<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Ácido, piedras y polvo, el final de los desaparecidos en México
  • FOTO AFP
    FOTO AFP
Redacción elcolombiano.com | Publicado el 22 de agosto de 2014

Tijuana, en el estado de Bajo California, México, ha visto desaparecer en medio del ácido a sus habitantes. Hechas polvo y mezcladas con las rocas en un terreno abandonado en medio de una finca conocida como Ojo de Agua, permanecen en el aire los recuerdos de más de 900 personas que pudieron ser desparecidas con este estremecedor método.

Por sus calles polvorientas han caminado cientos de mexicanos buscando algún rastro de sus familiares. Nadie sabe de ni da razón de ellos. La lucha por las rutas del narcotráfico y la inclemencia en la guerra entre carteles han hecho sentir el escalofrío de la muerte en la zona este de la ciudad fronteriza con Estados Unidos.

El verdugo de cientos de personas, según relata BBC Mundo es Santiago Mesa López, un exalbañil detenido en 2009 que confesó su participación en la eliminación con ácido de más de 300 cuerpos. Aterradora revelación del hombre conocido como El Pozolero, que junto con otro grupo de hombres se encargaba de la macabra tarea encomendada por una banda al servicio del Cartel de Sinaloa.

Mezcladas con la tierra deben haber miles de restos humanos, señaló BBC Mundo, que habló con los familiares de personas desaparecidas en una guerra que se intensificó desde 2008 en una batalla sin condiciones que ha dejado por lo menos 3.000 víctimas y la desaparición de otras 900 en esta zona.

El caso de El Pozolero es analizado por los entes de investigación mexicana que no han podido encontrar el rastro de cientos de personas a las que se les perdió el rastro. La imposibilidad de realizar una muestra de ADN dejó sin margen de maniobra a familiares y organismos judiciales para dar con el paradero de las víctimas.

Esta es una de las más escabrosas historias que se conocen en un largo historial de sangre y fuego que se ha escrito en México por cuenta de la guerra contra los carteles emprendida durante la presidencia de Felipe Calderón (2006-2012). Y es que solo hasta el 31 de julio de 2014, según la Secretaría de Gobierno en México se han contabilizado 22.322 víctimas de desaparición forzada en el país centroamericano. Sin embargo, organizaciones de derechos humanos sitúan la cifra por encima de las 25.000.