<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
En Cuba, Gobierno va por tres metas con Eln
  • A Cuba ya llegaron Francisco Galán y Juan Carlos Cuéllar. Hoy son esperados Antonio García (al fondo) y Pablo Beltrán, miembros del Comando Central (Coce), del Eln. En la isla también están los obispos de Barrancabermeja, Jaime Prieto; y de Magangué, Leonardo Gómez Serna, así como el secretario general del Episcopado, Fabián Marulanda, y el sacerdote Darío Echeverri.
    A Cuba ya llegaron Francisco Galán y Juan Carlos Cuéllar. Hoy son esperados Antonio García (al fondo) y Pablo Beltrán, miembros del Comando Central (Coce), del Eln. En la isla también están los obispos de Barrancabermeja, Jaime Prieto; y de Magangué, Leonardo Gómez Serna, así como el secretario general del Episcopado, Fabián Marulanda, y el sacerdote Darío Echeverri.
  • Distintos sectores del país ven al Eln como un grupo debilitado. Ayer Luis C. Restrepo dijo que ?nunca se puede menospreciar a la contraparte?.
    Distintos sectores del país ven al Eln como un grupo debilitado. Ayer Luis C. Restrepo dijo que ?nunca se puede menospreciar a la contraparte?.

  • Analistas piden que, para avanzar, se eviten las posiciones radicales.
  • La guerrilla habla de una agenda humanitaria y de un cese bilateral.
  • El primer objetivo es lograr un cese de hostilidades del grupo armado.
Por
Glemis Mogollón Vergara

S
eguir de reunión en reunión, sin que el Eln concrete un cese de hostilidades no está en los planes del Gobierno Nacional para la nueva cita que tiene desde hoy con el Eln en Cuba.

Para dejar eso bien claro, ayer el presidente Álvaro Uribe afirmó que quien lo representa en La Habana, el alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, tiene la instrucción de buscar urgentemente en ese encuentro un "cese de hostilidades verificable".

Y para que así lo sea, planteó la posibilidad de una o varias zonas de ubicación para los miembros del grupo armado, con acompañamiento de la comunidad internacional.

"Avanzar hacia la paz en medio de secuestros y acciones violentas es un imposible", dijo Uribe un día antes de iniciar el sexto encuentro en la isla.

Antes de viajar a La Habana, el comisionado Restrepo confirmó que el objetivo primordial de la nueva reunión es el cese de hostilidades.

"Si no sacamos de esta reunión un acuerdo sustancial, que involucre cese de acciones violentas (...) el proceso va a quedar herido de muerte y el país va a perder confianza en este proceso", sostuvo el Alto Comisionado para la Paz.

Resultado máximo
Anoche ningún vocero del grupo armado se había pronunciado sobre las declaraciones del presidente Uribe y su comisionado Restrepo.

Consultado sobre las aspiraciones que lleva el Gobierno Nacional a Cuba, Álvaro Jiménez García, del grupo de garante del proceso con el Eln, aseguró que si bien el fin de actos como el secuestro es una aspiración que "tenemos todos los colombianos", le preocupa que el planteamiento de "propuestas máximas pueden cerrar caminos (...) Los pequeños pasos también pueden conducir a grandes pasos".

Jiménez destacó de la propuesta la petición del repliegue del grupo insurgente a zonas específicas y la oferta del acompañamiento y verificación internacional.

"Esperamos que haya madurez para abordar estos temas y que pasemos de las declaraciones fuertes e imperativas a la construcción de un proceso de concertación, cuya eficacia se mide si integra las aspiraciones de ciudadanos, Eln y Gobierno", comentó.

En declaraciones a Colprensa, Camilo González Posso, director de Indepaz, afirmó que para avanzar en las conversaciones es necesario "evitar las posiciones radicales y llegar a un punto de entendimiento temporal".

"Se puede entrar a un cese el fuego durante seis meses en el que se discuten puntos humanitarios y se entra a precisar el detalle de la metodología, contenido y fases de la negociación", propuso González.

Contraparte
La semana pasada, el Alto Comisionado para la Paz y el jefe militar del Eln, Erlington Chamorro, más conocido como Antonio García, dejaron ver la diferencia de posiciones entre el grupo armado y el Gobierno sobre la ruta que debía seguir el proceso.

El martes pasado, Restrepo aseguró que el Eln cambió el secuestro por la base de coca y advirtió, además, que si en el nuevo encuentro en Cuba el grupo armado no avanzaba hacia un cese de hostilidades "el proceso perdería credibilidad y entraría en una crisis permanente".

García, en respuesta, negó que el Eln se estuviera financiando con cultivos ilícitos y sobre la dilación para firmar un acuerdo base y pasar a la fase de negociación formal, aseguró que primero era necesario definir una agenda, "sin la cual podemos entrar a discutir temas en abstracto o no nos podemos sentir interpretados en lo que debemos acordar".

Y el sábado pasado, durante una procesión de Semana Santa en el corregimiento San Cristóbal, Francisco Galán, vocero del Eln, afirmó que para este grupo insurgente lo prioritario de la cita en Cuba es "definir los contenidos humanitarios de una eventual agenda o acuerdo base".

Y también habló de un cese el fuego bilateral y no de un cese de hostilidades solo de parte del grupo armado.

En todo este proceso y desde hace varios años, el Eln ha insistido en la realización de una Convención Nacional, en la que tendría amplia participación la sociedad civil para proponer los cambios que, según ellos, necesita el país.

Ayer en Bogotá, al hablar de los objetivos del encuentro en Cuba, Restrepo reconoció que se ha hablado mucho de un obstáculo metodológico.

"Hemos decidido aceptar como guía para la discusión del acuerdo base la propuesta de articulación de agendas presentada por el mismo Eln el pasado 16 de febrero en Caracas. Este documento es prenda de garantía para que podamos superar ese escollo y de manera inmediata nos adentremos en la discusión del acuerdo", comentó el Comisionado.
La dinámica
Después de un año y medio de citas en Cuba, seis con la que empieza hoy y las cuatro primeras llamadas rondas exploratorias, la reunión de hoy ha sido bautizada por las partes como "Encuentro para la negociación del Acuerdo Base".

Está estipulada para seis semanas. Primero, tres semanas de trabajo ininterrumpido, seguida por una semana libre.

Al finalizar este primer período se tomará la decisión sobre la necesidad de trabajar dos semanas adicionales.

Habría una zona de ubicación temporal
El Gobierno propuso la creación de una "modalidad de ubicación territorial", para poder hacer el cese de hostilidades verificable. Serían unas "zonas definidas de modalidad transitoria, donde ellos (los insurgentes) puedan permanecer en comunicación con el Gobierno y la fuerza pública colombiana". Según la propuesta, los jefes del Eln "puedan salir y de cara al país".

Para el proceso con Auc se empezó con la zona de ubicación de Ralito y para los desarmes se crearon zonas temporales, con un perímetro de seguridad de fuerza pública.