<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las millonarias pérdidas que afrontaría Barcelona por la salida de Messi

  • La mayor pérdida económica del club azulgrana se vería reflejada en los ingresos comerciales. FOTO EFE
    La mayor pérdida económica del club azulgrana se vería reflejada en los ingresos comerciales. FOTO EFE
Efe | Publicado el 09 de agosto de 2021

La marcha de Lionel Messi podría costarle 137 millones de euros al FC Barcelona en valor de marca, según la consultora Brand Finance, lo que supondría una disminución del 11 % respecto la actual valoración de 1.266 millones.

Los 137 millones procederían sobre todo de una caída de los ingresos comerciales del club azulgrana, que se verían reducidos en 77 millones, y de las ventas de camisetas y otros productos de mercadotecnia, con los que dejaría de ingresar 43 millones.

El tercer concepto por el que el Barcelona perdería dinero sería en los ingresos por día de partido y los resultados en el terreno de juego, con una caída de 17 millones.

Según el informe “Brand Finance Football 50 2021”, el Barcelona es la segunda marca de clubes de fútbol más valiosa del mundo, tan solo superada por el Real Madrid, con 1.276 millones.

“La presencia de Messi en el Barcelona sin duda le ha permitido al club atraer seguidores, abonados, mejores jugadores, gerentes, acuerdos comerciales y ganar trofeos. Su partida puede costarle mucho al club y provocar una dolorosa disminución del valor de la marca”, explica Teresa de Lemus, directora general de Brand Finance España.

El primer día de Barcelona después de Messi

Ahora el club se enfrenta a la nueva temporada en estado de shock tras la marcha abrupta del mejor jugador de su historia, en un escenario solo apto para supervivientes.

La salida definitiva del capitán a poco más de una semana para el debut liguero sorprendió a propios y extraños y no por las causas económicas, sino por el hecho de perder al máximo goleador de la historia del club (627 tantos), y al principal artífice de sus 10 últimos entorchados del torneo de la regularidad (levantó 35 trofeos en total como azulgrana).

Sin contar con el argentino por primera vez en 16 temporadas, el Barça deberá encontrar nuevos líderes tanto en el vestuario como en el campo, algo especialmente complicado con una plantilla insuficiente en la última temporada y un mercado veraniego copado por saldos ante la falta de solvencia financiera.

Llegaron libres al equipo catalán el central Eric García, sin apenas experiencia en la élite, y el delantero Sergio Agüero, con más experiencia que energía en las piernas.

También lo hizo Memphis Depay, pero con una situación bien distinta: el neerlandés, en el clímax de su carrera, está llamado a ser uno de los hombres importantes en el ataque para paliar la ausencia de Messi.

El cuarto fichaje del verano fue el lateral derecho brasileño Emerson Royal, incorporado del Betis por 9 millones de euros, un carrilero que cuenta con experiencia en la Liga pese a sus 22 años de edad y que podría dar una bocanada de aire fresco al flanco derecho del equipo de Ronald Koeman.

El capítulo de bajas tampoco ha sido fácil para Barcelona, pues no ha conseguido dar salida a varios futbolistas con los que el cuerpo técnico cuenta poco o nada y que tienen un alto salario, como por ejemplo Miralem Pjanic o Samuel Umtiti.

Los que sí salieron, además de Messi, fueron el despedido Matheus Fernandes y el extremo portugués Francisco Trincao, cedido al Wolverhampton inglés con una opción de compra de 30 millones de euros.

El club azulgrana también cerró las ventas del defensa Jean Claire Todibo al Niza (8,5 millones + 7 en variables), del delantero Konrad de la Fuente al Olympique de Marsella (3 millones), del lateral Junior Firpo al Leeds (15 millones) y del centrocampista Carles Aleñá al Getafe (5 millones).

A la espera de más movimientos de fichas, muy condicionados por la delicadísima situación económica del club, Koeman cuenta con pocas caras nuevas para afrontar la salida de Messi y mejorar lo cosechado en la pasada campaña, con un título de Copa del Rey y un tercer puesto en la Liga, tras el Atlético y el Real Madrid.

En este complejo escenario, el técnico neerlandés debe encontrar soluciones en su fondo de armario exprimiendo a veteranos de la talla de Piqué o Busquets, nuevo primer capitán, y potenciando a talentos como Pedri y Ansu Fati, si es que el joven extremo consigue recuperar su nivel tras más de ocho meses lesionado.

La responsabilidad goleadora recaerá en el recién llegado Memphis Depay y en el siempre discutido Antoine Griezmann, quien pasó en menos de un mes de estar en la rampa de salida a centrar todas las miradas en la delantera.

Hasta el momento y con lo visto en la pretemporada, el neerlandés y el francés prometen una asociación fructífera, aunque su encaje táctico todavía protagonizará varias charlas de Koeman con su almohada.

Así, el primer Barça sin Messi deberá trazar un manual de supervivencia con la experiencia de los eternos veteranos, el talento y la ambición de los jóvenes y el nuevo liderazgo de las estrellas cobijadas hasta ahora bajo la estela del ‘10’ argentino.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS