<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Chávez busca ser odiado
  • Chávez busca ser odiado

  • De ser incluida, sería después de muchos estudios exhaustivos y debates.
  • Sus relaciones con Irán, Cuba y las Farc producen el malestar republicano.
  • Una Venezuela en el "Eje del Mal" alimentaría el ego de Hugo Chávez.
Por
Esteban Rahal C.

Detrás de la propuesta republicana en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, en la que se pide considerar a Venezuela como un país que apoya al terrorismo, existen tantas cosas de por medio, como reacciones encontradas.

Entre los motivos esgrimidos el miércoles por la representante que lidera la propuesta, Ileana Ros-Lehtinen está una que parece llevarse toda la carga que sustenta su moción, y es la de los estrechos vínculos que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tiene con un enemigo declarado de E.U., Mahmud Ahmadineyad, presidente de Irán.

Sus relaciones y vínculos comerciales, además de los proyectos conjuntos en temas petroleros, son los que causan preocupación en E.U., más cuando Irán, por ser uno de los países del "Eje del Mal", sufre de una sarta de embargos y hostilidades por parte de muchos países occidentales.

Pero, como si fuera poco, Chávez también mantiene, no buenas relaciones, sino perfectas, estrechas y de sangre revolucionaria con Fidel Castro, líder de Cuba, otro de los miembros del poco honorable club de los malos.

Son esos vínculos, que atraviesan lo económico e ideológico, los que causan urticaria en E.U. y que hacen pensar que Chávez definitivamente, si no es uno de ellos, sí hace todo para que lo vean así.

Una inclusión en el "Eje del Mal", significaría fuertes sanciones económicas, la mirada encima en términos militares y un aislamiento político a Venezuela por parte de Occidente.

El detonante
Según el experto en economía y ex director de Proexport en Caracas, Alberto Schlesinger, E.U., en el manejo de sus temas internacionales no es muy proactivo, sino que es reactivo.

"El problema viene de mucho tiempo atrás y E.U. había manejado el asunto con mucha paciencia, pero tiene dos vertientes principales que hacen que ahora se considere el asunto: el tema petrolero, con el caso de Exxon en el ambiente y el del reconocimiento de la beligerancia a las Farc", dice el analista.

Por tanto, el gran detonante en las toldas republicanas fue el reconocimiento que el mandatario venezolano les dio a las Farc, y el que encendió las alarmas sobre los verdaderos intereses que tiene Chávez frente al terrorismo y frente a los amigos y aliados de E.U., como Colombia.

Sin embargo, aunque expertos como Schlesinger dicen que la posible inclusión de Venezuela en la lista de países que apoyan el terrorismo podría generar un golpe en el gobierno de Chávez y acelerar su salida del poder, hay quienes piensan que esto sólo daría al mandatario venezolano más fuerzas y la razón de su discurso antiimperialista.

Fausto Masso, opositor a Chávez y columnista del diario El Nacional de Caracas, dijo a EL COLOMBIANO que una medida de este tipo "sería darle mucha importancia a Chávez, le daría resonancia y no dejaría que él se cayera solo".

"A Chávez no habría algo que le gustara más que caer porque Estados Unidos lo propició, quedaría como un mártir. Todo tiene una cuestión ambivalente, porque si le van a dar tanta importancia a Chávez, le van a hacer un favor. Una justificación a la bandera que tiene Chávez del antiimperialismo", dijo el analista venezolano.

¿Colombia se afecta?
El análisis de vincular a Venezuela en una lista de países que apoyan el terrorismo debe tener en cuenta que lo más posible es que este país vea en Colombia uno de los factores más influyentes para que esto suceda.

Las amenazas de un enfrentamiento bélico podrían encontrar en dicha medida, que tendría que ser aprobada en muchos debates y después de muchos estudios por parte del Congreso estadounidense, una razón de ser.

La beligerancia que dio Chávez a las Farc, sería un refuerzo a un discurso más agudo contra Colombia, pero que en dicho caso vendría cargado de un sentimiento contra los amigos de E.U.

Para el ex ministro de Defensa Rafael Pardo "los efectos políticos y jurídicos se verán es en E.U. más que en Colombia", porque con la beligerancia de las Farc ya es suficiente para nuestro país.

No obstante, Teodoro Petkoff, férreo opositor chavista dice que "las Farc no tienen ningún estatus de beligerancia. Chávez habló de que se le reconociera el estatus, lo que no significa que las Farc lo tengan, sólo porque él lo diga".

En conclusión, Hugo Chávez podría sentirse bastante acorralado, pero entre más lo esté, más se puede agudizar en sus amenazas bélicas, además de que su economía se desplomaría de una manera muy poco beneficiosa para los intereses colombianos también.