<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
No nos quieren porque no somos camanduleros corruptos: Alonso Salazar
  • No nos quieren porque no somos camanduleros corruptos: Alonso Salazar |
    No nos quieren porque no somos camanduleros corruptos: Alonso Salazar |
Por Santiago Cárdenas H. | Publicado el 27 de marzo de 2014

El exalcalde de Medellín, Alonso Salazar, respondió este jueves al fallo del Consejo de Estado que tumbó la sanción que había dictado la Procuraduría General de la Nación de destitución e inhabilidad por 12 años por la supuesta participación en política.
 
El exmandatario antioqueño se mostró muy satisfecho por la restitución de derechos políticos tras el fallo y agregó que "es una reivindicación ética y moral" frente a una destitución que calificó como un favor político.
 
Así mismo, recalcó que aunque existen varios procesos "intrascendentes" contra él, las denuncias presentadas en el Libro blanco en la administración de Sergio Fajardo, todavía no se les ha abierto indagación preliminar.
 
¿Cuál es su reacción frente a este fallo del Consejo de Estado?
"Aunque lo había hecho con bajo perfil desde que salió la sanción de la Procuraduría, entablé todas las acciones pertinentes y cumplí todas las instancias hasta llegar a esta fase final. El Consejo de Estado me da la razón y revoca la decisión de la Procuraduría, para mí es una reivindicación ética y moral y estoy muy satisfecho. En estos momentos tengo una notificación inicial y no me ha llegado todavía la sentencia. Lo que entiendo es que es una revocatoria parcial, en el sentido de que aunque revoca la destitución, la inhabilidad y le dice a la Procuraduría que borre de mi hoja de vida cualquier seña, habla también de una amonestación, pero no puedo decir más nada porque no conozco la sentencia".
 
Luego de esta decisión ¿Usted cree entonces que sí hubo un componente político detrás de su destitución? ¿Qué le dice usted al procurador Ordóñez luego de esta decisión?
"En primer lugar que pasar de una destitución y una inhabilidad de 12 años a una amonestación, pues ya habla de la extrema arbitrariedad de la Procuraduría. Yo siempre he dicho que esa medida se tomó además de manera muy acelerada, para servirle a unos sectores políticos, para sacarnos del juego democrático, y que con respecto a otras situaciones graves en Medellín y en Antioquia la Procuraduría es complaciente y silenciosa".
 
¿Cree que todo esto iba detrás por usted apoyar la Clínica de la Mujer, o cree que había más componentes?
"El procurador (Alejandro Ordóñez) no nos ha querido mucho porque no somos conservadores o esos fanáticos y camanduleros corruptos que tiene ahí en cuerda. Y sí, nos vigiló mucho en distintos procesos como en la Clínica de la Mujer, que logró bloquear. Pero no encontró ninguna otra razón para investigarme, y luego por una denuncia instaurada por un seguidor de Luis Pérez fue prácticamente que tomó la decisión que ahora hace bien en revocar el Consejo de Estado".
 
¿Piensa usted entonces que la Procuraduría ha sido flexible con un sector de la política antioqueña y fuerte y estricto con otra?
"Sí. Yo tengo todavía varios procesos en la Procuraduría por cosas intrascendentes. En cambio las denuncias bien graves de corrupción presentadas por Sergio Fajardo en el Libro blanco, por ejemplo, no han merecido ni siquiera que se abran investigaciones preliminares".
 
¿Va a tomar acción jurídica contra la Procuraduría por haberlo destituido?
"No. Yo ya siento que ya cumplí con lo que aspiraba que era una reivindicación ética y moral. Y no presentaré ningún tipo de demandas".
 
¿Qué sentimiento alberga con la justicia en Colombia, cree que existen las instancias o hay que recurrir a cortes internacionales como la CIDH?
"Es legítimo recurrir a instancias internacionales. Hay gente que asume eso como si fuera una especie de traición a la justicia colombiana, pero las instancias internacionales están consagradas en Colombia a través de convenios. Y yo no lo había descartado, sin embargo quería completar el proceso interno y desde luego no quedaría bien lamentarme de la justicia colombiana, porque lo ha hecho con relativa celeridad y con justicia".
 
¿Es usted de los que cree que las competencias del procurador para destituir e inhabilitar a funcionarios elegidos popularmente debe ser debatida?
"En esa discusión se han presentado muchos elementos. Desde luego nuestro argumento no es que la Procuraduría no pueda destituir personas que han sido elegidas popularmente. El argumento fue muy sencillo y es que no hubo falta disciplinaria de parte mía. No hay ningún decreto violado, no hay ningún pago mal hecho. Es como si estuviera inhabilitando por un delito de opinión. Ahora, el procurador ha tomado decisiones que me han parecido exageradas como la del alcalde Petro, pero eso no quiere decir eso que la Procuraduría no puede hacer eso con personajes elegidos popularmente, hasta que no haya una modificación. Porque al quitar esta teoría también puede implicar abrir un gran boquete de impunidad".
 
¿En qué medida podrá influir esta decisión en casos como lo de Petro y Córdoba?
"Son casos muy diferentes. No conozco mucho lo de Córdoba, pero en el caso Petro el propio Consejo de Estado consideró que eran dos asuntos diferentes".
 
¿Cómo fueron esos días en vilo donde sufrió esa muerte política?
"Yo también me siento muy cómodo en mi vida privada, en mi trabajo de investigación y de periodismo que es lo que he estado haciendo todo este tiempo. Y creo que de inmediato no vaya a cambiar mucho, quiero mantener los proyectos de trabajo y terminarlos".
 
¿Qué viene para Alonso Salazar en los próximos meses? ¿Hay aspiración presidencial, como gobernador, seguirá al lado de Sergio Fajardo para la Presidencia o apoyará a Enrique Peñalosa en esta candidatura?
"No sé. Hoy me levanté con esa sorpresa, aunque esperaba tener la decisión, los periodistas como siempre se dieron cuenta más rápido que los implicados. Y luego de las entrevistas y de que culmine mi trabajo me reuniré con gente para decidir qué hago".
 
¿Si ocurre otra vez una situación como la que denunció sobre Luis Pérez, en una administración suya, volvería a hablar o guardaría silencio? ¿Piensa que es responsabilidad de los gobernantes denunciar esta clase de hechos?
"Inicialmente no he tenido arrepentimiento de haber hecho lo que hice, así toque asumir costos. Eso es un deber que está por encima de todos nosotros y yo creo que nunca se puede guardar silencio. Y menos en una región como Antioquia o una ciudad como Medellín, donde el silencio de los gobernantes no es lealtad con la sociedad. Es mejor no hacerse elegir si uno va a guardar silencio frente a crímenes externos. No me arrepiento de haberlo hecho".