<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Muerte de joven en San Cristóbal originó fuerte protesta de la comunidad
  • FOTO ANDRÉS VELÁSQUEZ
    FOTO ANDRÉS VELÁSQUEZ
Redacción elcolombiano.com | Publicado el 01 de junio de 2014

Una crítica situación de orden público se presentó este domingo en la vereda La Loma, del corregimiento de San Cristóbal, en el occidente de Medellín.

Los hechos se registraron luego que un menor de 17 años fuera sacado de su casa en el barrio Bellavista y llevado al sector La 80, donde fue asesinado horas después.

Al parecer, el homicidio fue cometido por cuatro presuntos integrantes de una de las bandas que operan en esta zona de la ciudad y que tras el delito fueron capturados por las autoridades.

El comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, brigadier General José Ángel Mendoza, precisó que el cadáver del joven fue encontrado con señales de tortura.

"Había sido eliminado por asfixia. Parece que utilizaron un cable coaxial y con él lo eliminaron. Los cuatro fueron obviamente conducidos como responsables del homicidio", reveló el general Mendoza.

Testigos señalaron que tras conocerse la desaparición y posterior muerte del joven, parte de la comunidad se dirigió hacia la vivienda en la que se cometió el homicidio y luego intentaron linchar a las personas que se encontraban en su interior, lo que desencadenó un enfrentamiento entre efectivos del Esmad y quienes querían tomar justicia por sus propias manos.

"Esa desaparición de este joven que termina muerto, la vienen a reclamar los familiares y vecinos de esta comunidad a la que él pertenecía y con machetes y palos pretendían tomar justicia por su propia mano, eso lo evita la Policía", agregó el Comandante de Policía.

La comunidad reclamó más presencia de las autoridades en esta zona que se ha visto afectada por la violencia y que en 2013 vivió un desplazamiento masivo de 30 familias en el sector de La Loma, por cuenta de las amenazas del combo delincuencial de Bellavista.

La Policía y el Ejército tuvieron que hacer presencia en el sitio para evitar más alteraciones de orden público.