<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Violencia en Norte de Santander está al límite

  • Seis disparos recibió el helicóptero de la Fuerza Aérea en el que se desplazaba el presidente Iván Duque y su delegación. FOTO Cortesía
    Seis disparos recibió el helicóptero de la Fuerza Aérea en el que se desplazaba el presidente Iván Duque y su delegación. FOTO Cortesía
Violencia en Norte de Santander está al límite
Publicado el 26 de junio de 2021

El atentado contra el presidente y sus ministros evidencia hasta qué punto ha escalado el conflicto en zona fronteriza.

“Aquí no nos amedrentan con violencia ni con actos de terrorismo”, aseveró el presidente Iván Duque tras el ataque con arma de fuego del que fue víctima en el helicóptero presidencial junto a otros funcionarios.

Los hechos, que fueron confirmados minutos después por la oficina de comunicaciones de la Presidencia, ocurrieron en la tarde de ayer en el departamento de Norte de Santander, cuando la aeronave cubría la ruta desde el municipio de Sardinata hacia Cúcuta, luego de una reunión del programa Catatumbo Sostenible.

Según la información oficial, en el helicóptero también viajaban el ministro de Defensa, Diego Molano; el ministro del Interior, Daniel Palacios; y el gobernador del Norte de Santander, Silvano Serrano Guerrero.

Pese a que el aparato de la Fuerza Aérea fue impactado en seis oportunidades, se descartaron heridos: “El presidente y su comitiva están bien”.

Las palabras de Duque

El presidente Duque emitió un comunicado momentos después del ataque armado. Tras indicar que toda la tripulación se encontraba segura y sin afectaciones, rechazó categóricamente los hechos y le envió un mensaje a los responsables.

“Tanto el dispositivo aéreo como la capacidad de la aeronave evitaron que ocurriera algo letal (...) como Gobierno no vamos a desfallecer en la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y los organismos de criminalidad organizada que se encuentran en el país”, dijo el mandatario.

Sumado a eso, el jefe de Estado calificó el atentado como “cobarde” y le pidió al servicio de inteligencia seguirle el rastro a los responsables.

Una zona de alto riesgo

Jonh Marulanda, coronel en retiro y analista en seguridad y defensa, señaló que aunque un atentado al presidente configura en sí un hecho de la mayor gravedad, que haya ocurrido en la misma zona donde hace apenas ocho días ocurrió otro atentado terrorista contra la Fuerza Pública entrega un panorama “claro y crítico” de la inestabilidad que vive la zona fronteriza con Venezuela.

Es de recordar que el pasado 16 de junio un carro bomba explotó en el Cantón Militar San Jorge, de la Brigada 30 del Ejército, ubicado en el barrio San Rafael de Cúcuta, dejando 36 personas heridas, varias de ellas de gravedad. Aún no es clara su autoría, de acuerdo con el general Luis Fernando Navarro Jiménez, comandante de las Fuerzas Militares, la principal hipótesis indicaría que el atentado “es atribuible al Frente de Guerra Urbano Nacional del Eln, cuyo cabecilla es alias 'Julián' o el 'Rolo', quien recibe órdenes directas de alias 'Antonio García' miembro del Comando Central (Coce) del Eln”.

Mientras tanto, esa guerrilla negó, en una de sus plataformas digitales, la participación en este hecho y advirtió que ninguna de sus estructuras estuvo involucrada.

En cuanto al ataque contra el presidente Duque, Marulanda dice que “con alto nivel de certeza” sería posible concluir es una demostración de poder de “Pablito”, jefe del Frente de Guerra Oriental, de las milicias urbanas y quien, según el oficial en retiro, “está buscando mayor relevancia dentro del Comando Central (Coce) del Eln, en medio del reacomodo de fuerzas tras el retiro de ‘Gabino’”.

Aunque históricamente el Eln ha sido fuerte en la región, es apenas uno de los actores criminales que operan allí. De hecho, frente al atentado en la Brigada el fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa, no descartó la participación de las disidencias de las Farc, sean el del extinto Frente 33, que opera en el departamento, o de la Segunda Marquetalia, coordinada desde Venezuela por “Iván Márquez”.

