<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Un López se despidió en el Etna, y otro se vistió de rosa

El colombiano Miguel Ángel López abandonó por segunda vez la carrera italiana, en la que fue tercero en 2018.

  • López, de 28 años de edad, venía de ganar etapa en el Tour de los Alpes. FOTO: AFP
    López, de 28 años de edad, venía de ganar etapa en el Tour de los Alpes. FOTO: AFP
  • En su debut en el Giro, el español Juan Pedro López deja huella. FOTO: TOMADA DE TWITTER GIRO DE ITALIA
    En su debut en el Giro, el español Juan Pedro López deja huella. FOTO: TOMADA DE TWITTER GIRO DE ITALIA
Mauricio López Rueda | Publicado el 10 de mayo de 2022

Y otro López escribe esta historia...

Cuentan los lugareños de Randazzo, el pueblo más cercano a la cima del Etna, que esa montaña tiene una maldición amorosa. Acostumbrados a ese viento pesado, cargado de sedimentos volcánicos que, durante años han pintado los techos de sus templos y sus casas, los apacibles vecinos de la Ninfa helada, hija de Urano y Gea, dicen que ella fue amante de Hefesto, el herrero, y que ese amor fallido enfrío su corazón, y por eso ya no produce esa “bella fiammata” de otros tiempos.

Quizás sea ese el motivo de que ningún ciclista, tras vencer la cumbre y vestirse de rosa, logre sostener la maglia hasta la última etapa, como si el sueño del “amore infinito” estuviera vetado para los audaces.

Este martes, sobre la cresta de la Ninfa adormecida, un López se bañó de grandeza, Juan Pedro, oriundo de Lebrija, España, y vestido con los colores del Trek, el blanco y el rojo (nieve y fuego).

Entre tanto, otro López, de Pesca, Boyacá, sucumbió en las faldas de la montaña, atormentado por fuertes dolores en la cadera. Era uno de los llamados al podio, pero tuvo que retirarse, una vez más, como cuando en 2020 se bajó de la bicicleta apenas en la primera etapa, y también en Sicilia.

No es la primera vez que lo hace. De sus diez participaciones en las “Tres Grandes”, Miguel Ángel se ha retirado en cuatro ocasiones, todas en los recientes tres años. El año pasado, peleado con sus compañeros del Movistar, se retiró antes de llegar al mirador de Castro de Herville, en la Vuelta a España. Se retiró, también, del Tour de Francia, en Libourne, el puerto de Gironda con el famoso puente de piedra.

Doloso adiós del Giro

Hoy se retiró en Sicilia, en Avola, ciudad de templos y antiguas necrópolis, a pocos kilómetros de Monreale, ciudad en la que se bajó en 2020.

Miguel Ángel López, el joven que se hizo ciclista después de defender con su vida una de sus primeras bicicletas, por lo cual se ganó su apodo de Supermán, ha perdido la cabeza, o “perso la testa”, como dicen los italianos, y quizás tengan razón.

Se peleó con los de Movistar y luego firmó con ese equipo, para volver a pelearse.

Dos de sus retiros han sido por supuestas molestias físicas que jamás contó hasta que fue demasiado tarde. No salió bien del Astana, y regresó. Para colmo, se ha quebrado en donde un escalador de su talla no debe quebrarse, en la montaña, y nunca ha podido rendir ni en cronos ni en descensos. Le ha pesado ser uno de los grandes favoritos del ciclismo mundial.

Hoy le pesó el Etna. Es como si su bici se hubiera atorado en la lava petrificada, como un amante vencido al que le escasea la voluntad. Entonces dijo: “tengo dolores desde hace varios días”, y se marchó.

Juan Pedro celebró

El otro López, el de Lebrija, enjuto y bajito como el de Pesca, estaba hechizado, henchido de amor, y se anotó en la fuga del día junto a otros prodigios como Rein Taaramae, Lennard Kamna, Sylvain Moniquet, Valerio Conti, Liliam Calmejane, Gis Lemmreize, Mauri Vansevenant, Davide Vilella y el colombiano Diego Camargo, entre otros. Todos ellos huyeron temprano del pelotón y desafiaron la maldición de la cumbre nevada.

