HISTÓRICO
Libia se divide para la batalla
  • Libia se divide para la batalla | Ahmed Jadallah, Reuters - Zauiya, Libia | La oposición libia, que se acerca a la capital, dio ayer el primer paso para una transición política "hacia la formación de un estado" con el anuncio de la creación de un Consejo Nacional Transitorio, mientras espera con ansia la caída de Trípoli, uno de los últimos feudos del líder Muamar el Gadafi.
    Libia se divide para la batalla | Ahmed Jadallah, Reuters - Zauiya, Libia | La oposición libia, que se acerca a la capital, dio ayer el primer paso para una transición política "hacia la formación de un estado" con el anuncio de la creación de un Consejo Nacional Transitorio, mientras espera con ansia la caída de Trípoli, uno de los últimos feudos del líder Muamar el Gadafi.
John Eric Gómez Marín | Publicado el 27 de febrero de 2011

La oposición libia asestó ayer otro duro golpe al régimen de Gadafi tras decidir formar un gobierno paralelo, controlado desde la segunda ciudad más importante de ese país, Bengasi: allí se coordina la ofensiva que permita derrocar al líder libio del poder.La situación en Libia se ha tornado tan complicada que Estados Unidos, país que rechazaba intervenir, sorpresivamente ayer cambió de parecer y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo que están dispuestos a prestar apoyo a los libios que pretenden derribar el régimen.

Mientras el caos envuelve a esta nación y los rumores de una guerra civil están solventando una futura realidad, miles de personas huyen de ese país. El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, cifró en 100 mil el número de quienes han salido desde el inicio de la crisis.

Ahora Gadafi no solo está cercado por los opositores que se acercan a su trinchera en Trípoli, sino también por la presión de la comunidad internacional que, desde Naciones Unidas, tomó una serie de determinaciones para disuadir al líder libio de abandonar el poder por una vía distinta a la de las armas.

A la investigación abierta en su contra por crímenes de guerra, una decisión unánime del Consejo de Seguridad, se sumó la congelación de sus activos, la prohibición de sus viajes, el llamado del presidente de E.U., Barack Obama para que ceda en su posición y el retiro de la inmunidad diplomática por parte de Inglaterra.

Sin embargo, Muamar el Gadafi no se resigna a perder su trono y día a día sigue armando ejércitos de mercenarios que pongan fin a la sublevación popular.

Aliados como el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, envían tropas para que se pongan a órdenes de Gadafi.

En una entrevista telefónica con un medio serbio, Gadafi declaró que la votación del Consejo de Seguridad de la ONU imponiendo sanciones de viaje y activos en su contra era nula y viciada.

"La ONU no puede entrometerse en los asuntos internos de otros países, a menos que un país esté atacando a otro Estado", dijo Gadafi.

El líder habló desde su despacho en Trípoli y acusó al organismo mundial de tomar decisiones sobre la base de reportes de prensa por lo que instó a una comisión de la ONU a investigar la situación en su país.

"El pueblo de Libia me apoya. Pequeños grupos de rebeldes están rodeados y serán enfrentados", aseveró.

"Fuerzas militares y policiales intercambiaron fuego con esos individuos, esas pandillas de pocas personas murieron", agregó, negando que hubiera batallas y diciendo que "actualmente no hay incidentes, Libia está absolutamente tranquila".

El líder libio reiteró que no abandonará su país. "Estoy aquí, no me iré", sostuvo.

En diálogo con EL COLOMBIANO, Ahmed El Arbi, residente de Trípoli narró la situación actual. "Los bancos están abiertos, pero los alimentos y el petróleo siguen racionados. Las autoridades fieles a Gadafi han mandado mensajes de texto ofreciendo hasta 600 dólares a las familias que se sumen a su defensa", dijo Ahmed.

"Acá en Trípoli las personas intentan sobornarse unas a otras", denunció.

Indicó también que tanques y camperos patrullan los alrededores de la ciudad.

"Estoy intentando salir de aquí con mi familia para protegerme de los ataques a la población civil", aseguró.

Colombianos a salvo
Sobre la situación de los colombianos que permanecían en Libia, Rocío Guzmán, Consúl de Colombia en El Cairo gestionó todos los procesos de repatriación y traslado de los nacionales.

La mayoría logró salir hacia Dubai, Malta, Jordania, El Cairo y otros fueron trasladados por sus empleadores de regreso al país.

Entre las víctimas no hay nacionales caídos y a través de las redes sociales han dado un parte de tranquilidad a sus familias que siguen atentas el desarrollo de los hechos desde que iniciaron las revueltas.