Además, precisa el coronel (r) Marulanda, solo en Cúcuta, hay presencia de 15 organizaciones criminales que se disputan un amplio repertorio de rentas ilegales.

Es pertinente recordar que Defensoría del Pueblo emitió el 5 de agosto pasado la Alerta Estructural 035 de 2020, en la cual advirtió que Cúcuta, Puerto Santander y Villa del Rosario (Norte de Santander) se configuraba un “escenario de riesgo a partir de la confrontación entre el Eln y Los Rastrojos; la disputa entre el Eln, el Epl y estructuras de la criminalidad organizada; y la paulatina acción de la disidencia del Frente 33 de las Farc”.

En dicho documento se establece que en los tres municipios se presenta reclutamiento de niñas, niños y adolescentes, contaminación por minas antipersonal, desaparición y desplazamientos forzados, extorsión, masacres, homicidios selectivos, enfrentamientos con interposición de la población civil, entre otros delitos.

Y según el Monitoreo de Cultivos Ilícitos de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), al 31 de diciembre de 2019 en la región del Catatumbo había 41.749 hectáreas cultivadas con hoja de coca, para entonces el crecimiento del área sembrada era del 24 %, comparada con 2018. La UNODC no ha entregado el informe completo sobre el comportamiento de este fenómeno durante el 2020, sin embargo, en el resumen ejecutivo entregado hace un par de semanas no se reportó como una de las regiones con mayor variación.

En los últimos tres años la Defensoría ha emitido otros seis documentos de este tipo para Norte de Santander.

¿Qué tanto riesgo hubo?

Erich Saumeth, analista e investigador en temas de Defensa, Seguridad y Convivencia, dice que el Black Hawk UH-60 que fue atacado cuenta con blindaje en sus principales componentes capaces de recibir artillería pesada, además de un sistema de protección que activa señuelos contra misiles tierra-aire de corto alcance.

El helicóptero fue impactado seis veces. Según los videos se identifican al menos tres en la pala del rotor principal y también en el botalón de la cola. La cantidad de impactos, según Saumeth, indican que fue una ráfaga, pero que el vuelo y sus tripulantes no tuvieron particular riesgo de un derribo.

Lo que sí reprocha el experto, y en esto coincide con Marulanda, es que todo apunta a que hubo fallas importantes de seguridad.

“El aterrizaje y decolaje son los momentos más críticos. El ataque, que además parecería que fue hecho con calibre 50, ocurrió durante el aterrizaje. Creo que hubo serias fallas de seguridad, porque cuando se trata del transporte de un personaje de esta índole en una región tan crítica como el Catatumbo, siempre se disponen unos anillos de seguridad para neutralizar eventuales armas que el enemigo pueda operar. Es necesario investigar dónde estuvo la falla”, dice Marulanda.

Este es el primer atentado contra el presidente Duque que se concreta, en septiembre del año pasado las autoridades frustraron un supuesto ataque que estaba siendo planeado por ciudadanos extranjeros (de Rusia e Israel) y en 2019 el mandatario fue advertido de otro complot que supuestamente se orquestaba en medio de la minga indígena, según el entonces fiscal general de la Nación Néstor Humberto Martínez.

¿Habrá consecuencias?

Germán Valencia, experto en conflicto armado y docente de la Universidad de Antioquia, considera que lo que podría ocurrir tras el atentado es “que el Gobierno podría empezar a darle una mayor despliegue a la Fuerza Pública, bajo el entendido de que hay que fortalecer la guerra contra esas organizaciones luego de que hayan probado que pueden atentar contra el jefe de Estado, sus ministros y su cúpula militar”.

Valencia y Saumeth concuerdan al señalar que este es un hecho que tendrá particular repercusión para que el país comprenda que aún hay territorios donde el conflicto armado continúa su curso, como Tumaco, el Norte de Antioquia, además de Arauca y Norte de Santander.

Jhon Marulanda expresa que el Gobierno debe tener una respuesta militar inmediata no solo contra el Eln sino contra las disidencias. Pero, además, revaluar la estrategia de gobierno y defensa frente a lo que él oficial retirado considera un ambiente “premeditadamente desestabilizador orquestado desde territorio venezolano”

5
grupos armados operan en Norte de Santander, según la Defensoría del Pueblo.
Infográfico
Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección