HISTÓRICO
Licencia ambiental para el gasoducto a Oriente
Gustavo Gallo Machado | Publicado el 05 de octubre de 2009
El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial otorgó a la Transportadora de Metano (Transmetano) la licencia ambiental para la construcción del ramal a Oriente del Gasoducto Sebastopol-Medellín, el cual llevará gas a cuatro municipios del Oriente: Guarne, Marinilla Rionegro y El Santuario, para luego extenderlo a La Ceja y El Carmen de Viboral.

El proyecto es uno de los más ambiciosos de la compañía, pues implica una inversión de 12 millones de dólares y se espera, según la empresa, que inicie obras en diciembre próximo.

El gasoducto contará con una longitud aproximada de 42 kilómetros de tubería con destino al mercado residencial, industrial y vehicular, el cual tendrá una capacidad de transporte de 7.500.000 pies cúbicos por día y beneficiará a cerca de 50.000 usuarios.

La ejecución del gasoducto tiene como antecedente la oposición de parte de la comunidad de las veredas Guamito, Hojas Anchas y Toldas, en Guarne; y Santa Bárbara, en Rionegro.

A juicio de varios de los habitantes, a lo largo del proceso de socialización y de relaciones con la comunidad, el proyecto ha violado normas ambientales y no se han tenido en cuenta las inquietudes de la ciudadanía. Por eso interpusieron dos acciones populares que, sin embargo, no impidieron que el Ministerio otorgara la licencia ambiental.

Carlos Osorno, habitante de Guamito, declaró que en todo proceso jurídico donde intervienen tantos intereses, es normal que haya perdedores y ganadores, "pero lo que indispone es que priman los intereses económicos sobre los ambientales y los de la comunidad".

A juicio del ciudadano, a varios habitantes los obligaron a firmar los acuerdos y el proyecto se impuso.

Clara Melguizo, de la vereda Santa Bárbara, señaló que es tal la manipulación que existe, que a ella no la notificó el Ministerio de Ambiente sino un funcionario del equipo negociador de Transmetano, que la llamó a decirle que tenía que firmar el acuerdo porque la licencia era una realidad.

"Llamé al Ministerio y me dijeron que no me podían notificar todavía el otorgamiento de la licencia, cuando soy representante de la comunidad. De todas formas vamos a interponer recursos a la decisión del Ministerio".

Cecilia Duque, de la vereda Hojas Anchas, dijo que no se oponen a la obra sino al trazado de la misma, ya que pasará por las comunidades, afectando las fuentes de agua, talando árboles y cambiando el paisaje de la zona.

Habla la empresa
Rafael Yepes, gerente de Transmetano, dijo a este diario que en la empresa siempre han estado dispuestos a dialogar con las comunidades y a resolver las inquietudes existentes.

"Hicimos un estudio para establecer si el trazado del gasoducto por la Autopista Medellín-Bogotá causaba menos afectación pero se encontró todo lo contrario.

Ese documento nos lo requirió el Ministerio de Ambiente y se lo entregamos", dijo.

Desde Argentina, donde se encuentra en un congreso mundial de gas, Yepes hizo un llamado a la comunidad para que permita la ejecución de la obra que, insistió, llevará desarrollo a las zonas rurales.

"El paisaje no cambiará porque en el proyecto se contempla una recuperación del terreno. Se tendrán que talar 3.000 árboles. Para mitigar este efecto sembraremos 15.000 árboles. Estamos muy satisfechos con la determinación del Ministerio de Ambiente, Vivienda y DesarrolloTerritorial y esperamos iniciar las obras en mes y medio. Estamos seguros de que los beneficios para la población serán incalculables, a la vez que aportará de manera significativa al desarrollo del departamento", apuntó.