HISTÓRICO
Defensoría negó que hacinamiento en cárceles haya disminuido
  • FOTO ARCHIVO
    FOTO ARCHIVO
Efe | Publicado el 29 de octubre de 2014

La Defensoría del Pueblo desmintió este miércoles la disminución de 9,5 por ciento en el hacinamiento que se vive en las cárceles de Colombia anunciado el pasado lunes por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), que aseguró que actualmente este índice se encuentra en el 49 por ciento.

El Inpec informó en un comunicado que el descenso en la sobrepoblación se debe a que los jueces aplicaron una reforma con la que "han otorgado los beneficios de libertad condicional, prisión domiciliaria y suspensión de la pena a 18.732 internos y se han creado 489 nuevos cupos".

Sin embargo, la Defensoría apuntó que "existen situaciones coyunturales que tienen alta incidencia en estos resultados, y que son completamente ajenas a las medidas judiciales que atribuye el Instituto".

Entre esas situaciones de contexto, la institución destacó los efectos colaterales de la "operación reglamento", protesta puesta en marcha hace dos meses por unos 1.000 carceleros, del total de 12.000 del país, que se negaron a permitir la entrada de más detenidos.

En consecuencia, afirmó la Defensoría, "es evidente que la parálisis no ha permitido la entrada de nuevos reclusos a las penitenciarías, generando enorme congestión en las URI (Unidades de Reacción Inmediata) y en las estaciones de Policía".

La operación reglamento, añadió, se desarrolla en 23 cárceles del país, donde "se alberga a un tercio de la población reclusa, es decir entre 50.000 y 60.000 personas".

Sobre otro de los motivos que el Inpec esgrime para explicar el descenso en el hacinamiento, el aumento de cupos, la institución respondió que se trata de "plazas correspondientes a establecimientos no habilitados para albergar nuevos reclusos".

Esos establecimientos cuentan con espacios "sin las condiciones de infraestructura en materia de servicios públicos ni habitación digna", agregó la Defensoría.

En este sentido, destacan el caso de la cárcel de Riohacha, capital del departamento caribeño de La Guajira, "donde el altar de lo que iba a ser una pequeña capilla se volvió dormitorio".

Por todo ello, la Defensoría concluye que "si se tiene en cuenta la cantidad de personas recluidas en los centros de detención transitoria (Uris y estaciones de Policía), la cifra de hacinamiento se ubicaría en el 53 por ciento, es decir cuatro puntos por encima del que reporta el Inpec".