<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Cadena de atentados en Irak dejó 50 muertos y 172 heridos
  • Foto Reuters
    Foto Reuters
Efe | Publicado el 19 de marzo de 2013

En la víspera del décimo aniversario de la invasión estadounidense a Irak la violencia irrumpió en dicho país, este martes se registra la muerte de unas cincuenta personas en una cadena de atentados, la mayoría contra zonas chiíes en Bagdad, según informan fuentes oficiales.

Un total de diecisiete carros bomba y dos artefactos estallaron en distintos barrios bagdadíes como Kazamiya, Ciudad Sadr, Nuevo Bagdad, Huseiniya, Otaifiya y Zafaraniya. 

Este último fue el distrito más castigado, ya que en él fallecieron por lo menos ocho personas y decenas resultaron heridas.

Fuera de Bagdad, explotó un carro bomba en una base militar en Iskandariya, a 50 kilómetros al sur de la capital, el hecho causó la muerte de dos soldados y ocasionó heridas a otros nueve. 

Hasta el momento ningún grupo ha asumido la autoría de esta serie de atentados, que se produce cuando están a punto de cumplirse diez años de la entrada de una coalición multinacional, liderada por Estados Unidos, para derrocar al régimen de Sadam Husein.
 
El 20 de marzo de 2003 a las 3:35 hora local (6:35 p.m. hora colombiana del pasado lunes) misiles "Tomahawk" atacaron una granja en el sur de Bagdad, donde, según las informaciones de inteligencia, el entonces dictador iraquí, Sadam Husein, estaba reunido con responsables políticos y militares. 

Era el inicio de una ocupación que se prolongó durante más de siete años y que sumió a Irak en una espiral de violencia sectaria, debido al desmantelamiento del antiguo aparato de seguridad.

Según la ONG Iraq Body Count, en ese tiempo, más de 100 mil iraquíes perdieron la vida, así como 4.400 soldados de Estados Unidos que se suman a las bajas de otros miembros de la coalición internacional. 

La situación no se estabilizó tras la retirada estadounidense el 18 de diciembre de 2011, ya que el país ha experimentado un repunte de la violencia, que había ido disminuyendo paulatinamente en los últimos años de la ocupación de Estados Unidos.