<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Una madre, una película colombiana para sanar los vínculos

Diógenes Cuevas presenta su opera prima, una historia que explora la salud mental y las relaciones familiares.

  • Una madre se grabó en San Pedro de los Milagros y Medellín, con Marcela Valencia y Jose Restrepo FOTO Cortesía
    Una madre se grabó en San Pedro de los Milagros y Medellín, con Marcela Valencia y Jose Restrepo FOTO Cortesía
María Antonia Giraldo R. | Publicado el 12 de agosto de 2022

Diógenes lleva años trabajando en el cine, pero no había emprendido su primer proyecto personal porque no estaba seguro de qué historia quería contar. Podía escribir por encargo, podía se asistente de dirección, trabajar en sonido o en el departamento de arte, pero no se animaba a estar detrás de las cámaras, dirigiendo sus propias palabras. “Uno se va preguntando a medida que va creciendo de qué quiere hablar. Entendí que quería hablar de la familia, sentía que siempre había algo ahí y quería sanar el ‘desorden’ en los vínculos con lo que escribo. La necesidad de ser reconocido como hijo”, explica.

La cinta no es una historia real, literalmente. Cuando empezó a escribirla, sí surgió del impulso de contar algo que había sucedido en su familia, pero mutó para convertirse en una historia sólida desde la dramaturgia, planteada en tres actos y con un antagonista, que permitiera enriquecer el relato.

Precisamente de la dramaturgia, del teatro, fue que también aparecieron sus protagonistas: Marcela Valencia en el papel de Dora, la madre, y Jose Restrepo en el de Alejandro, el hijo. La historia comienza cuando fallece el padre de Alejandro y este decide ir a buscar a su mamá, que lleva años internada en una institución psiquiátrica y a quien se le ha prohibido visitar, incluso a la fuerza.

Una vez en el instituto, que es regentado por una comunidad religiosa, Alejandro pretende llevarse a su madre, que apenas reconoce, pero al encontrarse con una negativa, decide llevársela para de alguna manera recuperar su relación. Lo que no será fácil, pues Dora en realidad tiene una condición psiquiátrica, al igual que el mismo Alejandro. La salud mental, un tema del que poco sabe el público general y al que muchas veces “no queremos mirar de frente”, como dice Diógenes, es otro de los grandes temas.

Marcela y Jose se vieron muy poco antes de empezar el rodaje. Cuevas decidió que se encontraran durante tres días, en un salón de la Universidad de Antioquia con el preparador de actores Duván Echavarría, para jugar con situaciones hipotéticas, que sí tenían que ver con sus roles, pero no partían literalmente del guión. Se volvieron a ver para rodar la escena donde Alejandro ve por primera vez a Dora en la institución donde está internada, “esa mirada viene de ese proceso”, cuenta el director. Luego vino mucha improvisación, juego, una construcción colectiva. “Ha sido una de las experiencias más gratificantes que he tenido gracias al equipo de trabajo, por el profesionalismo de Jose y por Diógenes, un director muy acertado, generoso y sobre todo muy dado a escuchar. Puedo decir que esta película fue hecha con mucho amor y talento, desde el gran equipo de arte y maquillaje hasta la producción a cargo de Jhonny Hendrix”, afirmó Marcela Valencia para la comunicación oficial de la cinta.

Algo que contrasta con la presencia fantasmal de la autoridad y la represión, figuras representadas en el padre, que ya está muerto pero constantemente aparece para mostrar el dolor de ocultar lo que no se quiere ver y la religión católica, (con el tema de las monjas donde está recluida Dora) pues el hogar donde está recluida Dora es manejado por monjas, que tienen que amarrar a los pacientes para que no se vuelen, porque son muy pocas para controlarlos, y que, a menudo, los reprenden con golpes. Los personajes huyen de esas figuras, pero tampoco enfrentan su inevitable realidad, lo que les sigue acarreando dificultades.

Contexto de la Noticia

radiografía una industria en crecimiento

La película hace parte de la iniciativa Cine Hecho en Medellín, que reúne estrategias para la promoción y distribución del cine local. Para Diógenes, esta es una ayuda importante e inevitable para cualquier cineasta, pues para hacer cine es necesario acudir a becas y fondos institucionales, lo que todavía muestra la inmadurez de la industria local. Sin embargo, no deja de resaltar que ha habido un crecimiento en el talento y las capacidades técnicas de todos los profesionales que se dedican a ella. “La gente que ha salido, ha adquirido conocimiento y ha vuelto para traerlo”, afirma.

Si quiere más información:

María Antonia Giraldo Rojas

Periodista cultural del área de Tendencias de EL COLOMBIANO.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección