<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Curules sirven a zonas en conflicto, pero preocupa amenaza de las Farc
  • Curules sirven a zonas en conflicto, pero preocupa amenaza de las Farc | Farc y Gobierno reanudan diálogos el 18 de noviembre. FOTO ap
    Curules sirven a zonas en conflicto, pero preocupa amenaza de las Farc | Farc y Gobierno reanudan diálogos el 18 de noviembre. FOTO ap
Por JUAN CARLOS MONROY G. | Publicado el 10 de noviembre de 2013

Las nuevas curules al Congreso para las regiones azotadas por conflicto, que contiene el acuerdo de participación política entre el Gobierno y las Farc, se vislumbra en esas zonas como oportunidad de ganar en autonomía y descentralización. Pero también hay advertencias.

El tema provocó nuevas reacciones luego de que el jefe negociador del Gobierno Nacional, Humberto de la Calle, ratificara que las "circunscripciones territoriales de paz" en la Cámara de Representantes no pretenden "fomentar la representación del movimiento que surja de las Farc".

Esta figura, que el funcionario califica de "inédita" y busca "la integración de territorios marginados y la reparación de ciudadanos excluidos por la fuerza del conflicto", se considera conveniente por dirigentes políticos y gobernantes actuales de esas zonas rojas marcadas por décadas de violencia.

Temístocles Ortega, gobernador de Cauca, uno de los departamentos más conflictivos y con mayor presencia de la guerrilla de las Farc, considera que "nuestra democracia es restringida y excluyente y cualquier intento para ampliarla la fortalece. Urge más representatividad para las comunidades y que se traduzca en mayor autonomía y descentralización".

Si se logra un acuerdo de paz y se hacen realidad esas curules, explica que su región debería tener representación de campesinos, afrodescendientes e indígenas. "Hay temas prioritarios por resolver como el problema de tierras que genera disputas étnicas, el desarrollo rural, la pobreza, los cultivos ilícitos".

Como conocedor de la marginación y violencia que padece Nariño, el exgobernador Antonio Navarro Wolff (exguerrillero del M-19) asegura que las "circunscripciones territoriales de paz" favorece la "inclusión de comunidades apartadas", aunque no es la "solución definitiva para garantizar la participación política de estas regiones".

Navarro también interpreta que con la aclaración de Humberto de la Calle, de que no se negociaron en Cuba curules para las Farc al Congreso, el Gobierno pretende evitar enviar un "mensaje impopular que afecte la imagen del presidente Santos para aspirar a reelegirse".

El senador Roy Barreras (Partido de la U) asegura que si bien de la Calle precisó el objetivo de las circunscripciones, para garantizar la "transición de las Farc a movimiento político aún no se define ni se descarta si tendrán sus propias curules. Pero es un hecho que, como desmovilizados, tendrán derecho a participar en política y el país debe entenderlo como parte de la negociación para conseguir la paz".

Una alternativa, según Barreras, puede ser la restitución de curules de la desaparecida Unión Patriótica al movimiento que se origine de las Farc.

Curules en riesgo
Pero hay voces que advierten riesgos para las zonas afectadas por el conflicto.

Vicente Torrijos, politólogo y profesor de ciencia política de la Universidad del Rosario, asegura que la guerrilla colombiana ha demostrado en distintas regiones que intimida a la población para sus fines.

A su juicio, en zonas con histórica presencia guerrillera esas curules serían manipuladas para mantener su control y "sería un sofisma la ampliación de la participación en regiones golpeadas por violencia".

El acuerdo de participación política se concretó el pasado miércoles, después de cinco meses de discusión y en medio del debate por la oposición de sectores sociales, políticos e incluso dentro de organismos del Estado a que guerrilleros desmovilizados pueden llegar a cargos de elección como en el Congreso de la República.