<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
LA MUERTE DE KALASHNIKOV
  • LA MUERTE DE KALASHNIKOV |
    LA MUERTE DE KALASHNIKOV |
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 01 de enero de 2014

El pasado 23 de diciembre, en el pequeño pueblo industrial de Izhevsk en la región rusa de Udmitia, murió el diseñador de armas Mikhail Kalashnikov, luego de una larga enfermedad. Kalashnikov fue una señal de sus tiempos, diseñando un arma que ha demostrado que, aun ante los cambios del orden mundial, tiene una enorme capacidad de relevancia. En efecto, el fusil AK-47, invención de Kalashnikov, ha dejado una profunda marca en la historia reciente de los conflictos armados de cientos de países.

En la declaración oficial de condolencias, el gobierno ruso dijo que Kalashnikov fue uno de los "más brillantes, más talentosos y consistentes de los patriotas rusos".

En su país, Kalashnikov era un héroe nacional, uno de los pocos recordatorios actuales de las viejas glorias soviéticas; de cuando Rusia era una potencia mundial, de cuando el mundo era una dicotomía predecible y no una multiplicidad inestable de conflictos. Curiosamente, aunque los viejos bloques nunca pudieron acomodarse a la nueva realidad, el arma que diseñó el ruso lo hizo con terrible eficacia.

En efecto, más de cien millones de fusiles Ak-47 han sido producidos en los últimos sesenta años a nivel mundial. Son utilizados en conflictos actuales en Irak, Siria y Afganistán. El arma ha sido la preferida por las fuerzas irregulares del planeta gracias a su simpleza, resistencia y facilidad para reparar.

De hecho, la revista Newsweek llamó a Kalashnikov "el Steve Jobs de las armas" por su diseño, y Foreign Policy llamó a su Ak-47 "la verdadera arma de destrucción masiva". También ha forjado algo de la violenta historia de las últimas décadas: un escuadrón armado con fusiles Kalashnikov ejecutó al dictador rumano Nicolae Ceausesco en 1989, un rifle acompañaba siempre a Osama Bin Laden en sus videos de amenaza a Occidente y hace parte del arsenal de por lo menos 106 países actualmente.

El mismo Kalashnikov guardaba sentimientos encontrados sobre la popularidad de su diseño. Siempre sostuvo que su invención había sido impulsada por la necesidad de la invasión alemana durante la Segunda Guerra Mundial y que la venta indiscriminada del arma había sido, sobre todo, una irresponsabilidad de parte de los políticos.

Pero incluso el diseñador de un arma no puede ser culpado por su uso. Las guerras peleadas con Ak-47 no fueron iniciadas por el fusil, pero el controversial legado de Kalashnikov reside en que, sin su invención, es probable que estos conflictos hubieran podido ser mucho menos sangrientos.

Que descanse en paz, mientras en la tierra seguimos con nuestras guerras.