<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Dulce Jesús Mío, un pueblito paisa en Sabaneta
  • José Luis ChavarriagaEl arriero, el cura, la chapolera, el alcalde, el bobo y el policía, son personajes de Dulce Jesús Mío tan paisa como vos, pueblito paisa en Sabaneta.
    José Luis Chavarriaga
    El arriero, el cura, la chapolera, el alcalde, el bobo y el policía, son personajes de Dulce Jesús Mío tan paisa como vos, pueblito paisa en Sabaneta.

  • Busca que permanezca todo el año el espíritu navideño.
  • Cuenta con chiva para turistas y varios actores que atienden la clientela.
  • Es un negocio que pretende revivir las tradiciones campesinas paisas.
Por
Rodrigo Alberto Martínez Arango
Medellín

Como Sancho Panza cuando gobernó la Ínsula Barataria, por decisión de su amo El Quijote de la Mancha, Iván Alcides Jiménez Guzmán trata de impartir justicia en su pueblo Dulce Jesús Mío tan paisa como vos, ubicado en la calle 77 Sur con la carrera 46A, en Sabaneta.

Con una corbata de mil colores y un maletín de cuero raído, el alcalde o Cocoa, como lo conocen en Sabaneta, se encarga de hacer cumplir sus decretos.

"Como primera autoridad de este pueblo estoy pendiente de que a quienes nos visiten no les falte la alegría, que sean bien atendidos y que nuestras calles, hospital y escuelas sean remodeladas para ser más atractivos".

El alcalde es sólo uno de los tantos personajes que ofrece la fonda, que desde el pasado jueves funciona en el sector del Hospital, en Sabaneta.

Entrar a este establecimiento es evocar un típico negocio de un pueblo antioqueño de los comienzos del siglo XX. Es un pueblito paisa vuelto negocio.

En la entrada a Dulce Jesús Mío tres barriles de roble y una penca sábila le dan la bienvenida al visitante.

En su interior, el olor del aserrín regado en el piso recuerda la cantinas pueblerinas en épocas decembrinas. Los taburetes de madera, mesas redondas, barras con vitrinas de maderas, que combinan víveres, gaseosas y licores, el piano de discos de 45 revoluciones y los estantes hechos de tablas, hacen ver el negocio como una fonda caminera.

Pero Dulce Jesús Mío es más que una fonda. Es la réplica de un pueblito dentro de un negocio. Por eso cuenta con iglesia, barbería, la réplica de tres casas coloniales, dentistería, chiva para transportar turistas y emisora. David Santiago Díaz, uno de los cuatro socios, indicó que querían hacer un establecimiento diferente, tratando de recordar las tradiciones antioqueñas.

"Nos fuimos para el Suroeste buscando una idea de cómo eran las fondas paisas. Los negocios del municipio de Jardín fueron los que más nos llamaron la atención. También pensamos comprar objetos antiguos en esos pueblos, pero nadie los quiso negociar. Tuvimos que recurrir a anticuarios para conseguir la silla del barbero, los equipos del dentista y las imágenes de la iglesia", destacó.

Además de bailar en un ambiente de diciembre, porque allí se conserva el alumbrado, el árbol y los adornos navideños, los clientes de Dulce Jesús Mío tan paisa como vos, pueden observar una presentación de 10 minutos en los que los actores que trabajan en el negocio: la chapolera, el bobo, el peluquero, el policía, el alcalde, el cura, la monja y los arrieros, hacen un show sobre aspectos de costumbres y tradiciones paisas.

Sitio para revivir tradiciones paisas
"Aquí hay música en vivo, papalleras y un show especial. Es un sitio muy típico y muy auténtico. Me gusta mucho la forma de fonda que tiene".

Carlos Zapata, cliente,

residente en Envigado.

"Me hace recordar cuando mi papá nos llevaba a Yolombó y entrábamos a sus negocios. Este establecimiento quedó muy bonito y muy típico.

John Jaime Correa,

cliente.

"Pasaba por aquí y me pareció muy original, por eso entré, por curiosidad. No había algo así aquí en Sabaneta. Parece un pueblito paisa.

Dora Elena Mesa,

residente en Medellín.