Uno por uno, como soldados sitiados, fueron cayendo en la implacable carretera, con ese aire pesado llenándoles los pulmones, y sucumbieron. Solo Juan Pedro López se atrevió a enfrentar las rampas más duras, y se quedó solo en la punta. Su férrea voluntad insufló de ánimo a Kanma, el joven alemán de Wedel, junto al río Elba, y entonces fueron dos los “locos” que fueron en busca de la boca petrificada de la Ninfa, deseosos de ese beso de lava que los bautizara como campeones.

En el lote, en cambio, no quisieron batalla, y hasta Vincenzo Nibali, acostumbrado a rodar por allí desde que tenía 13 años, prefirió rendirse y esperar la jornada de este miércoles, que llegará a su casa, a su estrecho, donde es ‘Corleone’.

Existe una ley no escrita en el ciclismo, y es que, si en punta van dos corredores, y uno de ellos tiene la posibilidad de vestirse de líder, entonces la etapa la gana su acompañante. Hoy, López y Kamna firmaron ese acuerdo, y pedalearon juntos hasta la meta. Iban felices, como picados por el amor de Cupido, como si para ellos no existieran maldiciones.

En los metros finales, el alemán se adelantó y cruzó la raya, pletórico. Tras él, pasó llorando Juan Pedro, a quien llegaron a comparar, en el reciente pasado, con Alberto Contador, ganador en el Etna en 2011.

La Ninfa arropó a Juan Pedro y le prometió un amor rosa, el mismo amor que, en el pasado, les incumplió a Franco Bitossi, Michelle Dancelli, Acacio Da Silva, Contador, Simon Yates y Joao Almeida.

No es bueno bajar del volcán vestido de rosa, no es bueno confiar en el amor de la Ninfa dormida.

Para los colombianos la jornada fue protocolaria. Más allá del retiro de López, que pone a tambalear las opciones de los escarabajos, los demás no sufrieron el primer ascenso montañoso, y tampoco se atrevieron a atacar.

Queda la experiencia de Camargo, quien protagonizó la fuga hasta donde pudo, y luego se acomodó en el corazón del pelotón. Iván Ramiro Sosa (Movistar), y Santiago Buitrago (Bahrain), ocuparon las casillas 19 y 20, respectivamente, con el mismo tiempo de Richard Carapaz (Ineos), que fue séptimo.

En la general, López, Kamna y Taaramae llenan los tres primeros cajones, mientras que Simon Yates, que no hizo gala de su conocida explosividad, es cuarto, a 1.42. Carapaz es 11 a 2.06 y Santiago Buitrago 15, a 2.18. Sosa subió hasta la casilla 22 y pierde 3.05.

Mañana, el Giro arribará a Messina, la punta suroriental de esa isla llamada Catania que parece un balón de trapo que acaba de ser reventado por la bota de un futbolista borracho.

Serán 174 kilómetros de duros vientos y con el premio de segunda en Portella Mandrazzi a mitad de recorrido. En esa cima, desde donde se pueden ver las olas de los dos mares, el Jónico y el Tirreno, los italianos esperan que emerja la figura de Nibali, hijo de esas tierras, como una suerte de Jason con su espada su espada en alto en busca de la cabeza del carnero alado.

Se fue un López del Giro, uno de los grandes del pelotón, mientras que otro, que espera serlo algún día, se vistió de rosa. Así es el ciclismo, tan caprichoso como la Ninfa del fuego apagado.

$!En su debut en el Giro, el español Juan Pedro López deja huella. FOTO: TOMADA DE TWITTER GIRO DE ITALIA
En su debut en el Giro, el español Juan Pedro López deja huella. FOTO: TOMADA DE TWITTER GIRO DE ITALIA

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS