ambas partes quedaran a gusto (...) lo que sí te puedo contar es que intentamos un ambiente cordial. No hubo desencuentros a gran escala”, contó un negociador.

Pero las decisiones colectivas no se votaban como en el Congreso. En el “pleno” todos tenían voz, pero no voto. Cuando había puntos duros o decisiones sobre manejos puntuales, cada delegación tenía sus “pesos pesados” encargados de definir.

En el lado del ELN los dos duros son Pablo Beltrán, jefe negociador de esa guerrilla; y Aureliano Carbonell, también comandante. Para el Gobierno, los llamados a las conversaciones difíciles son Lafaurie, Cepeda, Patiño y el Alto Comisionado para la Paz, Danilo Rueda. Aunque si Rueda no estaba, los otros tres tenían autonomía.

Dentro de los puntos tensos, según se conoció en los pasillos del Humboldt, estuvo la designación de las mujeres que llegarían a la mesa de negociación. En esa parte fue el ELN el que insistió hasta el final que era necesario más participación femenina.

Sobre esto último viene el último secreto de Caracas: pese a que mujeres como María Jimena Duzán y Mabel Lara fueron nombradas como negociadoras, nunca se presentaron en este primer ciclo de negociación. ¿Por qué?, esa es una pregunta que ni los negociadores principales se han respondido

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS Hospedados en el lujoso humboldt

Las negociaciones se llevaron a cabo en el hotel más lujoso de Caracas, Venezuela. Un complejo turístico que es propiedad del Gobierno y que está ubicado en cima del “Ávila” la montaña que divide toda la ciudad. Allí, la habitación más sencilla cuesta 350 dólares, un poco más de 1.700.000 pesos colombianos. Además de estar equipado con los mejores chefs del país, en el Humboldt también hay una pista de hielo, un casino y hasta un teleférico cuyo único fin es subir a los huéspedes. Desde allí, los negociadores y países acompañantes tenían habitaciones sencillas y dobles para cada uno. Algunos de ellos, incluso, se quedaron en las suites presidenciales: exclusivos dormitorios con salas de negocio, bar y estaciones de café.

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS