<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
LAS ESPERANZAS DEL CHOCÓ Y UNA VIGA DE TRÚNTAGO
  • LAS ESPERANZAS DEL CHOCÓ Y UNA VIGA DE TRÚNTAGO |
    LAS ESPERANZAS DEL CHOCÓ Y UNA VIGA DE TRÚNTAGO |
Por SANTIAGO SILVA JARAMILLO | Publicado el 18 de septiembre de 2013

El trúntago es una de las variedades más duras de guayacanes y su madera ha sido muy preciada en el Pacífico, en donde hasta hace poco se utilizaba como viga central de las casas de los colonos. En efecto, cuando una familia se internaba en el monte buscando mejores tierras, lo más importante del traslado era el tronco de trúntago sobre el cual construía su nueva casa.

De trúntago, supongo, está hecho el potencial del Chocó, ha resistido años de saqueos, violencia y olvido, pero aún puede llegar a soportar un nuevo rumbo en el más pobre de los territorios colombianos.

En efecto, el Índice de Desarrollo Humano para Chocó en 2010 fue de 0,731, poco más de una décima por debajo de los 0,840 puntos del promedio nacional, y muy inferior al mejor puntaje obtenido por Bogotá: 0,904.

En el año 2006, el Índice de Condiciones de Vida del DNP registró un puntaje de 54,91 para el departamento de Chocó, el más bajo en términos nacionales. El departamento se ubica 25 puntos por debajo del promedio nacional, y 35 puntos por debajo de Bogotá.

De otro lado, el Índice de Pobreza Multidimensional, calculado por el DNP, señala una incidencia del 85,79 % para el Chocó, la más alta del país, que tiene un promedio del 49 %.

Estos desafíos de desarrollo son el legado del sistemático aislamiento y la repetitiva irresponsabilidad política central y local. Chocó ha sido dejado a su suerte por el gobierno nacional, mientras sus élites locales se han dedicado a saquearlo impunemente.

Pero en ocasiones, en las señales más pequeñas de cambio se encuentran las más grandes esperanzas de solucionar viejos problemas. Desde hace algunas semanas, veintisiete chocoanos pertenecientes a organizaciones sociales o administración pública de su departamento estudian, becados por la Corporación Manos Visibles, la Maestría en Gobierno y Políticas Publicas de la Universidad Eafit. La idea es que al fortalecer las capacidades individuales en gobernabilidad y gerencia de estos líderes, ellos dirijan los esfuerzos de desarrollo de su región.

Por supuesto, las iniciativas de fundaciones como Manos Visibles no pueden remplazar las responsabilidades de un Estado; Chocó necesita urgentemente inversión en vías, servicios públicos y seguridad, exige que por fin sea tenido en cuenta por el gobierno de Bogotá.

Quizás así, entre esfuerzos privados y aspiraciones públicas, pueda por fin levantarse Chocó sobre sus fuertes vigas de madera de trúntago.