<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los muertos hallan en los libros su morada

  • Ilustración Elena Ospina
    Ilustración Elena Ospina
Por john saldarriaga | Publicado el 08 de noviembre de 2016

Esas ideas de que la vida sigue después de la muerte alimentan, sin duda, la literatura de muertos.

Antes que los cristianos, Platón dijo: “Cuando la muerte se precipita sobre el hombre, la parte mortal se extingue; pero el principio inmortal se retira y se aleja sano y salvo”.

Ese intuir que el alma ronda por ahí, encendía la chispa de Edgar Allan Poe para escribir sus historias de horror. Algunas de ellas con nombres de mujeres, en las cuales el personaje narrador, habitante del mundo de los vivos, evoca con obsesión a la amada muerta. Y parece traerla por momentos.

“(...) Y las brumas de una segunda noche se acumularon y yo seguía inmóvil, sentado en aquel aposento solitario; y seguí sumido en la meditación, y el fantasma de los dientes mantenía su terrible ascendiente como si, con la claridad más viva y más espantosa, flotara entre las cambiantes luces y sombras del recinto”.

Chispa para que el genio de lo sobrenatural escribiera decenas de cuentos en los que la muerte, roja o como sea, ronda o habita. Pero nada como La conversación de Eiros y Charmion, un relato de ultratumba.

“Eiros: —¡Esto no es un sueño!

Charmion: —Ya no hay sueños entre nosotros (...). Me alegro de verte dueño de tu razón, y tal como si estuvieras vivo. El velo de la sombra se ha apartado ya de tus ojos. Ten ánimo y nada temas. Los días de sopor que te estaban asignados se han cumplido (...)”.

Y Charmion le explica su renacimiento o resurrección.

Esas ideas de un mundo metafísico también avivaron en el ingenio de narradores de cuentos de navegantes, como Horacio Quiroga. En su relato Los buques suicidantes, alude a esos barcos abandonados en medio del océano, por muerte de sus ocupantes, que parecen seguir con cierta vida, como animados por la energía de los seres que los habitaron.

O Gabriel García Márquez en El último viaje del buque fantasma, cuento que, digamos de paso, no tiene otros signos de puntuación distintos a la coma, cuenta la historia de un “trasatlántico inmenso, sin luces y sin ruidos, que una noche pasó frente al pueblo como un gran palacio deshabitado, más largo que todo el pueblo y mucho más alto que la torre de la iglesia, y siguió navegando en tinieblas hacia la ciudad colonial fortificada contra los bucaneros al otro lado de la bahía (...) sin un suspiro de máquinas, sin un alma, y llevando consigo su propio ámbito de silencio, su propio cielo vacío, su propio aire muerto”.

Esa idea inspiró el Pedro Páramo, de Juan Rulfo, con Comala, su pueblo fantasma... Y mil novelas y cuentos de muertos, espantos, vampiros... Omitámoslos todos, si se quiere —ningún espacio sería suficiente para nombrarlos—, pero no olvidemos La divina comedia, la historia medieval en la que Dante Alighieri manda al infierno a los corruptos, a los asesinos y a quienes causaron su destierro, y al Paraíso a su bella Beatrice. Allá, en el Infierno, llegó a oírle decir a uno de los desafortunados huéspedes de la fatal morada:

“Oh tú que a estos infiernos te han traído/ —me dijo— reconóceme si puedes:/ tú fuiste, antes que yo deshecho, hecho”.

Contexto de la Noticia

informe Manual para el más allá

· “Hathor, dama de ultratumba, que habita en poder el monte sepulcral, señora de Ta-tchesert, hija de Ra, pupila suya, ojo suyo, que habita ante él, de hermoso rostro en la barca de millones de años, sede de paz, creadora de ley en la barca de los bienaventurados”.

· Este es el capítulo CLXXXVI de El libro de los muertos de los egipcios. Libro que se usó entre 1500 y 50 a.C. Son sortilegios para que los muertos puedan pasar el juicio de Osiris, y ayudarles en su viaje por el inframundo y su llegada a la otra vida.

John Saldarriaga Londoño

Envigadeño dedicado a la escritura de periodismo narrativo y literatura. Libros de cuentos: Al filo de la realidad y El alma de las cosas. Periodismo: Contra el viento del olvido, en coautoría con William Ospina y Rubén López; Crónicas de humo, El Arca de Noé, y Vida y milagros. Novelas: Gema, la nieve y el batracio, El fiscal Rosado, y El fiscal Rosado y la extraña muerte del actor dramático. Fábulas: Las fábulas de Alí Pato. Premio de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS