<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Emperadores japoneses, muy inquietos por conocer experiencias colombianas
  • Emperadores japoneses, muy inquietos por conocer experiencias colombianas | Cortesía Presidencia | La cita entre el mandatario Juan Manuel Santos y la Primera Dama, María Clemencia Rodríguez, y los emperadores Akihito y Michiko fue de 30 minutos.
    Emperadores japoneses, muy inquietos por conocer experiencias colombianas | Cortesía Presidencia | La cita entre el mandatario Juan Manuel Santos y la Primera Dama, María Clemencia Rodríguez, y los emperadores Akihito y Michiko fue de 30 minutos.
Argemiro Piñeros, Colprensa | Publicado el 13 de septiembre de 2011

En medio de los majestuosos prados del Palacio Imperial fue apareciendo un gran vehículo de color negro. Imponente, como todo lo que se ve en el Palacio en donde residen los emperadores Akihito y Michiko.

Ellos, al mismo momento se ubicaron en las puertas del Palacio para recibir a sus terceros visitantes en los últimos seis meses, luego de la terrible tragedia que golpeó al Japón, el terremoto y el tsunami del 11 de marzo.

En esta oportunidad los visitantes eran el presidente Juan Manuel Santos y su esposa María Clemencia Rodríguez, queocupaban el carro personal de los emperadores y al que se subieron en las puertas externas del Palacio a las 10:25 a.m., cinco minutos antes del crucial encuentro.

Minutos suficientes para que la pareja presidencial fuera advertida, uno a uno, de todos los detalles del estricto protocolo que se debe cumplir al tener una audiencia con sus majestades.

Protocolo que también debieron cumplir 13 periodistas colombianos que acompañan la gira del mandatario nacional por el Asia Pacífico, quienes inquietos y expectantes debieron ajustarse a la seriedad de este evento, que muy pocas veces lo pueden tener sus colegas japoneses.

30 minutos de diálogo
Un corto y afectivo saludo fue la primera parte de la cita. De inmediato los cuatro pasaron las puertas del Palacio Imperial para ingresar solo con sus dos intérpretes a un salón para conversar durante 30 minutos exactos.

Y fue ahí cuando el protocolo lo rompió el emperador Akihito, quien en un gesto de cercanía con sus visitantes decidió que la reunión fuera de los cuatro.

Pero esa no fue la única sorpresa para Santos y doña Clemencia, pues a medida que se iba dando la charla encontraron que los emperadores conocían más de Colombia de lo que ellos pensaban.

"Hablamos con su majestad sobre la protección del medio ambiente", contó el presidente unas horas después a un grupo de empresarios, a quienes les señaló que su majestad le preguntó sobre la forma que Colombia hacía para no afectar la naturaleza con la producción de la palma africana.

Doña María Clemencia, también relató la que llamó "una experiencia que nunca más la volveré a vivir". 

"La emperatriz sabe de Colombia y está preocupada por el tema de la primera infancia", sostuvo tras relatar que sus majestades agradecieron a los colombianos el apoyo que le dieron a su país luego de la tragedia de marzo.

Y los detalles de lo emocionante de su encuentro no pararon ahí. La Primera Dama sostuvo que en la reunión la emperadora Michiko le tomó de manera seguida las manos y al final se despidió con dos besos, un gesto que no es tradicional en este tipo de encuentros.

Además contó que como nunca se acostumbra hacer, la emperadora le regaló un libro que escribió sobre la primera infancia, mientras que ella le dio una cartera que fue hecha por los soldados que son víctimas de la minas antipersonal.

A las once en punto la formalidad volvió otra vez. Los cuatro salieron a las puertas del Palacio en donde los emperadores despidieron a sus visitantes especiales.

El emperador Akihito con un gesto muy especial y con una venia se despidió los periodistas colombianos.