<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Estados Unidos, gobiernos europeos, Canadá y Australia expulsan a funcionarios sirios
Reuters-Efe | Publicado el 29 de mayo de 2012

Estados Unidos expulsó este martes al encargado de negocios sirio en Washington, Jabbour Zuheir, quien tiene 72 horas para abandonar el país, según informó la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Estados Unidos calificó de "violaciones flagrantes" los últimos acontecimientos ocurridos en Siria y animó además a la comunidad internacional a "condenar las acciones del régimen de (Bachar) al Asad" tomando medidas similares contra los diplomáticos sirios.

Estados Unidos responsabiliza al Gobierno sirio de la masacre ocurrida el pasado 25 de mayo en Hula, donde perdieron la vida por lo menos menos 90 civiles, de los cuales 30 eran niños menores de 10 años, según los observadores de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Europa
Gobiernos occidentales expulsaron a diplomáticos sirios de sus capitales este martes en una acción coordinada contra el Gobierno del presidente Bachar al Asad, provocado por la repulsión por el asesinato de más de 90 civiles en un poblado sirio.

El ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Laurent Fabius, llamó a Asad un asesino.

"Bachar al Asad es el asesino de su gente. Debe entregar el poder. Cuanto antes, mejor", declaró Fabius en una entrevista con el periódico francés Le Monde.

Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Bulgaria y España anunciaron expulsiones tras consultas entre sí respecto a lo que llamaron niveles inaceptables de violencia.

La acción marcó una nueva fase en el esfuerzo internacional por detener la represión contra un levantamiento de 14 meses contra Asad y por forzarlo a entregar el poder.

El catalizador inmediato de las expulsiones pareció ser la masacre del viernes, que incluyó a mujeres y niños, en Houla, aunque la comunidad internacional está cada vez más frustrada por el fracaso de un plan de paz mediado por la ONU para poner fin al derramamiento de sangre en Siria.

"Este es un país que está cometiendo horrores tales que no podemos lidiar con ellos a nivel de embajadores", dijo una fuente diplomática francesa. "Esta decisión fue adoptada tras la masacre de Houla. Fue coordinada entre varios países", añadió.

Funcionarios sirios negaron cualquier rol del Ejército en la masacre, una de las peores en el levantamiento contra Assad.

El secretario de Asuntos Exteriores de Reino Unido, William Hague, afirmó que las expulsiones apuntan a decir a Asad y a su élite gobernante que se les acaba el tiempo para cumplir con el plan de paz.

"El mundo, la comunidad internacional, está horrorizada por la violencia que ha continuad, por el comportamiento del régimen, por el asesinato de tantos inocentes, incluyendo la terrible masacre en Houla", declaró Hague.

Algunos gobiernos dijeron a los diplomáticos que abandonaran sus territorios en forma inmediata, mientras que otros les han dado hasta siete días para hacer sus valijas.

Bulgaria
Bulgaria decidió expulsar al encargado de negocios de la embajada siria en Sofía, Salah Sucar, que tendrá 72 horas para abandonar el país balcánico, a raíz de la matanza en la ciudad de Hula, según dijeron fuentes diplomáticas.

Fuentes del Ministerio búlgaro de Exteriores precisaron que el motivo de la expulsión es la matanza de más de cien personas en Hula el pasado fin de semana, además de la violencia incesante por parte del régimen de Damasco contra otros ciudadanos civiles.

Australia
El ministro de Relaciones Exteriores de Australia, Bob Carr, calificó las matanzas de Houla como un crimen brutal y horrendo.

"El encargado sirio nuevamente ha sido aconsejado de entregar un mensaje claro a Damasco de que los australianos están horrorizados por esta masacre y buscaremos una respuesta internacional unificada para que los responsables respondan", comentó.

Turquía
El primer ministro turco, Tayyip Erdogan, condenó los asesinatos y dijo que la paciencia del mundo tiene un límite.

"Realizar este tipo de asesinato (...) mientras se desarrolla la misión de observadores de la ONU en Siria es tortura, es perverso", manifestó Erdogan.

"También existe un límite para la paciencia y creo que, Dios mediante, también existe un límite para la paciencia del Consejo de Seguridad de la ONU", agregó Erdogan durante una reunión de su partido gobernante AK.

Sin embargo, Fabius de Francia descartó una intervención terrestre en Siria y afirmó que el riesgo de que el conflicto se propague era demasiado alto.

"El Ejército sirio es poderoso. Ningún Estado está listo para considerar la intervención terrestre en estos momentos", dijo Fabius.

Algunos países árabes ya han adoptado acciones diplomáticas similares contra el Gobierno sirio.